Crítica: "La monja" ("The Nun", Corin Hardy, 2018)

El éxito de las películas de Marvel-Disney ha provocado que muchos quieran subirse al carro creando sus propios “universos cinematográficos” (franquicias de películas protagonizadas por distintos personajes, pero conectados entre sí).

Algunos de estos proyectos de “universo” se han abortado tras el fracaso de su primera entrega (el Dark Universe de Universal y el basado en los videojuegos de Squeare Enix). Otros siguen adelante de forma titubeante, sin encontrar su propio camino (el Worlds of DC de Warner). Y el resto… todavía está por ver en qué acaban quedando (el MonsterVerse de Warner y Legendary Entertainment, o el que está construyendo Shyamalan con sus propios personajes).

La astuta mente de James Wan se las ha arreglado para fabricar un mini-universo, algo improvisado, basado en su película de terror Expediente Warren (2013), logrando excelentes resultados económicos. Además de dirigir la obligada secuela, Expediente Warren: El caso Enfield (2016), Wan ha ejercido de productor en tres películas centradas en personajes secundarios de Expediente Warren: Annabelle (John R. Leonetti, 2014), Annabelle Creation (David Sandberg, 2017) y, ahora, La monja.

lamonjabichir

El director británico Corin Hardy es el encargado de esta nueva aportación, y ofrece justo lo que se espera de estas películas: una sencilla historia de terror con cuidada ambientación, escaso gore, nada de sexo y muchos, muchos sustos.

Me suelen frustrar un poco los films de James Wan y sus compinches, ya que todo el potencial terrorífico (que es mucho) se disipa al sustituir el suspense por la avalancha de ruidosos sobresaltos. Hay que tener en cuenta que estos productos van destinados principalmente al público joven: ese que, si no escucha un estruendo en menos de tres minutos, pierde la atención de la pantalla de cine y procede a mirar Instagram Stories en su teléfono móvil.

Teniendo en cuenta ese defecto (que muchos consideran virtud) y aceptándolo con resignación, hay que reconocer que las películas de esta franquicia entretienen pese a su narrativa apresurada y tosca, y lo hacen tanto por su naturaleza de “tren de la bruja” como por lo vistoso de su puesta en escena. En esta ocasión, La monja sorprenderá a los aficionados al cine de terror con solera por remitir directamente a las películas de miedo de los años 60-70.

lamonja1

La historia transcurre en 1952, en una Rumanía directamente sacada de las películas de la Hammer: cementerios cubiertos de bruma baja, un oscuro convento-castillo, pueblerinos supersticiosos atrincherados en tabernas… una auténtica delicia. Como protagonistas, un sacerdote-investigador con el obligado trauma causado por un exorcismo fallido (interpretado con intensidad por Demián Bichir) y una voluntariosa novicia (la siempre impecable Taissa Farmiga, hermana de Vera Farmiga, protagonista de Expediente Warren). Ambos afrontan una misión del Vaticano para investigar una extraña muerte sucedida en el convento.

Lo que sucede a continuación se puede considerar un homenaje a la denominada nunsploitation (algo así como “monjaxplotación”), subgénero nacido en los libertinos años 70 que ofrecía todo lo que el público morboso esperaba ver en ese momento: satanismo, violencia, sexo y escándalos varios.

Estamos en 2018 y encima hablamos de una película estadounidense, así que en La monja no hay ni la más mínima sugerencia erótica (que nadie se espere delirios iconoclastas como los de Ken Russell o Juan López Moctezuma), pero a cambio hay imágenes siniestras y demoníacas para dar y tomar.

Más que en otras películas de este universo-franquicia, en La monja se suceden los homenajes directos (por no decir plagios descarados) a la mencionada Hammer, pero también a Roger Corman y el terror italiano de Mario Bava y sus sucesores. Los ¿robos? resultan especialmente evidentes en los momentos extraídos de cintas de Lucio Fulci como Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (1980) o Demonia (1990), a los que se unen los “préstamos” tomados de cintas quizá menos populares, pero realmente interesantes, como la británico-rusa Dark Waters (Mariano Baino, 1994) o la estadounidense Historias de la cripta: caballero del diablo (Ernest Dickerson, 1995).

