"El prisionero de Zenda", de Anthony Hope

En 1894, sir Anthony Hope Hawkins publica El prisionero de Zenda. Hope murió hace medio siglo y sus demás obras pertenecen al vasto olvido salvo, quizá, la historieta que intentó ser la secuencia de aquella novela, Rupert Hentzau.

El héroe cumple con todas las convenciones que preceden a su consagración. Deja su país, Inglaterra, y va al reino lejano donde ejercitará sus proezas, Ruritania. Cambia su familia natural por otra adoptiva y aquí el truco es hábil a más no poder: debe suplantar al rey el día de su coronación, ya que es su sosias, y no por azar, sino porque un antepasado del monarca ruritano, de visita en Londres, dejó una porción decisiva de genes en la familia del protagonista de modo que, cada tanto, un descendiente inopinado recobra su cara y su rojo cabello.

Poco importan las aventuras de Rassendyll, que debe enfrentar y vencer a siete enemigos. Lo logra, se recupera de todas sus heridas, evita exitosamente ser el blanco de incontables balazos, resiste al frío del agua que rodea al castillo de Zenda, salva la institución monárquica, y la vida del rey auténtico para renunciar, finalmente, al amor de la princesa Flavia como para probar que es capaz de sublimación y termina en una apacible casa de la solitaria campiña inglesa, rememorando la aventura gótica y nobiliaria en medio de su mundo cotidiano, victoriano y burgués.

Tiene oponentes (Michael el Negro, Rupert Hentzau), coadyuvantes (Sapt y Fritz de Tarlenheim, con quien vive un idilio caballeresco en la mejor tradición bajomedieval), una maga (Antoinette de Mauban, francesa y pizpireta ella, que sabe proporcionarle imprescindibles informaciones para que pueda derrotar el complot de los malos), y un doble de insuperable claridad: el rey, su sosias.

elprisionero

Podemos pensar en la reedición de una historia alquímica, con un trasfondo de religiones solares: el héroe salva al rey prisionero de la enfermedad, la tiniebla y la muerte, y ama a la reina, que es la metáfora de la madre.

El rey es el Sol, decaído por el invierno; el héroe es la primavera que repone al astro regio en su lugar dominante. Pero lo agudo del librito, aparte de una carpintería narrativa basada en dosis de intriga que reiteran la misma cuestión (¿cómo saldrá el héroe de sucesivos aprietos y podrá llegar a la última página?), es el tema de la identidad tratado como un desplazamiento de espacios: si Rasendyll no es el rey pero ocupa el lugar del rey y todos, en su derredor, funcionan como si lo fueran, termina siendo el rey.

Pirandello, en II fu Mattia Pascal, cuenta cómo alguien que finge estar muerto se vive muerto al verse difunto en la vida de los otros, que son quienes nos dan el ser (y nos lo quitan).

¿A quién ama Flavia? Al intruso disfrazado de rey. Por esta rendija, Rasendyll conserva su identidad después de perderla, cuando deja el reino lejano y vuelve a la patria con un secreto talismán: un anillo que le ha dado la princesa y que se convertirá, anualmente, como el retorno de la primavera, en una rosa con una cinta que promete vencer a la muerte: Flavia–Kudolf–Siempre.

Rasendyll puede decirse: «Fui rey, no lo soy. Soy el que fui y no soy. Pero siempre he sido aquél a quien amó y ama Flavia».

Con una flor en la mano, como el personaje que vuelve del futuro, él vuelve del reino de la muerte y asegura su amor con la distancia. No volverá a ver a la princesa, que tampoco lo volverá a ver.

En la memoria, conservarán la juventud y el calor de los besos nocturnos. Hay una suerte de anagnórisis cuando el hermano del héroe, viendo las fotos de la coronación, le dice que el «rey» se parece más a su hermano que a sí mismo pues, finalmente, como siempre ocurre en estas historias y las demás, queda sin responder la pregunta central que se hacen los héroes: ¿quién es sí mismo?

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en TheCult.es (Thesauro Cultural) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

  • La izquierda que no quiso ver
    Escrito por
    La izquierda que no quiso ver En los tiempos del bloque soviético, cuando una decena de países estaban bajo el férreo control de Rusia y en ellos existían regímenes totalitarios que prohibían todo aquello por lo que la izquierda siempre había…
  • Notas del vago estío
    Escrito por
    Notas del vago estío Así titula Ortega y Gasset uno de sus ensayos. Tan vaga es su sugestión que no me animo a buscar la serie a la cual pertenece. El estío es vago por sus contornos imprecisos y…
  • La sabia naturaleza
    La sabia naturaleza Es común oír hablar de “la sabiduría de la naturaleza”... Se habla, incluso, de la “madre” naturaleza, a quien se presenta como una especie de deidad o ser superior que supo resolver ciertos…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "Las toleramos, pero no las necesitamos"
    Escrito por
    "Las toleramos, pero no las necesitamos" "Las toleramos, pero no las necesitamos". Así hablaban los surrealistas de las mujeres. El surrealismo, como el dadaísmo, el futurismo, el expresionismo y tantos otros artes vanguardistas seguía siendo un coto cerrado, un club exclusivamente…

Cartelera

Cine clásico

  • Edith Head, la reina de Hollywood
    Escrito por
    Edith Head, la reina de Hollywood Edith Head. Un nombre mítico. Sus vestidos han creado estilo en el mundo del cine. Una película con la ropa de Head es un éxito seguro en lo que se refiere al look de las…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Cara y cruz de Manfred Gurlitt
    Escrito por
    Cara y cruz de Manfred Gurlitt Lamentablemente típica de cierto siglo XX devoto de refinadas barbaridades, es la figura de Manfred Gurlitt, quien debió soportar la prohibición de su tarea en la Alemania nazi en 1933 y el exilio en Japón…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La cueva de Ikim-tzotz
    Escrito por
    La cueva de Ikim-tzotz “Ikim tzotz, ikim tzotz.” Aquellas palabras mayas no dejaban de dar vuelta en mi mente mientras nos preparábamos para otro día de trabajo de campo en las cuevas de Yucatán. “Estaba loco el viejito, ¿no?”,…