Encuentro con un extraño

De quien mora en la inmensidad...

El viento, la marea y un azul ingrávido marcan el compás y nos guían en nuestra aventura diaria. En todo caso, no siempre es necesario ir muy lejos ni perderse en lo más profundo para asombrarse con criaturas fascinantes, como la que hoy presentamos.

Apremiados por un trabajo de reconocimiento y cartografiado marino especial, íbamos provistos de cámaras, focos y algunos instrumentos de medición. Nos habíamos deslizado por el fondo marino de una zona intermareal desconocida, registrando diferentes organismos. Se trataba de residentes habituales de este sector, pero no por ello eran referencias superfluas.

La vida en el mar es cambiante, y el registro continuo nos da una idea de cuál es su deriva. Sólo la mirada habituada al filtro de la luz que supone la columna de agua sobre nuestras cabezas es capaz de descubrir lo que podría pasar inadvertido al observador casual.

Este era uno de esos casos. Allí estaba, ajeno a nuestro quehacer y a nuestras burbujas de aire, un precioso ‘opistobranquio’, nombre con el que los biólogos clasificaban (la nueva era ‘molecular’ lo ha cambiado todo) a unos pequeños moluscos marinos de concha reducida ‒o sin ella‒ y de vivos colores.

No era uno cualquiera. Ante nuestros ojos deslumbrados se encontraba una especie familiar en los mares de la Península e incluso de Madeira, pero que nunca había sido encontrada en las aguas de las islas Canarias. Era un ejemplar de Okenia mediterranea, cuya identificación nos fue posteriormente confirmada por el Dr. José Templado, del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

okenia 1 firm1

El espécimen se afanaba en el desempeño de una puesta, como indicando que su presencia allí no era ocasional, o que si lo había sido en algún momento –de ahí que no lo hubiéramos encontrado hasta entonces‒, iba a dejar de serlo, convirtiéndose en un habitante habitual en estas aguas.

Con sus manchas anaranjadas y amarillas, y ‘prolongaciones’ más o menos hialinas, el animal nos fascinó con su seductora belleza.

Tras varias inmersiones ‒algunas largas y con el frío haciendo mella‒, procedimos a tomar el registro fotográfico oportuno, del que dejamos una muestra en este artículo.

Admirados por la capacidad que tiene la vida de extenderse y propagarse, emprendimos luego la vuelta al centro de buceo, con el corazón ensanchado por esta criatura que, a partir de ahora, va a ser una nueva compañera de fatigas submarinas.

Copyright del artículo y las imágenes © Alberto Fernández-Campoamor. Reservados todos los derechos.

Alberto Fernández-Campoamor

Instructor de buceo y fotografo submarino, apasionado por la naturaleza y el medio liquido. Actualmente es el director del centro "Buceo la Graciosa" situado en la mayor reserva marina de Europa: Isla Graciosa e islotes del Norte de Lanzarote.

LOGODIAROSUBMARIN

logonegrolibros

  • La izquierda que no quiso ver
    Escrito por
    La izquierda que no quiso ver En los tiempos del bloque soviético, cuando una decena de países estaban bajo el férreo control de Rusia y en ellos existían regímenes totalitarios que prohibían todo aquello por lo que la izquierda siempre había…
  • Borges de cerca
    Escrito por
    Borges de cerca Borges, escritor exigente y más que letrado, convocó por medio de sus libros a una capilla de lectores igualmente afectos a guiños y sutilezas, pero se halló, en su madurez y hasta su muerte, asediado…
  • El universo de Stephen Jay Gould
    Escrito por
    El universo de Stephen Jay Gould El museo de Historia Natural de Nueva York, imponente y elaborada construcción que bordea Central Park, seguramente no es la obra mas kistch de la ciudad. Sus extraños dioramas son celebres por las…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Leonora en el infierno
    Escrito por
    Leonora en el infierno Esta fotografía no pertenece a ninguna ciudad alemana en plena era nazi. Esta fotografía se hizo en el Madrid de la posguerra y pertenece a la Gran Vía madrileña, entonces rebautizada como José Antonio, a…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • “Really” (1972), de J.J. Cale
    Escrito por
    “Really” (1972), de J.J. Cale A veces me pregunto qué habría hecho Eric Clapton sin J.J. Cale. No es por menospreciar a Clapton, cuyo legado con Cream, con John Mayall e incluso el de su propia carrera en solitario son inconmensurables, pero cuando Cale apareció en el mundo de…
  • El compositor Wilhelm Kempff
    Escrito por
    El compositor Wilhelm Kempff La afición del pintor Ingres al violín, que tocaba a ratos perdidos, ha acuñado la expresión «violín de Ingres» para señalar la tarea secundaria que suele acompañar a la principal de determinados artistas. Rossini era…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC