En torno a "El alquimista", de Paulo Coelho

En torno a "El alquimista", de Paulo Coelho Paulo Coelho © Das Blaue Sofa / Club Bertelsmann.

Leí éste libro hacia 1997 y ya le dije a mi amiga K… que no me gustaba. Al releer para Ana Aranda algunos de los párrafos que más me llamaron entonces la atención, me reafirmo en mi antipatía:

“Ellas [las ovejas] estaban contentas con agua y alimento, y esto les bastaba. A cambio de ello, ofrecían generosamente su alma, su compañía y -de vez en cuando- su carne” (21).

“El Alma del Mundo es alimentada por la felicidad de las personas. O por la infelicidad, la envidia, los celos. Cumplir su Historia Personal es la única obligación de los hombres. Todo es una cosa solamente. Y cuando tú quieres una cosa, todo el Universo conspira para que realices tu deseo” (40).

Este es un ejemplo de decir nada pretendiendo decir algo. Aparte del uso de las mayúsculas, de la vaguedad de conceptos como Alma del Mundo (tomado del estoicismo), Historia personal, etcétera, si Todo es una cosa solamente, es imposible que alguien no cumpla su Historia Personal. Para ser más precisos: no existirá en tal caso diferencia alguna entre cumplir la Historia Personal o no cumplirla, porque, si existiera diferencia, entonces Todo no sería una sola cosa.

Tú no puedes querer una cosa y el Universo no puede conspirar para que la consigas, porque si Todo es uno no hay diferencia entre tú y la cosa, ni entre tú y el Universo, así que no vale la pena fatigarse sintiendo un deseo por la cosa, porque ni siquiera existe ese deseo.

Por otra parte, ¿hay que suponer que todo el Universo conspiró para que Hitler y Stalin consiguieran sus deseos? Lo debieron desear muy fuertemente, puesto que lo consiguieron en gran parte, sobre todo Stalin. Mejor que cierta gente no tenga el poder de que se cumpla lo que desea… (Aviso para incautos: es una broma, ya sé que la frase de Coelho es simplemente una tontería voluntarista).

"Alchemy LXXXVIII" © Thierry Ehrmann

“Lo llamamos Principio Favorable. Si fueses a jugar a las cartas por primera vez, casi con certeza ganarías. Suerte de principiante.

–¿Y por qué?

–Por que la vida quiere que vivas tu Historia Personal.”

Este es un truco de videntes, profetas y similares: se mezcla algo familiar y conocido (la suerte del principiante) con una teoría expresada en palabras grandilocuentes. De este modo, el lector acaba creyendo que la razón de esa cosa familiar es la teoría que se expresa a continuación y, al mismo tiempo, que la teoría es cierta, puesto que existe esa cosa familiar (la suerte de principiante). Pero la suerte de principiante es una de esas cosas que examinada con rigor resulta mucho menos frecuente de lo que parece. Lo que sucede es que cada vez que un principiante tiene suerte resulta llamativo y queda fijado en la memoria. Este es un asunto en el que me he reparado a menudo. Pondré un ejemplo.

En Argentina, un día que visitamos una estancia y jugué por vez primera a un juego parecido a la petanca, pero con grandes piezas que se lanzaban contra un listón. Perdí. También jugué cuatro veces al truco (un juego de naipes parecido al mus) y gané las cuatro veces: es obviamente más fácil que recuerde esta suerte de principiante y olvide mi fracaso en el otro juego. Si recuerdo el otro juego es porque hace tiempo me di cuenta de lo fácil que es engañarse a uno mismo y me impuse observarme con objetividad, o con un poco más de objetividad, porque la objetividad total es imposible y siempre favorecemos lo que refuerza nuestros prejuicios.

Por cierto, la suerte del principiante a menudo se debe a que los expertos subestiman al recién llegado precisamente por ser principiante y no se emplean a fondo. Pero, en cualquier caso, exista o no la suerte de principiante, ello no tiene relación con la Historia Personal ni con nada semejante.

"Alchemy XLIII" © Thierry Ehrmann

“No existen coincidencias –dijo el inglés, tratando de continuar la conversación que habían iniciado en el almacén–. Fue un amigo que me trajo hasta aquí, porque conocía un árabe que…” (92).

