Trestesauros500

Cuando el productor Jim Sharman dirigía el montaje londinense de Jesucristo Superstar, conoció a uno de los intérpretes más singulares de la función, un tipo delgado, de una arrebatada sinceridad, llamado Richard O'Brien.