Más allá de este pequeño festín de “cromos” para el aficionado de pro, La monja va directa al grano, y no se pone muy exquisita ni su guión o ni en sus ambiciones artísticas. No hay ánimo de indagar en elementos psicológicos o religiosos más allá de meramente lo estético, y todo el ambiente gótico sirve exclusivamente como telón de fondo para una cadena de sustos, más o menos efectivos, destinados a una muchachada con ganas de chillar.

Resumiendo: una simple atracción de feria, pero muy bien decorada.

Sinopsis

Una joven monja de clausura de una abadía de Rumanía se quita la vida. Para investigar lo sucedido, el Vaticano envía a un sacerdote con un pasado tormentoso y a una novicia a punto de tomar los hábitos. Juntos van a descubrir el profano secreto de la orden. Arriesgan no solo sus vidas sino también su fe y sus almas al enfrentarse a una fuerza maléfica que se encarna en esa misma monja endemoniada, mientras la abadía se convierte así en un aterrador campo de batalla entre vivos y condenados.

El demonio impío disfrazado de santidad reaparece en el thriller de terror La monja, el último capítulo del universo de Expediente Warren de James Wan, con una película totalmente dedicada al origen de su horripilante rostro.

El público tembló de miedo por primera vez con aparición de la endemoniada Monja Valak, que inundaba las visiones de Lorraine Warren y la aterrorizó hasta el más absoluto horror en el taquillazo Expediente Warren: El caso Enfield. En La monja, la batalla épica del bien contra el mal enfrenta a un sacerdote a una historia oscura y a una novicia cuyo pasado no es lo único que la atormenta contra la blasfemia que es la Monja Endemoniada.

El director Colin Hardy es un auténtico fan de estas películas y en particular del personaje de la Monja, y afirma: "Lo que me gustó de la Monja cuando la vi por primera vez fue el misterio. No había ninguna explicación racional, pero su aspecto y comportamiento eran absolutamente espeluznantes. Encarna con total fidelidad lo que es el terror: su hábito le cubre la cara y envuelve el cuerpo y las extremidades para no parecer humana. Es como si se deslizara sin que sus pies tocasen el suelo".

lamonja4

James Wan, productor de la película, declara: "La idea de que algo considerado tan sagrado y puro como una monja pudiera convertirse en una monja tan malvada y sobrenatural perturba de forma muy primaria".

De hecho, desde el momento en que este ente apareció en la pantalla, Wan y su colega, el productor Peter Safran, supieron que la Monja había tocado una fibra muy profunda de la psicología del público. Safran recuerda: "Tenía un papel relativamente pequeño, aunque fundamental, así que fue increíble lo mucho que impactó en el público. Supimos al instante que la Monja merecía una historia de origen; la gente quería saber de dónde venía... y por qué".

Wan y Safran se decantaron por Hardy como director después de ver su película The Hallow. Hardy dice: "Recibir esa llamada fue un sueño hecho realidad. Sabía que era algo en lo que podía entregarme en cuerpo y alma y me entusiasmaba la idea de elaborar un nuevo segmento del universo de Expediente Warren".

La monja se rodó en su totalidad en Rumania, en escenarios físicos de Bucarest, Transilvania y sus alrededores, especialmente en dos castillos del siglo XIV y en una fortaleza medieval abandonada, que aportaron la clásica estética del cine de terror clásico. También se construyeron algunos escenarios interiores en los platós de los Estudios Castel Film de Bucarest.

Para lograr el aspecto gótico de la película, Hardy recurrió al director de fotografía Maxime Alexandre y a la diseñadora de producción Jennifer Spence, que ya había colaborado en Annabelle: Creation. Formaron un equipo con profesionales de Estados Unidos, Rumanía y otros países de Europa.

