"Vidas frágiles", de Stephen Westaby

En 35 años como cardiocirujano, Stephen Westaby (Inglaterra, 1948) calcula que perdió entre 300 y 400 pacientes. No sabe la cifra exacta. Tampoco lleva la cuenta del número de personas que salvó.

El médico hace autocrítica de su carrera en Vidas frágiles (2018), sus memorias traducidas al castellano un año después de su edición en inglés. Nacido en una familia muy humilde (“pobres como ratas”), su vocación por la cirugía se le despertó con solo siete años, mientras veía en la BBC un programa sobre cirujanos, Your life in their hands (Tu vida en sus manos, en español).

Las dolorosas muertes de sus abuelos por problemas cardíacos le marcaron profundamente y a partir de ahí, su vida se centraría en salvar el mayor número de vidas con complicaciones cardiovasculares. Pese a lo que pudiera parecer, el libro no está teñido de tristeza. Westaby lo salpica del característico humor británico. “La parca espera subida a la chepa de todo cirujano”, bromea.

Lejos de caer en sentimentalismos y tal vez influido por el programa que inspiró su carrera, el ritmo con el que describe cada intervención quirúrgica es muy ágil. El lector tiene la sensación de estar viendo un capítulo de la trepidante serie Urgencias, con la vida pendiendo de un delgado hilo.

Porque así es la rutina de los cardiocirujanos. La primera operación que presenció Westaby se saldó con el fallecimiento de la paciente, una joven madre de un bebé. Lejos de desanimarse, eso le motivó para seguir adelante. Eso sí, se fijó un lema: “Nunca te involucres”.

Si algo caracteriza al cardiocirujano es su predilección por los casos que rozan lo imposible. Nada le daba miedo. Su valentía salvó a un operario quemado por una caldera con la tráquea destrozada o a un niño de Ciudad del Cabo (Sudáfrica) a quien una explosión dejó casi ciego y con la tráquea y los bronquios inservibles. También operó a una mujer embarazada a la que recomendaban que abortara para seguir con vida. Westaby consiguió salvarla a ella y al feto.

Aunque en muchos casos los pacientes se recuperaban y vivían una larga vida, algunos, como el niño sudafricano, fallecían al cabo de unos meses por causas ajenas a la operación, lo que llenaba de impotencia al cirujano. “A veces la vida es una mierda”, se lamenta.

A lo largo de su carrera trabajó en los principales hospitales de Reino Unido y realizó más de 11.000 operaciones cardíacas. Uno de sus grandes logros fue implantar un nuevo tipo de corazón artificial, la única esperanza para los pacientes que no podían recibir un trasplante.

Con un enchufe eléctrico en la cabeza, una turbina en el corazón que giraba a 12.000 revoluciones por minuto sin dañar a las células sanguíneas y una circulación sin pulso, los pacientes a los que les implantaba este corazón artificial parecían ciborgs; felices humanos-máquina por haber burlado a la muerte.

En la trepidante carrera del cardiocirujano, con escaso tiempo para dormir y enganchado a la adrenalina de cada operación, la gran damnificada fue su familia. Aunque a lo largo del libro apenas lo menciona, en el capítulo de agradecimientos sí entona el mea culpa.

“Me pasaba horas y horas pugnando por salvarle la vida a los hijos de otros, pero nunca dediqué el tiempo que debía a estar junto a los míos”, reconoce. Westaby aprovecha sus memorias para hacer una férrea defensa de la sanidad pública y arremete contra las limitaciones presupuestarias de los hospitales de Reino Unido, que les impiden contar con dispositivos para salvar más vidas.

Su característico optimismo se viene abajo por la situación actual de la cardiocirugía en su país. La decisión del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra de publicar las tasas individuales de mortalidad de pacientes de los cirujanos desanima a los nuevos médicos a elegir esa especialidad. “Es un sistema anquilosado en una burocracia absurda, que te premia con la exposición pública por una racha de mala suerte”, denuncia.

