El Malabarista

Hace un año estaba terminando de escribir el penúltimo capítulo de mis Evas...

A primera vista, nada en la biografía de Remedios Varo hablaba de conocimientos alquímicos. Los trabajos que me fui encontrando, en aquellos primeros días de búsquedas compulsivas, hablaban de universos mágicos y de saberes ancestrales, si, pero yo echaba en falta una voz experimentada, alguien que viera lo que yo estaba viendo.

Yo no sabía nada de historia del arte, yo sólo sabía que aquellos cuadros de Remedios me hablaban. Aquellos cuadros suyos ponían imagen a tantas lecturas mías de décadas. Lecturas que contaban historias de mujeres sabias, perdidas en la práctica de hornos y alambiques.

Decidí hacer una prueba. Tomé uno de aquellos cuadros, el titulado El Malabarista (1956). En la plaza de un pueblo, un personaje, el llamado Malabarista, abre su carromato, dispuesto a mostrar sus habilidades a una masa difusa y aborregada, homogénea en todo incluso en sus vestimentas. Junto al malabarista se observa una mesa, repleta de redomas; a sus pies, un trapo de tela, con cuatro montículos de sustancias anónimas, rodeando una vasija de mayores dimensiones. A las puertas del carromato asoma un león rojo y una silla, sobre la que observa, atenta, una lechuza. Dentro, medio cubierta por las cortinillas de dos ventanas ojivales, se vislumbra una figura femenina, la mujer del malabarista podría pensarse.

Hice una prueba con ese cuadro de Remedios. Se lo envié, adjunto, en un correo electrónico, a tres de mis más destacados corresponsales, tres expertos en historia de la ciencia. Un cuadro y una sola pregunta: "¿Qué ves?" Sólo uno de ellos veía lo mismo que yo. Los otros dos se mostraron favorablemente sorprendidos cuando les di mi versión: aquello era, ni más ni menos, que un profesor de secretos. Uno de tantos aquellos charlatanes que recorrían los pueblos y ciudades de la Europa moderna, vendiendo sus remedios secretos, preparados mediante técnicas propias de alquimistas. Charlatanes que llegaban a las plazas, montaban sus tenderetes y se subían a plataformas de madera, desde las que pregonaban las excelencias de sus invenciones, excelencias que escuchaban, atónitas, las gentes que a su alrededor se congregaban…

remedios2

Nada en los cuadros de Remedios ocurre por azar. Ninguno de los elementos por ella dibujados está porque si. Todo tiene su significado. Al menos, para mí lo tenía. Después de décadas viendo grabados e ilustraciones alquímicas, observar los lienzos de Remedios era volver a tierras largamente transitadas. En aquel Malabarista variano, aquel profesor de secretos a mis ojos, hasta los animales tenían su razón de ser alquímica. Podía haber dibujado cualquiera, pero dibujó un león rojo, símbolo de la materia alquímica ya lista. Y aquellos pajarillos, que sobrevuelan el carromato, fiel reflejo de la materia volátil de los alquimistas. Y el propio carromato, ¿por qué me resultaba tan familiar aquel carromato? Tardé algunos días más en recordarlo… ¡claro! ¿cómo no me di cuenta antes? Aquellos carromatos varianos, presentes en no pocos cuadros suyos, eran copia casi literal del celebérrimo Collegium Fama Fraternitatis, la imagen con la que el alquimista alemán Daniel Mogling ilustró su manifiesto rosacruz, publicado en 1618. Los rosacruces, la secta mística nacida a comienzos del siglo XVII, una sociedad de fuerte componente alquímico, cuyos integrantes o hermanos tenían, como principal objetivo, difundir su ideología por el mundo. Unos ideales basados en el amor al prójimo y la reforma de la Iglesia, el Estado y la sociedad. Una suerte de colegio invisible, una iglesia interior que, entre otras muchas aspiraciones, pretendía la elaboración de una panacea capaz de curar todas las enfermedades.

Todo en Remedios me recordaba a alquimia. Sus cuadros me resultaban familiares. Como si ya los hubiera visto. Como si hubiese participado en su preparación. Como si reconociese las fuentes de las que manaba su información.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El himno de batalla de la madre tigre
    Escrito por
    El himno de batalla de la madre tigre La inteligencia a menudo se ha comparado con capacidades medibles mediante pruebas y test de inteligencia y hoy en día casi todo el mundo acepta que si alguien tiene muchos puntos en su C.I. (IQ…
  • Las manos de Velázquez
    Escrito por
    Las manos de Velázquez Como toda biografía barroca, la de Diego Velázquez parece pintada por un tenebrista. Abundan en ella las oscuridades y los embozos, y poco se sabe en cuanto a personajes y momentos esenciales de su vida.…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Isabel de Bohemia y Descartes
    Escrito por
    Isabel de Bohemia y Descartes "He soñado a Isabel de Bohemia" (Jorge Luis Borges, del poema "Descartes") Isabel de Bohemia y del Palatinado fue una princesa calvinista que vivió durante los años centrales del siglo XVII y que, por…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La vida secreta de las palabras: "nana"
    Escrito por
    La vida secreta de las palabras: "nana" Supongamos que, a consecuencia de alguna amnesia colectiva, cayera en el olvido casi toda nuestra memoria musical, incluyendo óperas, sinfonías y ritmos veraniegos. Vayamos aún más lejos, e imaginemos cuál sería la última canción en…

Cartelera

Cine clásico

  • ¿Sabes cómo silbar?
    Escrito por
    ¿Sabes cómo silbar? El set de rodaje estaba alterado. Hoy era un mal día. El director estaba de los nervios. Llevaban varias horas y aquello no tenía ningún sentido. Las tomas no salían y el actor estrella estaba…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Led Zeppelin” (1969)
    Escrito por
    “Led Zeppelin” (1969) Led Zeppelin es una de mis bandas favoritas. En el fondo, su momento de mayor creatividad tuvo un lapso de tres años (entre el 69 y el 71) y el resto de su carrera consistió, en…
  • La soprano Lea Piltti
    Escrito por
    La soprano Lea Piltti La ilustre tradición de la soprano de coloratura romántica se mantuvo en el siglo veinte y la finlandesa Lea Piltti (1904-1982) es una excelente prueba de ello. Si bien la mayor parte de su carrera,…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Una paloma llamada Martha
    Escrito por
    Una paloma llamada Martha La tarde del primero de septiembre de 1914 todo parecía en orden en el zoológico de Cincinnati, en Ohio, Estados Unidos. Un empleado realizaba su ruta cotidiana, cubriendo con cuidado las jaulas de los pájaros.…

etimologia