Crítica: "Blackwood" (Rodrigo Cortés, 2018)

Para transformarse en un autor, un cineasta tiene que contar con una reputación consolidada, con un estilo original y con esa capacidad de arrastre que tienen los creadores que realmente se adueñan del lenguaje audiovisual.

En estos tiempos de bajo perfil, en los que parece que las películas están rodadas por un comité, reconocer a un estilista de ese tipo es un lujo infrecuente, y por eso mismo la firma de Rodrigo Cortés nos brinda la seguridad de que en cada una de sus películas encontraremos una mirada singular.

Las franquicias unifican cromáticamente el mundo, tiñéndolo con colores familiares. Esto no es necesariamente malo, siempre y cuando las historias ya conocidas ‒las típicas de un determinado género, para entendernos‒ exhiban novedades conquistadas a base de inteligencia y habilidad narrativa.

Si ahora les digo que Blackwood se ambienta en un internado, que su trama es sobrenatural y que las protagonistas son quinceañeras, me imagino que sus expectativas bajarán varios grados. Al fin y al cabo, hablamos de una fórmula habitual en la novela juvenil, abrumadoramente explotada en Hollywood.

Por suerte, a Rodrigo Cortés le gusta patinar sobre una fina capa de hielo. En sus manos, la trama de Blackwood se convierte en la excusa para descender a un purgatorio adolescente. El resultado es una película primorosa, que irá ganando con el tiempo, y que nos sitúa en un estado de irrealidad, a medio camino entre la fantasmagoría gótica y los latidos del Romanticismo.

blackwood2

Tras las puertas de la Academia Blackwood, el terror no puede desligarse de concepciones artísticas que pertenecen al pasado, pero que tienen la validez de verdades universales. La pintura, la música y la poesía, como elementos de un hechizo o de un pacto fáustico, se convierten aquí en aspiración y también en condena.

Rodrigo Cortés sabe dónde debe poner el acento en ese subtexto romántico, y proyecta sobre las protagonistas una luz ajena a ellas, que va tornándose cada vez más sombría.

En un poema a propósito de la belleza, Baudelaire se preguntaba: "¿Qué importa que vengas del cielo o del infierno?", rindiéndose ante ese don que "derrama confusamente bienaventuranzas y crímenes". Algo de esto hay en Blackwood, una película que, bajo su apariencia, se ajusta a un fondo sensual, turbio y decadente.

blackwood3

Al estilo y a la carpintería que elige su director para la película le corresponden ciertos paralelismos en el cine de los setenta ‒Picnic en Hanging Rock (1975), de Peter Weir, o Amenaza en la sombra (1973), de Nicolas Roeg‒, y también rasgos propios de la etapa más inquietante de Polanski. Contribuyen a ese efecto tres colaboradores sensacionales: el director artístico Víctor Molero, el director de fotografía Jarin Blaschke, y el compositor Víctor Reyes, cuya partitura es tan ambiciosa como brillante.

Situándose muy por encina de la novela juvenil en la cual se inspira ‒Down A Dark Hall (1974), de Lois Duncan‒, el largometraje de Rodrigo Cortés se vale de un sólido elenco internacional, encabezado por Uma Thurman y AnnaSophia Robb, y convierte una trama convencional en un sofisticado pretexto para conducirnos a ese lugar de ultratumba donde el arte puede ser un alimento del mal.

Sinopsis

Cinco adolescentes problemáticas se ven obligadas a acogerse a un programa experimental de enseñanza impartido por la enigmática Madame Duret (Uma Thurman) en el internado Blackwood. Pronto empiezan a mostrar talentos singulares que no sabían que poseían, y a tener extraños sueños. Visiones. Lagunas de memoria. Cuando la frontera entre realidad y sueño comienza a hacerse demasiado difusa, todas comprenden al fin el motivo por el que han sido llamadas a Blackwood. Aunque ya puede ser tarde...

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Fickle Fish Films, Nostromo Pictures, Temple Hill Entertainment, Lionsgate. Cortesía de Entertainment One. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Cuenco iluminado
    Escrito por
    Cuenco iluminado No cabe duda de que con una buena cámara se pueden lograr buenas fotografías. También es cierto que las lentes permiten alcanzar resultados únicos, tanto al fotografiar un detalle con macro o lentes de aproximación como…
  • España, 1914
    Escrito por
    España, 1914 Fue famoso el tópico de que España eludió ambas guerras mundiales. En parte, se lo derogó al considerar que la guerra civil fue una suerte de primer episodio de la segunda. Pero queda en el…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Darwin y la muerte
    Darwin y la muerte El juego de vincular conceptos aparentemente ajenos puede ser buen medio para ejercitar la mente. Aprovecho la invitación a dar una charla sobre “La muerte del darwinismo” para explorar las relaciones entre la…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Really” (1972), de J.J. Cale
    Escrito por
    “Really” (1972), de J.J. Cale A veces me pregunto qué habría hecho Eric Clapton sin J.J. Cale. No es por menospreciar a Clapton, cuyo legado con Cream, con John Mayall e incluso el de su propia carrera en solitario son inconmensurables, pero cuando Cale apareció en el mundo de…
  • Mercadante canta sin voces
    Escrito por
    Mercadante canta sin voces Conocido por su obra operística, que se codea largamente con Rossini y el belcantismo hasta el último Verdi, Saverio Mercadante (1795-1870) tiene también una semioculta obra instrumental. Una generosa serie protagonizada por la flauta (cinco…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El falso pulgar del panda
    Escrito por
    El falso pulgar del panda No es exactamente un dedo, pero da a los pandas capacidad prensil para coger las ramas de bambú de las que se alimentan. Un equipo internacional de paleontólogos estudió en 2015 el origen del ‘falso…