Trestesauros500

Harry Callahan es el rey de la ambigüedad. Por eso no resulta extraño que protagonice una película de buenos y malos. La línea divisoria entre ambos conceptos es resbaladiza en ocasiones, y por eso Don Siegel nos propone que no nos fijemos en los métodos sino en los fines.