Cosas que he aprendido del budismo

Cosas que he aprendido del budismo Imagen superior: "Myths of the Hindus & Buddhists" (George G. Harrap & Co., Londres, 1913), de la Hermana Nivedita (Margaret Elizabeth Noble) y Ananda K. Coomaraswamy

Del budismo, en sus muy diferentes versiones, he aprendido muchas cosas. Anoto aquí algunas de las que recuerdo.

1. No se cura uno leyendo el prospecto, sino tomando la medicina.

Es el consejo fundamental acerca de los consejos, que señala la importancia de la acción, no sólo del conocimiento. Saber cuál es la solución a un  problema no significa haberlo solucionado: además hay que aplicar esa solución.

Lo paradójico es que, del mismo modo que sucede con muchos consejos concretos, este consejo acerca de los consejos también suele ser elogiado pero no seguido: todo el mundo parece estar de acuerdo con la prescripción, pero también todo el mundo parece olvidarse casi siempre de aplicarla. El remedio está muchas veces al alcance de la mano, pero en vez de tomarlo, solemos preferir seguir quejándonos.
No estoy seguro de que esta idea pertenezca al budismo porque la expresión “prospecto” no suena muy budista, pero quizá es que lo he cambiado, o lo he leído en un libro moderno acerca del budismo.

2. Si tienes un pozo de agua y empiezas a echar piedras, al final ya no podrás sacar agua.

En consecuencia… Si quieres volver a tener agua, tendrás que ir sacando piedras. Puedes ir más lento o más rápido, pero has de sacar más piedras de las que eches.

El budismo relaciona esto con la reencarnación: uno va mejorando vida a vida y esa es precisamente la gran responsabilidad individual: tú creas tu próxima vida. La idea no es sólo budista, sino también hinduísta y jainista, pues casi todas las filosofías indias aceptan la reencarnación.

Se trata de una responsabilidad mucho mayor que en el cristianismo incluso, ya que no se limita a una sola vida, a mejorar en el transcurso de esta existencia particular, sino en toda la cadena de reencarnaciones. Es cierto que estamos determinados por lo que hicimos en vidas anteriores, pero también lo es que influiremos con nuestros actos presentes en las vidas futuras. Para el cristianismo no son las vidas anteriores las que nos condenan fatalmente, sino sólo dos de ellas: la de nuestros primeros padres, Adán y Eva. Somos pecadores por lo que ellos hicieron, sin posibilidad de gran enmienda en esta única segunda oportunidad que ahora tenemos.

Como no creo en las vidas anteriores (y tampoco en las posteriores) aplico esta idea budista al transcurso de la propia vida y a la construcción de nuestra propia personalidad a través de los años. A partir de cierta edad, la persona que uno es ha sido creada por la persona que fue, del mismo modo que nuestro yo futuro lo estamos creando ahora.

3. No puedes salvar al mundo si no te salvas primero a ti mismo.

Quizá se puedan hacer las dos cosas a la vez, pero es dudoso.

A mí me gusta decir que quizá no he reducido el número de los malvados con mi poca actividad a favor de los demás, pero que al menos tampoco lo he aumentado. Se podría decir que al menos he restado dos malvados al cómputo total.

Sea el número de malvados x…

Conmigo: x+1

Sin mí: x-1

Diferencia en el segundo caso: 2.

Pero tampoco es seguro que no deba yo contarme en el número de los malvados, claro, lo que invalidaría mi estupendo cálculo.

4. La igualdad básica entre todos los seres.

Se opone el budismo a las castas del hinduísmo y las otras escuelas, excepto el jainismo, que va todavía más lejos que el budismo en la defensa de las mujeres y los animales.

5. No creas en nada de lo que te digan sin haberlo pensado por ti mismo antes, ni siquiera en lo que te digo yo (Buda).

Esta es una de las primeras cosas que leí que dijo Buda. Un buen consejo para librarse de muchos dogmas de los propios budistas en sus mil y una escuelas, a veces tan absurdas.

