Crítica: "El pacto" (David Victori, 2018)

Hay quien habla de las películas de Belén Rueda como un subgénero dentro del cine español. Está bien, soy yo quien lo dice. No tiene nada de malo: al fin y al cabo, no es tan común que una actriz gane legítimamente su lugar dentro del terror, al margen de la categoría de jovenzuela scream queen.

Tras el éxito de El orfanato (Juan Antonio Bayona, 2007), es frecuente ver a la intérprete madrileña sufrir como nadie en thrillers oscuros o paranormales, de aspecto muy similar y de una calidad, digamos, media.

Siguiendo ejemplos como los de Barbara Steele o Bette Davis en su madurez, Belén Rueda ha encontrado su tono, su parcela en el nuevo fantaterror patrio. Así, pocos meses después del estreno de la cinta hispanoargentina No dormirás (Gustavo Hernández, 2018), llega a las pantallas El pacto, un drama con toques demoníacos, dirigido por David Victori.

El pacto se inscribe dentro de la tradición fáustica, planteando una fábula moral en la que se nos vuelve a recordar que nadie da duros a pesetas, y que mejor es no jugar con determinadas fuerzas para alterar el curso natural de las cosas (si es que eso existe, que también sería discutible).

elpacto2

Belén Rueda y Darío Grandinetti son los sufridos padres de una joven de salud débil y carácter insoportable (Mireia Oriol). Ambos deberán apechugar con los inconvenientes que plantea pactar con los poderes oscuros para mantener a la familia, si no íntegra, al menos viva.

Con grandes dosis de drama familiar, unas gotas de policiaco y algún que otro susto de manual metido con calzador, la película se podría calificar como un thriller sobrenatural de baja intensidad. En definitiva, una de esas películas “de miedo” al alcance de los más asustadizos.

El pacto está construida sobre clichés argumentales y visuales, con unas interpretaciones encorsetadas y poco creíbles, en gran parte a causa de uno de esos guiones en los que las situaciones y los diálogos resultan totalmente artificiales, como de película americana trasladada a España (Por ejemplo, en un interrogatorio, un policía dice aquello de: “Callar no te servirá de nada”).

Ya saben: ésta es una de esas películas en las que conviene armarse de una doble suspensión de la incredulidad: una para creer en la historia paranormal que se nos cuenta, y otra para hacernos a la idea de que los personajes son de carne y hueso, y no estereotipos andantes.

Pese a todo ello, la película trata sobre temas que nunca pasan de moda, y puede llevar a algún debate interesante tras verla. Así pues, tampoco vamos a buscarle tres pies al gato a este estreno estival de un film español de género.

Sinopsis

David Victori se dio a conocer como ganador del Festival de Cortometrajes de YouTube en 2012. Este premio, le llevó a rodar Zero, un proyecto producido por Ridley Scott y Michael Fassbender, que le convirtió en uno de los directores jóvenes más interesantes a nivel internacional.

Una mañana, Clara (Mireia Oriol), la hija adolescente de Mónica (Belén Rueda) desaparece en extrañas circunstancias. Horas más tarde es encontrada inconsciente, con vida pero condenada a una muerte inminente.

Mónica se niega a aceptar la irremediable pérdida de su hija y, arrastrada por la desesperación, participa en un oscuro ritual donde un misterioso hombre le propone un pacto para salvar la vida de Clara. Al día siguiente y de forma inexplicable Clara vuelve a la vida. El viaje hacia el infierno de Mónica ha comenzado.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Sony Pictures International Productions, Ikiru Films, 4Cats Pictures. El Pacto La Película AIE, Sony Pictures Entertainment Iberia. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • Los libros de Dios
    Escrito por
    Los libros de Dios Algunos dioses han demostrado una verdadera afición hacia los libros, aunque muchos de ellos se han mostrado indiferentes a lo literario. Es difícil hablar de libros revelados en la antigua Grecia, excepto los misteriosos textos…
  • Lluvia de estrellas
    Escrito por
    Lluvia de estrellas Cada tanto, el cine insiste en lo que los franceses llaman un filme à vedettes, es decir una película donde todos los papeles están desempeñados por primeras figuras. Recuerdo, al azar, lo hecho en Francia…
  • Nuevos horizontes
    Nuevos horizontes Aunque estamos en tiempos en que domina el pragmatismo, en que las cosas no se aprecian mas que en términos del beneficio práctico que puedan proporcionar, todavía seguimos siendo capaces de valorar logros…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Un icono vital
    Escrito por
    Un icono vital Hace poco más de un año, recorriendo las tierras donde nació el castellano, volví a uno de tantos cenobios visitados tiempo atrás, cuando estudiaba monjes benedictinos especialistas en hacer remedios alquímicos. Cuando mi vida era…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El científico y el hombre araña
    El científico y el hombre araña Una cosa es construir un relato ficticio en el que se explican los poderes de un superhéroe mencionando vagamente alguna justificación científica, y otra es seguir los cánones de la verdadera ciencia ficción. Éstos exigen…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El fabuloso legado de 10cc
    Escrito por
    El fabuloso legado de 10cc En la actualidad, los 10cc se limitan a hacer giras en las que recordamos su legado original a través del único miembro original de la banda que sigue en activo (Graham Gouldman). Pero a mediados…
  • Isolda y Tristán en busca de la diosa
    Escrito por
    Isolda y Tristán en busca de la diosa En Munich y en 1865 estrenó Wagner Tristán e Isolda. Aún no había concluido su tetralogía, ni su comedia, ni su festival sagrado. La obra tiene un valor fronterizo por ser la primera –y con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC