"Correspondencia escogida", de Luis Buñuel

Aunque a algunos cineastas les cueste admitirlo, incluso los genios del séptimo arte deben mucho a sus contemporáneos. En el caso de Buñuel, esos contemporáneos protagonizan un siglo, y su imaginación y talento oscilan entre el cine, la literatura, la pintura o el simple arte de vivir.

Por su sinceridad, este prodigioso epistolario es mucho mejor que unas memorias (Recordemos que las del realizador, tituladas Mi último suspiro, fueron escritas, al dictado, por Jean-Claude Carrière).

Como el lector podrá comprobar, estas cartas son todo un compendio buñuelesco. Lo podemos leer de forma fragmentaria y caprichosa, como si el tomo reuniera fragmentos de un diario: confidencias, peticiones, quejas con las que distraer la tarde, visiones creativas, claves privadas y también gestos de afecto.

Son textos que, en definitiva, que también nos ponen en contacto con ese Buñuel cordial y ocurrente, que repartía dry martinis entre sus invitados y al que le traía sin cuidado la posteridad ("Mi padre siempre decía que cuando muriera se borrara su memoria", llegó a decir su hijo Juan Luis).

Sin duda, la significación académica de este caudal de cartas es un argumento a favor de la importancia del trabajo realizado por Jo Evans y Breixo Viejo. Ordenado y anotado de la mejor forma posible, el epistolario de Buñuel tiene gran interés para estudiosos y universitarios. Pero créanme, los méritos de este volumen no terminan ahí.

Don Luis ha sido canonizado por los cinéfilos y por los historiadores del arte, pero su obra y su personalidad ‒tantas veces contradictorias‒ son accesibles para todos, y en este sentido, su correspondencia proporciona una valiosa colección de claves para comprender por dónde discurrió su biografía y qué elementos alimentaron su creatividad.

Cerca de un millar de cartas escritas y recibidas por el sordo de Calanda, catalogadas cronológicamente, de 1909 a 1983, en casi 800 páginas, nos permiten acompañar al personaje en sus entusiasmos y en sus desencuentros, en sus proyectos y sus obsesiones. Obviamente, no hay aquí una revelación de grandes secretos, pero sí queda desvelado algún que otro detalle íntimo, y de paso, se suman al coro voces como las de André Bretón, Federico García Lorca, Francisco Rabal, Fritz Lang, Jean Cocteau, Julio Cortázar, Marie-Laure y Charles Noailles, Pepín Bello, Salvador Dalí, Val del Omar o Vittorio De Sica, entre otros muchos.

Gracias a este libro extraordinario, el Buñuel temporal se convierte en reflejo del Buñuel inmortal, arquetipo del surrealismo y testigo de una época convulsa e irrepetible.

Sinopsis

Durante estas últimas décadas, los estudios críticos sobre el cineasta Luis Buñuel (1900-1983) han dependido de un número limitado de fuentes primarias —sus memorias y libros de conversaciones— que, con mejor o peor suerte, han marcado el estado actual de nuestro conocimiento sobre su obra.

Frente a dicha tendencia, Correspondencia escogida ofrece una nueva fuente de información original al presentar casi un millar de cartas escritas y recibidas por Buñuel a lo largo de su extensa trayectoria profesional.

Jo Evans y Breixo Viejo no solo han compilado, debidamente anotadas, las cartas del cineasta que hasta ahora se habían publicado de forma dispersa, sino que han seleccionado además cientos de misivas inéditas, procedentes de archivos públicos y privados en España, Francia, Italia, Inglaterra, México y Estados Unidos.

A través de su epistolario, la figura de Buñuel reaparece aquí con voz propia y bajo una nueva perspectiva que se aleja por igual de anécdotas estereotipadas y falsas mitomanías. El cineasta se presenta como protagonista principal del cine poético y transgresor de su tiempo, desde Un perro andaluz (1929) hasta Ese oscuro objeto del deseo (1977), a través de geografías y sistemas de producción muy diversos. Pero este Buñuel epistolar es, además, interlocutor privilegiado de un grupo de creadores —directores, productores, actores, guionistas— con los que intercambia esenciales reflexiones sobre el arte cinematográfico: es dicho carácter polifónico de Correspondencia escogida el que, paradójicamente, desafía el enfoque individualista al que nos tiene acostumbrados la teoría del autor.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Cátedra. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logomamut

logonegrolibros

  • Un libro holmesiano… para cualquier lector
    Escrito por
    Un libro holmesiano… para cualquier lector En todo el mundo hay miles, probablemente decenas de miles de holmesianos, también llamados sherlockianos. Yo mismo me podría considerar uno de ellos, aunque no pertenezca oficialmente a ningún club o sociedad (aparte de la…
  • Castilla del Pino
    Escrito por
    Castilla del Pino En 2009 Castilla del Pino se nos marchó al otro lado del tiempo. Carlos Castilla del Pino, uno más de esos que nunca se jubilan. No haré su elogio como hombre de ciencia. Ya lo…
  • La infección darwiniana
    La infección darwiniana Charles Robert Darwin, naturalista inglés nacido en 1809 y muerto en 1882, es uno de los personajes más estudiados en la historia de la ciencia. Su obra cumbre, Sobre el origen de las…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La vida secreta de las palabras: "áloe"
    Escrito por
    La vida secreta de las palabras: "áloe" Nos dice Juan Perucho en su Botánica oculta o El falso Paracelso que el de las plantas mágicas «es un mundo fascinante, extraño y antirrealista. Con ellas podemos curar evidentemente un mal de piedra o una diarrea…

Cartelera

Cine clásico

  • La estirpe del hombre-lobo
    Escrito por
    La estirpe del hombre-lobo Aunque abundante en número de películas, el hombre-lobo siempre ha sido un monstruo algo secundario y subestimado en el género de terror. Menos glamouroso que los vampiros –cuya naturaleza los convierte en la metáfora perfecta…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • Las dos almas de Humperdinck
    Escrito por
    Las dos almas de Humperdinck De Engelbert Humperdinck suele recordarse una sola obra, su cuento musical Hansel y Gretel, así como su colaboración con Wagner en la instrumentación de Parsifal. Desde luego, no se puede hablar de coautoría, ya que…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El latido ancestral del bosque europeo
    Escrito por
    El latido ancestral del bosque europeo Donde estamos ahora, ya sea París, Londres, o Berlín, solía estar cubierto de inmensos bosques que llegaban hasta donde alcanza la vista. El sotobosque resonaba con los cascos de los bisontes, los uros, los caballos…