"Cartas de Catón", de John Trenchard y Thomas Gordon

La Revolución Gloriosa de 1688 ha sido siempre considerada un evento clave en la definición del constitucionalismo liberal, hasta el punto de que algunos historiadores actuales la catalogan como la primera revolución moderna (Steven Pincus).

Si nos ceñimos, empero, al ámbito británico, sus consecuencias aparecen como mucho más modestas: una mayor tolerancia religiosa, la promulgación de la Bill of Rights y un reequilibrio del poder a favor del Parlamento, bloqueando cualquier posibilidad de evolución absolutista.

Sus autores la entendieron como una restauración de las libertades tradicionales que el pueblo había perdido bajo el reinado de los últimos monarcas, pero sin alterar la naturaleza de la constitución histórica del país: una monarquía mixta, limitada por el Parlamento y respetuosa con los derechos individuales. Este sistema, que suscitó la admiración de sus contemporáneos europeos (Montesquieu), fue sin embargo evolucionando a lo largo del siglo XVIII hacia un gobierno parlamentario de gabinete, en el que un gran ministro, con la confianza de la Cámara y el apoyo del rey, podía en la práctica monopolizar el poder, distribuyendo cargos y prebendas y disponiendo a su discreción de los ingresos y el crédito públicos.

Estos cambios, iniciados durante el largo mandato de Robert Walpole (1721-1742), fueron percibidos por muchos como una perversión de la constitución y el retorno del despotismo. Entre la multitud de figuras eminentes que escribieron contra ello, John Trenchard y Thomas Gordon destacaron sobre los demás. Sus Cartas de Catón, publicadas entre 1720 y 1723, denunciaron contundentemente todas las nuevas medidas liberticidas y redefinieron el clásico credo whig, adaptándolo a la cambiante situación política y económica.

Las cartas, en general de extensión breve, tratan temas muy variados: la naturaleza humana, los límites del poder, la economía, la tolerancia religiosa… Todos ellos mediatizados por las adversas circunstancias del momento, pero sin dejar de constituir un pensamiento político coherente y unitario.

La filosofía que permea sus reflexiones puede definirse en un sentido amplio como liberal, en la medida en que defienden un gobierno limitado y los derechos individuales, pero al mismo tiempo muchos autores han subrayado su fuerte dimensión republicana, por su insistencia en la importancia del espíritu público y en una ciudadanía activa y vigilante que controle los excesos del poder. Una combinación que, como bien han subrayado los modernos historiadores influyó decisivamente en las ideas que inspiraron la Revolución americana de 1776.

Precisamente este espíritu patriótico en defensa del común, como antídoto contra demagogos y tiranos que intentan arrebatar al pueblo sus libertades, quizá sería la aportación de Catón más relevante en los tiempos de hoy. Sin duda, se podría decir de Trenchard y Gordon lo mismo que el pensador conservador americano Russell Kirk alababa en los libertarios: “En una época en que muchas gentes están dispuestas – encantadas, además– a trocar su independencia por adquirir derechos […], nos exhortan a mantenernos virilmente en pie”.

Por último, es de agradecer a la Agencia Estatal del Boletín Oficial del Estado que haya decidido publicar esta primera edición en nuestro país de este clásico del pensamiento político. Asimismo, el estudio preliminar de Ricardo Cueva Fernández permite situar eficazmente al lector en el contexto histórico de la obra y diseccionar sus aspectos esenciales.

Sinopsis

Las ideas que han jugado un papel importante en la Historia a menudo se transforman, toman un aspecto diferente, se desvanecen o se entregan a otras que parecían opuestas en un primer momento. Así, y pese al relato liberal que habitualmente ha venido a describir el surgimiento de los Estados Unidos de América, la realidad es que los colonos que quisieron emanciparse de la metrópoli extraían gran parte de su bagaje ideológico precisamente del Reino Unido. Por tanto, y con anterioridad a 1776, fecha de la Declaración de Independencia de Filadelfia, el arsenal de reivindicaciones empleado contra el gobierno de Londres se veía reforzado por una serie de nociones de relevancia social, moral y política, todas ellas reunidas bajo la figura del ciudadano libre republicano, cuyos antecedentes podían situarse en la propia literatura grecolatina de la Antigüedad. Con ello afloraba un discurso que aunaba participación en las instituciones y espíritu cívico, bajo una elevada consideración de lo que tenían que ser los procedimientos de una constitución republicana, así como de los deberes que sus miembros debían asumir.

Nada mejor, pues, que sumergirse en los textos que en la misma época eran editados en periódicos y panfletos norteamericanos, para descubrir que muchos eran la reproducción de mensajes publicados tan solo unos pocos años antes en Inglaterra. Tal indagación, así, nos conduce a una descripción óptima sobre lo que pensaban ciertos actores políticos de la época augusta británica y que tanta influencia ejercerían en los independentistas estadounidenses. Las Cartas de Catón, publicadas por John Trenchard y Thomas Gordon en Londres entre 1720 y 1723, nos muestran así el rastro de un pensamiento que calaría de forma amplia en los estadounidenses y que sería recordado durante décadas.

Copyright del artículo © Antonio Mesa León. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Agencia Estatal del BOE. Reservados todos los derechos.

Antonio Mesa León

Antonio Mesa León (Sevilla, 1993). Graduado en Derecho y ADE (Universidad de Sevilla, 2016). Máster en Abogacía y LLM, IE Law School (Best Student Award y Dean´s List 2018).

www.linkedin.com/in/antonio-mesa-leon/

Sitio Web: elaprendizdecaton.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

  • Los cortes de la navaja de Occam
    Escrito por
    Los cortes de la navaja de Occam La navaja de Occam es una de esas imágenes filosóficas que se usan una y otra vez para resolver disputas teóricas. Creo que casi siempre se emplea mal, y más desde que se ha convertido…
  • Octavio Paz escribe a Pere Gimferrer
    Escrito por
    Octavio Paz escribe a Pere Gimferrer Durante más de treinta años (exactamente, de abril de 1966 a abril de 1997) se escribieron Paz y Gimferrer. Al principio, de usted y cuando Gimferrer se llamaba Pedro. Luego, con mayor intimidad, cariño amistoso…
  • El contrato educativo
    El contrato educativo Es sabido que uno de los problemas de la divulgación científica ‒y de muchas disciplinas jóvenes‒ es que no cuenta con una definición única y universalmente aceptada. Uno de los puntos más debatidos…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • James M. Cain
    Escrito por
    James M. Cain Las historias escritas por este genio de la literatura norteamericana del siglo XX tienen siempre un sello inconfundible y unos tipos humanos coincidentes. Cercanos a una concepción noir por sus actos y por sus circunstancias,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Stanislaw Moniuszko va a misa
    Escrito por
    Stanislaw Moniuszko va a misa Es conocida la dedicación de Moniuszko a la liturgia católica. Su catálogo recoge siete series de estas estructuras. Las tres que integran la presente grabación pertenecen a la última etapa de su vida activa (1870-1872),…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El misterio de las cebras, desvelado
    Escrito por
    El misterio de las cebras, desvelado La cebra, entre otras especies de équidos, presenta un patrón rayado característico. Existen varias teorías sobre la función que cumplen estas rayas. Investigadores de la Universidad de California (EE UU) han trabajado sobre las cinco…