Pablo Francescutti

Pablo Francescutti

Pablo Francescutti es sociólogo, profesor e investigador en el Grupo de Estudios Avanzados de Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y miembro del Grupo de Estudios de Semiótica de la Cultura (GESC).

Trestesauros500

¿Os acordáis del documental de Jacques Cousteau, El mundo del silencio (1956), un canto a los parajes submarinos resguardados del ruidoso reino de los hombres? Pues bien, esa tranquilidad proverbial se halla en peligro; y no sólo por el batifondo creado por las hélices, brocas perforadoras y otros estrepitosos artilugios de los seres humanos: ahora la gran amenaza la plantea la acidificación de los mares.

La bajada de las temperaturas fue la culpable de la desaparición del oso cavernario, que tuvo lugar 13.000 años antes de lo que se pensaba. La noticia ha disipado el enigma que pesaba sobre la extinción de esta especie, cuyo hábitat se extendía de España a los Urales. El presunto implicado, el hombre, ha sido absuelto. Así lo afirma el veredicto emitido por paleontólogos europeos, en un estudio publicado en la revista Boreas, que confirma la hipótesis más valorada en los círculos especializados.

Tortugas marinas y salmones han conseguido fascinar a los zoólogos con su misteriosa habilidad para encontrar el camino de regreso a su lugar de nacimiento. No importa que éste se encuentre en la otra punta del océano, a varios miles de kilómetros de distancia: de algún modo se las arreglan para volver a los orígenes con una precisión extraordinaria. Una nueva teoría afirma que el truco radica en su capacidad de aprender y memorizar los rasgos electromagnéticos de su área natal.

Algunos pájaros saben cantar; y otros, no satisfechos con esta destreza, además acompañan el ritmo de la música. Acaban de descubrirlo psicólogos y neurocientíficos de Estados Unidos. Un experimento determinó que los loros pueden mover sus cuerpos al compás de una canción, en concreto, una de los Backstreet Boys.

Pájaros amigos de la bulla

El efecto nocivo del ruido en algunas aves no constituye una novedad para los ornitólogos. En general, los pájaros no suelen soportar la bulla. Pero se ignoraba el impacto de la contaminación acústica en toda una comunidad aviar. El primer estudio de ese tipo [2009] arroja un dato inesperado: algunas especies prosperan gracias a la barahúnda. Los datos obtenidos, además de explicar porqué ciertas aves logran colonizar las ciudades, permitirán mitigar el impacto acústico en la biodiversidad.

Mi chucho es más listo que mi niño

Los animales parecen cada día más listos, y no porque estén aprendiendo de los humanos, sino más bien por lo contrario: los bípedos implumes vamos conociendo mejor los entresijos de su inteligencia. Tomemos las últimas noticias sobre los perros: las habilidades mentales del mejor amigo del hombre se aproximan a las de un niño de dos a dos años y medio de edad. Lo dice Stanley Coren, una eminencia en psicología canina.

Quien haya cultivado el venerable arte de cazar moscas sabe muy bien cuán difícil resulta pillarlas con la palmeta. Por más sigilo que se ponga en acecharlas, por más que uno contenga la respiración mientras, preparado para asestar el golpe fulminante, se acerca de puntillas al desprevenido díptero, … ¡¡zas!!, la presa escapará un milésimo de segundo antes de que el matamoscas la aplaste.

"Mercaderes de la duda", de Erik M. Conway y Naomi Oreskes

El esfuerzo contra el calentamiento global atraviesa una fase crítica y en buena medida se debe a la negativa de Washington y un sector de la sociedad estadounidense a participar del combate. Pese a la incesante acumulación de datos y confirmaciones empíricas del trastorno climático y su origen humano, en esa nación los escépticos se mantienen incólumes. ¿Cómo es posible?

“Damas y caballeros, interrumpimos nuestro programa musical para dar un boletín especial”, anunció el locutor después del tango "La cumparsita". “¡Los marcianos han aterrizado en Nueva Jersey!”. Así comenzaba el parte informativo con el que la compañía de radioteatro de Orson Welles traspuso a las ondas La Guerra de los Mundos, la novela del escritor británico H.G. Wells.

¿Una Yihad islámica organizada por la cristiana Alemania con el fin de debilitar a la también cristiana Gran Bretaña? Por paradójico que parezca, tal fue el propósito de una de las acciones de espionaje más rocambolescas de la Primera Guerra Mundial.

En 2011, Sarah Wysocki, maestra primaria en Washington DC, fue calificada por un algoritmo de evaluación docente. En vez de valorar su forma de enseñar, corregir, tutorizar, etc., medía indicadores indirectos: las notas de sus alumnos.

De todas las maneras que tiene un escritor de ciencia ficción de alcanzar la fama, sin duda la más original fue la elegida por Lafayette Ronald Hubbard. No llegó a ella a través de sus numerosos relatos firmados con diversos pseudónimos (Rene Lafayette, Tom Esterbrook, Kurt von Rachen, Captain B.A. Northrup, Winchester Remington Colt), sino en su calidad de fundador de la Iglesia de la Cienciología.

Lo que la ciencia sabe de los zombis

Desde White Zombie, un filme estadounidense de 1932 con el inolvidable Bela Lugosi en el papel de hechicero vudú, los muertos vivos del folklore haitiano no han dejado de acecharnos desde el celuloide, llegando a cobrar dimensiones de pandemia global.

La factoría de superproducciones de épicas medievales no descansa ni un instante: después de El Señor de los Anillos y Juego de Tronos, de su cadena de montaje llegó en 2017 la enésima puesta en escena de las proezas de los caballeros de la Mesa Redonda: Rey Arturo: La leyenda de Excalibur.