Como colofón a su carrera, participó en una nueva edición del programa que le llevó a los quirófanos, Your life in their hands. Pese a sus reticencias, abandonó las mesas de operaciones en junio de 2016, a los 68 años, aquejado por una deformación de las articulaciones y por problemas de espalda fruto de los interminables turnos de trabajo. Tuvo que pasar por el quirófano para tratar su mano derecha, pero esta vez la adrenalina la sintieron otros.

Sinopsis

Stephen Westaby, uno de los cardiocirujanos más prominentes del mundo, nos invita a descubrir las historias más trepidantes y escalofriantes que ha vivido en su mesa de operaciones.

El equilibrio entre la vida y la muerte es muy delicado, y el cardiocirujano camina sobre el delgado hilo que los une. En la sala de operaciones no hay lugar para las dudas. Solo hay carne, sangre y costillas; y el órgano vital que hay que bombear con la mano para que recupere su latido. Un día libre puede tener consecuencias nefastas: este trabajo tiene una curva de aprendizaje abrupta y el costo se mide en vidas. La cirugía cardíaca no es para los débiles de corazón.

El profesor Stephen Westaby se arriesgó y amplió los límites de la cardiocirugía. Salvó cientos de vidas en el transcurso de una carrera de treinta y cinco años y ahora, en sus asombrosas memorias, detalla algunos de sus casos más notables y conmovedores, como el de un bebé que sufrió múltiples ataques cardíacos a los seis meses o el de un hombre cuya vida estuvo impulsada por una batería durante ocho años.

Poderoso, importante e increíblemente conmovedor, Vidas frágiles ofrece una visión excepcional del emocionante y a veces trágico mundo de la cirugía cardíaca, y nos descubre qué se siente al tener la vida de alguien en tus manos.

El profesor Stephen Westaby (1948) es un cardiocirujano de fama mundial. En junio de 2000, el Dr. Westaby y su equipo realizaron una operación cardíaca nunca realizada hasta la fecha, implantado un dispositivo de asistencia ventricular izquierdo artificial Jarvik 7, una bomba de turbina. El paciente receptor se convirtió en la persona más longeva en el mundo con una bomba de corazón eléctrica.

Copyright del artículo © Laura Chaparro, SINC.

Copyright de imágenes y sinopsis © Paidós. Reservados todos los derechos.

Laura Chaparro

Periodista especializada en información científica. Colaboradora en el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), la revista Muy Interesante y otros medios. Creadora de las Unidades de Cultura Científica de la UNED y de la Universidad Internacional de La Rioja. En julio de 2018 fue nombrada jefa de prensa del Ministerio de Educación-Formación Profesional.

Los artículos de Laura Chaparro aparecen en Thesauro Cultural (TheCult.es) por cortesía de SINC.

Sitio Web: laurachaparro.com/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Umberto Eco lee a Joyce
    Escrito por
    Umberto Eco lee a Joyce Joyce ha sido una de las preocupaciones y uno de los espejos de Eco (qué simétrico: un eco en un espejo). Los textos que Umberto Eco (1932-2016) reunió en "Las poéticas de Joyce" fueron publicados…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Mecenas y pervertido
    Escrito por
    Mecenas y pervertido Paseando por Madrid con el Lopista. El Lopista es un experto filólogo y un gran conocedor de nuestro siglo XVII. Llegamos a las puertas del Retiro. Y digo aquello de "mira, el Salón de Tronos,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • La prehistoria de Tchaikovski
    Escrito por
    La prehistoria de Tchaikovski Nada pacíficos fueron los comienzos del operista Tchaikovski. La guerra del caso era íntima y hace a su prehistoria como artista, ya que no como compositor. En efecto, su primera ópera, El voivoda, fue repudiada…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • La biosfera secreta
    La biosfera secreta Los territorios inexplorados siempre han sido fascinantes. La posibilidad de descubrir nuevas tierras, gentes o especies de seres vivos resulta irresistible. La búsqueda de nuevos continentes o poblaciones humanas desconocidas está ya agotada, pero de…

etimologia