¿Hasta dónde llega la ciencia?

¿Hasta dónde llega la ciencia? Imagen superior: Brenda Geisse, Pixabay, CC.

Una de las cualidades más valiosas de la ciencia es su tremendo poder para explorar, desentrañar y explicar el mundo que nos rodea. El conocimiento que produce es extremadamente sólido, y tan confiable que nos permite entender y controlar ese mundo.

Pero, aunque a veces se la presenta como una especie de método omnipotente para responder cualquier pregunta, en realidad hay límites que la ciencia no debe traspasar.

La ciencia tiene su propia frontera natural: el límite entre lo conocido y lo desconocido. Un lindero que se expande constantemente, conforme vamos descubriendo y estudiando nuevos aspectos de la naturaleza que antes no habíamos explorado. Paradójicamente, como ocurre con el perímetro de un círculo que se va expandiendo, conforme más aumenta el área de lo conocido, también la línea que delimita lo que conocemos de lo que no va creciendo, haciéndose más y más grande. Es por eso que, para referirse a los últimos avances científicos, se habla de “ciencia de frontera”. Y es por eso también que el trabajo de investigar la naturaleza nunca termina, ni terminará.

A veces los científicos, en su labor afanosa y casi sin darse cuenta, cruzan esta frontera y dejan de producir conocimiento basado en evidencia comprobable, capaz de hacer predicciones acertadas y de ser aplicado. En ocasiones esto ocurre porque un área de investigación se vuelve demasiado abstrusa, excesivamente teórica y divorciada de la realidad. Algunos opinan que ciertas áreas de la cosmología, como la teoría de supercuerdas por ejemplo, están en riesgo de traspasar este límite.

Pero normalmente, cuando esto ocurre, y si no se abandona el rigor intelectual y científico, las cosas terminan por corregirse. Ya sea porque tarde o temprano se descubre evidencia que permite volver a sentar las conjeturas teóricas sobre las bases firmes de la experiencia, o bien porque, luego de un tiempo, queda claro que se trataba de un callejón sin salida y se abandona esa área de investigación.

Por desgracia, en otras ocasiones, cuando se olvida el rigor del método científico, las especulaciones se salen de control y lo que importa no es ya describir de manera honesta y confiable la naturaleza, sino convencerse de que las ideas preconcebidas que uno tiene sobre ella son, pese a cualquier evidencia, correctas. En casos así, se ha dejado de hacer ciencia para caer en el terreno pantanoso de la seudociencia.

La ciencia llega hasta donde puede. Pero eso sí: lo hace de la manera más rigurosa, confiable y honesta que le es posible. Nada más, pero nada menos.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

Más en esta categoría: « Democracia y sesgos cognitivos

logonegrolibros

  • El cante jondo
    Escrito por
    El cante jondo No soy habitual ni experto en cante jondo. Alivio para caminantes, a la hora de escribir sobre él. Confieso que sólo me atrapa el jondo si estoy en el lugar donde se produce y si…
  • Los nuevos manipuladores de cerebros
    Escrito por
    Los nuevos manipuladores de cerebros Los científicos ya saben cómo mejorar la memoria con fármacos inteligentes, cambiar de estado de ánimo aplicando una corriente sobre el cráneo y encender y apagar circuitos neuronales con rayos de luz. Hay…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El anillo del nibelungo
    Escrito por
    El anillo del nibelungo Kenning (en plural, kenningar), en el nórdico antiguo, significa símbolo, el hecho de nombrar. Jorge Luis Borges en su Historia de la eternidad dedica un capítulo a las kenningar, y las describe como "menciones enigmáticas"…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El mestizaje musical de Fetén Fetén
    Escrito por
    El mestizaje musical de Fetén Fetén Tras la impresión causada por discos tan vibrantes como Idas y venidas (Lubicán / Karonte, 2009), de La Musgaña, uno se preguntaba (en aquellas fechas) dónde estaban los dos musgañeros más jóvenes, presentes en la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC