Los tejones del Museo Nacional de Ciencias Naturales: un diorama que aúna arte y rigor científico

Uno de los dioramas de fauna ibérica que realizó el Laboratorio de Taxidermia del MNCN en la primera mitad del pasado siglo XX está dedicado al tejón, actualmente expuesto en la sala que el Museo dedica al Parque Nacional de Guadarrama. Descubre, a continuación, cómo vive esta especie presente en toda Europa y Asia.

Los tejones

El tejón es un carnívoro de la familia de los Mustélidos. Desde un punto de vista científico pertenece al género Meles, distinguiéndose varias especies. Estudios moleculares de ADN han demostrado la existencia de cuatro linajes diferenciados en este género (Europa, sudoeste de Asia, este de Asia y Japón) que son considerados especies o subespecies diferentes.

Actualmente se reconocen tres especies válidas de tejón: el japonés, de nombre científico Meles anakuma (Temmicnk, 1844); el asiático, Meles leucurus (Hodgson, 1847); y el europeo, Meles meles (Linnaeus, 1758).

El tejón ibérico

El tejón europeo, también denominado tejón euroasiático, Meles meles (Linnaeus, 1758), es el que está presente en la fauna ibérica. Su distribución abarca gran parte de Europa y alcanza hasta el río Volga y parte de Asia (Turquía, Israel, Líbano, Siria y Norte de Afganistán). Su hábitat natural lo constituyen áreas mixtas que alternan arboledas y prados; principalmente densidades forestales fragmentadas en zonas montañosas de mediana elevación, adyacentes a campos abiertos con suelos excavables y asociadas a cursos de agua y pedregales.

En Europa,prefiere bosques caducifolios o pastizales asociados a bosques fragmentados, aunque también se puede encontrar en bosques mixtos y de coníferas, matorrales e incluso praderas suburbanas o urbanas. Así que no es raro que, en cierto modo, conviva e interactúe con los humanos en tierras de cultivo y parques urbanos.

A diferencia de otros mustélidos, incluidas otras especies de tejón, Meles meles es una especie social que puede vivir en grupo. Utiliza secreciones glandulares para marcarse y poderse diferenciar individualmente en sus relaciones sociales. Presenta diversos patrones de organización social. A veces, como sucede en áreas mediterráneas, el territorio es ocupado por una hembra y un macho reproductores y las crías del año, aunque en ocasiones también aceptan algún adulto no reproductor.

Alcanzan la madurez al año y el joven se independiza de la madre en torno a los cinco meses. Las hembras son maduras sexualmente a los dos años de edad. El número de crías por camada varía entre uno y cinco. En otras zonas, el grupo puede alcanzar decenas de adultos sin jerarquía evidente de dominancia. No se conoce a ciencia cierta el motivo: pudiera ser por la disponibilidad de alimento o la protección del grupo.

Es una especie omnívora con una dieta muy amplia: desde invertebrados (lombrices, insectos y moluscos) hasta pequeños mamíferos, aves, reptiles y anfibios,sin despreciar el componente vegetal que aportan gran variedad de frutos, cereales y setas; incluso aprovecha recursos procedentes de los cultivos humanos (cereales, aceitunas, etc.) y peces como la carpa. Como curiosidad, mencionar que el tejón es un importante dispersor de semillas mediterráneas.

De actividad crepuscular y nocturna, raramente pueden observarse tejones a plena luz. Permanecen inactivos durante el día, descansando en grupos en madrigueras excavadas que se denominan tejoneras.

En los alrededores de éstas, que cuentan con estancias comunicadas y varias salidas, viven e incluso pueden llegar a hibernar durante los inviernos duros en áreas de climatología adversa. En su territorio suelen excavar varias tejoneras, ubicadas según la disponibilidad de alimento y tierra fácilmente excavable. Los tejones delimitan sus territorios estableciendo letrinas: pequeños agujeros en los que depositan heces y secreciones glandulares. Presentan el cuerpo de color grisáceo, más oscuro en la parte ventral, y unas características franjas negras sobre su cabeza blanca, que se prolongan desde el morro a la oreja cubriendo los ojos. Los juveniles presentan muy marcados los anteojos. Su pelaje ha sido valorado para la elaboración de brochas y pinceles, habiendo sido la piel usada para la fabricación de alfombras.

tejones1

Imagen superior: ejemplar macho del diorama.

Conservación

Su distribución es amplia, siendo una especie común y sin especial preocupación ni medidas especiales para asegurar su supervivencia; aunque en ciertas zonas se ha detectado una disminución en su número al parecer relacionada con uso de pesticidas en campos de cereales.

El atropello es otro factor de mortalidad a tener en cuenta. Como puede ser vector de trasmisión de tuberculosis bovina, se ha intentado erradicar en ciertas zonas de ganadería bovina intensiva en Gran Bretaña (Wilson & Mittermeier, 2009). El actual estatus de conservación de esta especie ha sido evaluado y catalogado como LC (Preocupación Menor), tanto a nivel mundial (Kranz et al., 2011) como español (Palomo et al., 2007); categoría que incluye especies abundantes y de amplia distribución.

Misma categoría que tiene también en la legislación española en el nuevo Libro Rojo de los Vertebrados de España (Virgós, 2017). No está incluida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas de España (Virgós, 2017). Se encuentra registrada en el anexo III del Convenio de Berna, relativo a la conservación de la vida silvestre y del medio natural de Europa.

tejones2

Imagen superior: este diorama destaca por el riguroso estudio anatómico de los animales y por cierta naturalidad idealizada, característica en la obra de los hermanos Benedito.

El diorama

La obra expuesta es un diorama, es decir, un montaje a modo de maqueta de un grupo de animales taxidermizados que recrea una escena naturalista ambientada con elementos vegetales o minerales propios del hábitat en el que viven dichos animales. En este caso concreto, refleja un grupo de tejones europeos en la entrada de una tejonera. Además, es un diorama que sigue las composiciones jerárquicas habituales en las obras de los conocidos taxidermistas valencianos los hermanos Benedito, y que se denominan grupos biológicos, que muestra individuos machos y hembras de la especie en diferentes fases de desarrollo y actitudes naturales.

El diorama, con número de vitrina 193 y firmado por Luis Benedito en un lateral del roquedo con fecha de 1941, está compuesto por tres ejemplares de la Colección de Mamíferos (números 4221, 4222 y 4223) en un conjunto ambientado con abundante material vegetal, incluido un tocón de tamaño considerable. Está incluido en una vitrina de marco de madera de dimensiones: 158 cm de frontal, 130 cm de fondo y 132 cm de altura.

Según las anotaciones manuscritas del Libro de Taxidermia del Museo, los ejemplares llegaron a la institución en épocas diferentes. El 18 de enero de 1934 se refleja una entrada con referencia 413 de un tejón macho, adquirido por 50 pesetas y procedente de Esteras de Medinaceli (Soria). En dicha anotación, también figura: “montado en grupo”.

Algo después, el 5 de marzo de 1934, con número de entrada 418, consta un tejón hembra procedente de Aranjuez (Madrid) en el que igual mente se especifica:“montado en el grupo”. Hay que esperar seis años hasta encontrar la procedencia en dicho libro del tejón juvenil del diorama.

Con fecha 17 de abril de 1940 figura la entrada número 454 de una hembra joven con anotación: “montado para el grupo de esta especie”.De este último, procedente de El Pardo, como curiosidad cabe resaltar que textualmente se menciona:“regalo de S.E. El Generalísimo”.

En las tres entradas del libro se cita la especie como Meles taxus, nombre científico antiguo (Meles taxus, Boddaert, 1785) y actualmente considerado un sinónimo no válido de Meles meles. Este diorama es una de las obras tardías representativas de la escuela de los hermanos Benedito, iniciada a principios del siglo XX en el MNCN cuando Ignacio Bolívar, director de la entidad en esa época, decide potenciar su faceta pública en el marco de la investigación y divulgación de la naturaleza ibérica. Cumple perfectamente la función divulgativa y educativa que se le debe exigir a este tipo de montajes y constituye una auténtica unidad didáctica en sí misma sobre la biología del tejón; además de ser un magnífico exponente de la combinación de rigor científico y componente artístico, que ejemplifica el gran valor de este tipo de piezas que se pueden encontrar en el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

La leyenda del Tejón Tetera

“Cuenta una antigua leyenda japonesa que hace muchos años vivía en un templo un anciano sacerdote a quien no le gustaba tirar nada. Cierto día, habiéndosele roto su tetera, recordó que un rincón del templo había visto una tetera vieja cubierta de polvo. Una vez lavada la puso al fuego, pero no bien lo hizo, la tetera empezó a crecer, apareciendo la cabeza y la cola de un tejón. El pobre hombre asustado salió corriendo y cuando regresó con un monje joven, que acudió en su auxilio, la tetera se había apartado ella sola del fuego y estaba dando brincos y volteretas por la habitación. Después del susto el viejo sacerdote vendió la tetera como metal viejo a un comerciante de chatarra sin advertirle de su misterio. Pero el comerciante pronto descubriría que la tetera tenía vida propia pues esa misma noche, mientras dormía, la tetera comenzó a dar volteretas por la habitación. Con el ruido el comerciante despertó, y en cuanto el tejón percibió que era observado, volvió a recuperar la forma de tetera. Asustado, el comerciante de chatarra acudió a un anticuario muy entendido que le dijo que se trataba de la Tetera de la Gran Riqueza, el tesoro de más valor en el mundo y que la emplease para ganar dinero enseñándola al público. Tan rico se hizo el comerciante de chatarra que, agradecido, la regaló al templo donde la había comprado en donde las gentes fueron a venerarla”. (Extracto de: Los animales salvajes, Ángel Cabrera)

Desde entonces esta leyenda ha servido de tema a muchos artistas japoneses que lo representan dando saltos o como una tetera con cabeza y cola de tejón. En la cultura occidental el tejón también ha tenido un valor apotropaico. Su garra se empleaba como amuleto protector contra el mal de ojo. Durante los siglos XVI y XVIII era un adorno muy común en la corte española y formalmente recuerda a la mano abierta de la cultura árabe con idénticas propiedades protectoras (Jesús Muñoz)

Copyright del artículo © Ángel Garvía y Óscar Ramos Lugo (texto), Jesús Muñoz (fotografías y apartado final). Publicado originalmente en NaturalMente, revista del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en TheCult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Ángel Garvía, Óscar Ramos Lugo y Jesús Muñoz

Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

logonegrolibros

  • El mito de Fausto: Johann Faust
    Escrito por
    El mito de Fausto: Johann Faust Dice Carlos García Gual que el de Fausto es un mito moderno muy interesante, pues podemos seguir con bastante facilidad su evolución desde su origen, como un personaje que existió, hasta sus últimas variaciones literarias…
  • Escribir con dos c…
    Escrito por
    Escribir con dos c… Unas curiosas superposiciones concéntricas muestra la película de Martín Cuenca El autor, cuyo coguionista es Alejandro Hernández. No haré crónica de cine sino una reflexión veloz sobre lo que el título anuncia, la autoría. En…
  • La red, la nube y el futuro
    La red, la nube y el futuro Hoy, al hablar de computadoras, todo mundo se refiere a “la nube”. Subir (y bajar) datos a la nube, computación en la nube, servicios en la nube. Pero no siempre queda claro qué qué…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Un verdadero tratado mágico
    Escrito por
    Un verdadero tratado mágico Pues aquí tenéis una Steganographia manuscrita, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid. Basada, según se dice en la portada, en la obra homónima del abad Tritemio, el célebre Johannes Trithemius, abad de Sponheim, uno…

Cartelera

Cine clásico

  • "Niágara" (1953). Inocencia trágica
    Escrito por
    "Niágara" (1953). Inocencia trágica Tomo prestado este título que Agatha Christie usó en una de sus mejores novelas para encabezar el artículo sobre Niágara, una película extraña, extrema, exageradamente llena de emociones. Y, aunque la chica es alguien que…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Chris Foss
    Chris Foss El británico Chris Foss fue uno de los nombres más importantes en la ilustración de ciencia ficción durante la década de los setenta. Sus portadas para novelas del género ayudaron a vender incontables ejemplares de…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La soprano Lea Piltti
    Escrito por
    La soprano Lea Piltti La ilustre tradición de la soprano de coloratura romántica se mantuvo en el siglo veinte y la finlandesa Lea Piltti (1904-1982) es una excelente prueba de ello. Si bien la mayor parte de su carrera,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La democracia de los babuinos
    Escrito por
    La democracia de los babuinos Los babuinos son animales que tienen claras jerarquías establecidas, como otros primates o las manadas de lobos. Un equipo internacional de científicos, de las universidades estadounidenses de Princeton y de California, la Universidad de Oxford…