6. Las acciones tienen consecuencias. Cambiar la manera de actuar cambia las cosas.

Esto tiene relación con las piedras y el pozo, y se opone a las ideas deterministas que basan la personalidad en genes, traumas y cosas parecidas.

El budismo es muy determinista por un lado, porque tu vida depende de las anteriores, pero es indeterminista por otro lado, porque puedes cambiar tus vidas futuras, como he dicho antes. Insisto en que yo todo esto lo aplico a la vida presente.
Como se ve, se puede cargar el peso de la influencia de las acciones hacia lo que han sido (el pasado nos determina: recuerdos, traumas, memoria) o a lo que pueden ser (determinamos nuestro futuro actuando, haciendo). Es una dicotomía y hasta un equilibrio interesante entre el pesimismo y el optimismo: “Soy así por culpa de…” frente a “Seré así gracias a….”

Estas ideas coinciden también con muchas de Paul Watzlawick y la llamada terapia sistémica, que insiste en cambiar el comportamiento en vez de estar lamentándose continuamente por lo que hemos hecho. Cambia tu manera de actuar y cambiará tu manera de pensar, tu manera de sentir y sobre todo tu manera de pensar qué es lo que debes pensar.

También recuerda ideas de Krishnamurti y su insistencia en el ahora y en la inexistencia del tiempo.

7. Las cuatro nobles verdades del budismo, pero en especial dos de ellas:

1. Existe el dolor

3. Existe un remedio contra el dolor.

 

8. Si tienes un problema y a eso añades la preocupación por tener un problema, entonces tienes dos problemas.

El primer problema a veces se puede solucionar, otras no. El segundo problema se puede casi siempre eliminar o suavizar, y suele ser precisamente el peor de los dos. La solución de ese segundo problema casi siempre coincide con la segunda noble verdad del budismo: “El origen del sufrimiento es el anhelo o deseo”.

9. No se debe buscar la salvación ni mediante la multiplicación de los placeres más groseros (riqueza, poder, gula…) ni mediante el sacrificio y las penalidades.

Eso es algo que al parecer descubrió Buda tras vivir primero como un príncipe y después como un ermitaño que castigaba su cuerpo. Tras años de sufrimiento se dio cuenta de que maltratar a su cuerpo era absurdo y no conducía a nada, así que renunció a tales prácticas.

Como se ve, he aprendido ciertas cosas del budismo de una manera muy particular y mi interpretación de la doctrina que tal vez creó Buda es muy discutible. Como todo el resto de interpretaciones.

Para quien le interese saber cuáles son las cuatro nobles verdades del budismo:

  1. Toda existencia es sufrimiento (duḥkha).
  2. El origen del sufrimiento es el anhelo (o deseo, sed, “tanhā“).
  3. El sufrimiento puede extinguirse, extinguiendo su causa.
  4. Para extinguir la causa del sufrimiento, debemos seguir el Noble camino óctuple.

Copyright © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • Wilde, Chesterton y más paradojas
    Escrito por
    Wilde, Chesterton y más paradojas Marina Pino me preguntó si soy aficionado a los grandes ingleses paradójicos como Chesterton. En mi respuesta me hice un pequeño lío con los nombres de Celso y Orígenes, que se solucionó gracias a la…
  • La cultura del tabaco
    Escrito por
    La cultura del tabaco He visto, en medio siglo, pasar el humo del tabaco del castigo al castigo, dejando en el centro una época de “permisionismo” que, más o menos, coincide con mi juventud. En mi niñez, en un…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ex herbis femeninis
    Escrito por
    Ex herbis femeninis Pues me acabo de enterar que uno de los herbarios medievales más famosos lleva por título Ex herbis femeninis. Se trata, según cuentan los expertos, de un tratado tardorromano o alto medieval basado en el…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El error de Darwin
    Escrito por
    El error de Darwin En el bicentenario del naci­mien­to de Charles Darwin quie­ro evocar su contribución al co­nocimiento del ser humano y las demás especies. Él sabía que en la naturaleza todo lo que vive, o casi todo, se…