En Rumanía está prohibido rodar dentro de las iglesias, así que Spence y su equipo construyeron la iglesia de la Abadía de Santa Carta en el mayor plató de los Estudios Castel Film en Izvorani, Rumania, a las afueras de Bucarest. El set de la iglesia se basó en la Iglesia Parroquial de Chiddingly en el pueblo donde Hardy creció en East Sussex, Inglaterra.

Eleanor Sabaduquia es la directora del departamento de maquillaje que diseñó el estilismo de la Monja, y que ya lo había creado en Expediente Warren: El caso Enfield de James Wan. Cada vez que aplicaba maquillaje a la Monja, lo cambiaba ligeramente porque está pintado a mano, con prótesis mínimas y sin digitalización.

Amalgamated Dynamics, Inc. (ADI) creó los efectos de personajes/criaturas. Hardy afirma: "Fue maravilloso trabajar con ellos. Han sido mis héroes desde que hacía películas en Super 8 de niño con mis amigos. Hacíamos criaturas y monstruos animatrónicos en el garaje de mis padres".

Hardy eligió al compositor Abel Korzeniowski para potenciar el suspense de la película a través de la banda sonora de la Korzeniowski dice que "juega en los dos extremos del género de terror religioso: la violencia despiadada y la espiritualidad desinteresada. El primero lo personifica Valak, la Monja Endemoniada, y el segundo la Hermana Irene. Cada género tiene su propio tema melódico. Ambos se remontan a los cánticos medievales de los monasterios de clausura y a rituales paganos prohibidos, velados en texturas oscuras y turbulentas y tonos siniestros e inquietantes.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © New Line Cinema, Atomic Monster Productions, The Safran Company, Warner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

logomamut

logonegrolibros

  • La misma historia siempre diferente
    Escrito por
    La misma historia siempre diferente En los últimos capítulos de La cicatriz de Ulises, he comparado el método narrativo de Homero, la manera en la que el cantor ciego recorre el edificio de la narrativa mitológica, con algunas narrativas modernas, entre…
  • Lucidez analítica
    Escrito por
    Lucidez analítica En 1964,cuando su estrella había declinado a favor de la tribu estructuralista, Sartre decidió escribir sus memorias. Las dejó inconclusas y Las palabras es el fragmento del caso. Le pasó lo mismo cuando intentó hacer…
  • Tres objeciones a lo sobrenatural
    Tres objeciones a lo sobrenatural Una de las características de la ciencia que más frecuentemente se subraya es su carácter naturalista: su rechazo implícito y total de cualquier suposición sobrenatural para explicar la naturaleza. Podría pensarse que tal…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los jardines de Felipe II
    Escrito por
    Los jardines de Felipe II Los jardines de los Reales Alcázares de Sevilla fueron utilizados como "estación de tránsito" de diversas especies vegetales que, procedentes del Nuevo Mundo, se traían a la Península con el objetivo de adornar los jardines…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Tron (1982), de Steven Lisberger
    Tron (1982), de Steven Lisberger Una circular de Western Union fechada en 1876 afirmaba lo siguiente: “Este 'teléfono' tiene demasiados inconvenientes como para considerarlo seriamente como un medio de comunicación. Este invento no tiene valor para nosotros”. Thomas Watson, presidente…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • “Stand Up” (1969), de Jethro Tull
    Escrito por
    “Stand Up” (1969), de Jethro Tull Jethro Tull será recordado siempre por dos discos: “Aqualung” y “Thick As A Brick”. Ambos fueron hitos en la historia del Rock Progresivo por el estilo tan particular que imprimía Ian Anderson al género con su flauta travesera,…
  • Los dedos de Liszt
    Escrito por
    Los dedos de Liszt Franz Liszt, aparte de su obra sinfónica, vocal, organística y oratorial, o por encima de ella, según se mire su catálogo, se pasó la vida sentado al piano. Escribió su propia obra pianística pero, además,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC