"El millón de Nordenholt" ("Nordenholt's Million", 1923), de J.J. Connington

El optimismo desafiante que marca el final de las obras apocalípticas de principios de siglo, como por ejemplo La nube púrpura (1901), de M.P. Shield, fue compartido –aunque matizado– por otras obras similares en aquellos años, especialmente aquellas de autoría británica.

Tras la Primera Guerra Mundial, como era de esperar, surgió una nueva ola de amargas parábolas en las que los hombres se hacían plenos merecedores de la pérdida de su civilización debido su estupidez intrínseca y su incapacidad crónica para evitar la guerra. Junto a esas fábulas coexistieron narraciones de catástrofes naturales que provocaban un retorno a un modo de vida primitivo, una alternativa benigna a la autodestrucción.

Ejemplo de esta última visión es El millón de Nordenholt, en la que una bacteria que inhibe el crecimiento de las plantas causa un desastre agrícola mundial. En este contexto, un fabricante de automóviles inglés, Jack Flint, es contratado como director de una gran colonia de individuos que se preparan para el próximo apocalipsis.

Aparentemente, esta novela es uno más de entre los muchos relatos parejos tejidos alrededor de la misma premisa, como La corteza verde (1919) de Edgar Wallace, La mancha que se extiende (1927), de Charles J. Finger o –más conocida– La muerte de la hierba (1956), de John Christopher. Pero lo cierto es que Connington (seudónimo del químico y escritor de novelas de detectives Alfred Walter Stewart) estaba lanzando un siniestro aviso a la sociedad de entreguerras, una advertencia acerca de los políticos de extrema derecha y empresarios sin escrúpulos prestos a servirse de cualquier desastre como excusa para dispensar democracia, libertad y justicia .

Y es que el protagonista de la novela, Flint, descubre que su jefe, el despiadado millonario Stanley Nordenholt, ha chantajeado a los políticos del país con el fin de obtener auténtica soberanía –en todo menos en el nombre– sobre su colonia de supervivientes. Allí los trabajadores son maltratados y considerados poco más que esclavos. Aún peor, los matones de Nordenholt se encargan de destrozar lo poco que queda de la civilización inglesa tras la calamidad agrícola, en una serie de escenas de terrible violencia y agonía. Y aunque al final la plaga agrícola finaliza su ciclo destructor, las cosas nunca volverán a ser como antes.

Los siervos colectivizados de Nordenholt –Connington miraba con profunda sospecha a la Revolución Soviética– se rebelan negándose a trabajar y destruyendo las fábricas de las que depende la supervivencia de su frágil colonia. Preferirán abandonar la esclavitud material para convertirse en sumisos seguidores de grotescos cultos religiosos.

Como en tantas novelas postapocalípticas, el verdadero enemigo no es la Naturaleza. Somos nosotros mismos.

Copyright del artículo © Manuel Rodríguez Yagüe. Publicado previamente en Un universo de ciencia ficción, con licencia CC, y editado en Thesauro Cultural (TheCult.es) con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Manuel Rodríguez Yagüe

Como divulgador, Manuel Rodríguez Yagüe ha seguido una amplia trayectoria en distintas publicaciones digitales, relacionadas con temas tan diversos como los viajes (De viajes, tesoros y aventuras), el cómic (Un universo de viñetas), la ciencia-ficción (Un universo de ciencia ficción) y las ciencias y humanidades (Saber si ocupa lugar). Colabora en el podcast Los Retronautas.

Imagen superior. "Astronaut Academy", de Dave Roman. Emerald City Comic Con, Seattle, Washington.

logonegrolibros

  • Otras ventanas indiscretas
    Escrito por
    Otras ventanas indiscretas En McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona recordé aquel pasaje de Romeo y Julieta en en el que la ventana de Julieta parece decirle algo a Romeo, aquella ventana o aquella luz “que habla sin…
  • ¿Dónde está Federico?
    Escrito por
    ¿Dónde está Federico? A comienzos de 1936, Margarita Xirgu planeaba un viaje por América con su tropa y propuso a Federico García Lorca que la acompañase. El escritor prefirió quedarse en España. Vino la guerra, algún amigo le…
  • Tigre resucitado
    Tigre resucitado La noticia parecía sacada de Jurassic Park. Científicos de las universidades de Melbourne, Australia, y Texas lograron en 2008 que genes del extinto tigre de Tasmania se reactivaran y funcionaran en células de ratón. El…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • Vida y milagros de Quentin Tarantino
    Escrito por
    Vida y milagros de Quentin Tarantino Para hablar de los 90 es obligatorio citar ejemplos como La Macarena, Sharon Stone, las televisiones privadas, Monica Lewinski, Ray Loriga, el grunge o el bakalao. Simplezas como éstas son las obligadas referencias culturales de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "VerSons" (2013), de Abe Rábade
    Escrito por
    "VerSons" (2013), de Abe Rábade Comenzamos la escucha de VerSons (Nuba + Karonte Records, 2013), el noveno trabajo de Abe Rábade, con una sorprendente versión de "Solar", el tema que Miles Davis inmortalizó en su álbum Walkin' (1954). Desde…
  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC