Trestesauros500

Aquellos que no están verdaderamente familiarizados con el trabajo del cuarteto electrónico de Düsseldorf se divierten señalando que, en su empeño por celebrar la fusión del hombre y la máquina, se convirtieron (literalmente) en robots. De hecho, en una de sus giras, a veces fueron reemplazados por autómatas modelados a partir de ellos mismos. Precisamente por eso, a muchos les extrañó que este Minimum-Maximum (Kling Klang, EMI, Astralwerks), su primer álbum oficial en vivo, se revelase como un un espectáculo de considerable calidez y humanidad. Y lo que es más (y aquí los cínicos sacuden la cabeza), ¡suena genial!