Las cacerías del Magericyon anceps

Las cacerías del Magericyon anceps Imagen superior: Magericyon. / Mauricio Antón.

Tras estudiar la morfología del cráneo y las vértebras cervicales de Magericyon anceps, un mamífero carnívoro que vivió en el Mioceno superior (hace unos 9 millones de años), paleontólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) y la Universidad de Alcalá comprobaron en 2017 que era un depredador extremadamente eficaz.

Los análisis revelaron que esta especie fósil tenía un cuello dotado con una fuerte musculatura que le permitía realizar potentes movimientos laterales y rotatorios con la cabeza y así matar y descarnar a sus presas, convirtiéndolo en un cazador muy eficiente. Magericyon anceps pertenecía a la familia de los anficiónidos, un grupo de carnívoros lejanamente emparentado con cánidos (lobos, coyotes, zorros, etc.) y úrsidos (osos).

"El minucioso examen del cráneo y las vértebras cervicales nos ha permitido inferir aspectos funcionales relacionados con la morfología y desarrollo de su musculatura", explicó el investigador del MNCN-CSIC Manuel Salesa. "De esta forma sabemos que los músculos del cuello de M. anceps tenían un importante papel en la estabilización de la cabeza y extensión del cuello, lo que hacía que este carnívoro fuera muy eficiente a la hora de matar y consumir a su presa".

Este anficiónido, con un peso estimado de unos 200 kg, compartía su hábitat con otros grandes carnívoros, algo que definitivamente tuvo que influir en su comportamiento. "M. anceps debía ser rápido, no sólo para sorprender a su presa, sino también para evitar que otros depredadores se la robaran o le atacaran mientras se alimentaba", explicó la investigadora de la Universidad de Alcalá Gema Siliceo.

Para el citado trabajo se realizaron tomografías computerizadas (TCs) de los fósiles de M. anceps, lo que permitió la obtención, tras muchas horas de procesado, de un modelo 3D articulado de la zona cervical y el cráneo de este carnívoro extinto. "Hemos podido estudiar las articulaciones entre las vértebras y entre éstas y el cráneo casi como si dispusiéramos de un esqueleto real", señaló el paleontólogo e ilustrador científico Mauricio Antón.

asicazaba2

Imagen superior: Mauricio Antón.

Una ventana abierta a la fauna del Mioceno

Aunque los anficiónidos estuvieron ampliamente distribuidos por Eurasia y América, de la especie Magericyon anceps solo se han encontrado fósiles en los yacimientos del Cerro de los Batallones, pero éstos son tan abundantes y están tan bien conservados, que esta especie es actualmente uno de los anficiónidos mejor conocidos.

El Cerro de los Batallones, a unos 30 km al sur de Madrid, en el municipio de Torrejón de Velasco, es uno de los complejos de yacimientos de mamíferos carnívoros más importantes del registro fósil del planeta para el Mioceno Superior (época que va desde hace 11 a cinco millones y medio de años). Hasta la fecha se han localizado allí 9 yacimientos.

"De entre todos ellos, Batallones-1 es un catálogo de la fauna que habitaba esta región hace 9 millones de años, y en los últimos 25 años hemos obtenido esqueletos completos de félidos dientes de sable, osos emparentados con el panda gigante actual, rinocerontes, jirafas, parientes del actual panda rojo, mustélidos, mastodontes, aves rapaces, tortugas gigantes o lagartos, entre otros", comenta Jorge Morales, investigador del MNCN-CSIC y responsable del yacimiento.

Siliceo G., Salesa, M.J., Antón, M., Peigné, S. y Morales, J. (2017) "Functional anatomy of the cervical region in the late Miocene amphicyonid Magericyon anceps (Carnivora, Amphicyonidae): Implications for its feeding behaviour". Palaeontology. DOI: 10.1111/pala.12286

Copyright del artículo © MNCN-CSIC. Se publica en TheCult.es por cortesía del MNCN.

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

logomamut

Social Profiles

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • La cabeza de los cachalotes, un arma para embestir
    Escrito por
    La cabeza de los cachalotes, un arma para embestir A principios del siglo XIX el hundimiento del ballenero estadounidense Essex por los cabezazos de un cachalote inspiró la novela Moby Dick. Pero desde entonces, ante las pocas evidencias, los biólogos marinos dudaban de que…
  • La falacia del progreso
    La falacia del progreso Escribe John Gray en su libro Perros de paja que el pensamiento secular contemporáneo es un pastiche de ortodoxia científica y esperanzas piadosas que se esfuerzan en justificar la noción de progreso, una superstición según la cual…