"El muchacho empezó a comprender que los presentimientos eran las rápidas zambullidas que el alma daba en esta corriente Universal de la vida, donde la historia de todos los hombres está ligada entre sí, y podemos saber todo porque todo está escrito." (94).

Si todo esta escrito, entonces ya no hay por qué querer cumplir la Historia Personal: la cumpliremos o no, según esté escrito.

"Birth of the mysterious Alchemical Sentinels / Naissance de mystérieuses Sentinelles Alchimiques" © Thierry Ehrmann

"Mientras estoy comiendo, no hago nada que no sea comer. Si estuviese caminando, sólo caminaría. Si tengo que luchar, será un día tan bueno para morir como cualquier otro.” (109).

Es una idea que se da también en el zen. Sin duda, Coelho la tomó de Suzuki o de otros divulgadores del zen. La primera frase es sugerente, no niego que tenga cierto sentido, en especial en ciertas ocasiones, pero no me acaba de convencer. Aunque creo que es importante disfrutar de lo que se está haciendo y no tener la mente en aquello que se podría estar haciendo o en lo que se hará, se me ocurren excepciones. Por otra parte, al observarme me doy cuenta de que puedo hacer varias cosas a la vez y que eso me gusta: escuchar una conferencia, dibujar y mirar a una chica; escribir y escuchar un tango (como ahora) y pensar que dentro de poco veré a Ana.

"Regard de Kurt Ehrmann sur les Sentinelles Alchimiques" © Thierry Ehrmann

“Si puedes permanecer siempre en el presente, entonces serás un hombre feliz. Percibirás que en el desierto existe vida, que el cielo tiene estrellas, y que los guerreros luchan, porque esto forma parte de la raza humana" (109s).

Y las violaciones, y los asesinatos, y la violencia contra los niños y los débiles, todo eso forma también parte de la raza humana, como esas batallas y guerras que tanto le gustan a Coelho.

“La mujer dijo que nunca había oído hablar de aquello, y se fue inmediatamente. Antes, no obstante, advirtió al muchacho que no debía conversar con mujeres vestidas de negro, porque eran mujeres casadas. Tenía que respetar la Tradición" (118).

“No sabemos cuándo va a terminar la guerra, y no podemos continuar el viaje. Los combates deben durar mucho tiempo, tal vez muchos años. Existen guerreros fuertes y valientes en los dos bandos y existe la honra de combatir en los dos ejércitos. No es una guerra entre buenos y malos. Es una guerra entre fuerzas que luchan por el mismo poder, y cuando esta clase de batalla comienza, dura más que las otras, porque Alá está de los dos lados" (124).

Escribí al margen: “Un Dios estupendo, ¿no?”.

Son ideas parecidas a las de Castaneda y a lo que quizá sea su origen común, el Bagavad Gita o Canto del Bienaventurado, un hermoso libro al servicio de ideas repugnantes y de un dios no menos infame.

Paulo Coelho © Eirik Solheim

“Reparó en que los ojos de Fátima estaban llenos de lágrimas.

–¿Lloras?

–Soy una mujer del desierto –dijo ella, escondiendo el rostro–. Pero por encima de todo soy una mujer" (156).

Es habitual en Coelho encontrar aquí y allá destellos de machismo tópico como el citado, pero ¿en qué consiste ser una mujer del desierto?

"El desierto se lleva a nuestros hombres [fundamentalmente para luchar] y no siempre los trae de regreso. Entonces nos acostumbramos a ello… Algunos regresan. Y entonces todas las otras mujeres se sienten felices porque los hombres que ellas esperan pueden regresar algún día. Antes yo miraba estas mujeres y envidiaba su felicidad. Ahora voy a tener también a una persona a que esperar" (126).

“Siempre seguimos la Tradición. La Tradición salvó a Egipto del hambre en aquella época, y lo hizo el más rico entre los pobres. La Tradición enseña cómo los hombres deben atravesar el desierto y casar a sus hijas" (137).

El constante recurrir a la tradición y el aroma del relativismo cultural que circulaba por la época (y que todavía circula) capaz de justificar cualquier cosa solo porque pertenezca a una tradición.

"Tú no necesitas entender el desierto: basta contemplar un simple grano de arena y verás en él todas las maravillas de la Creación" (161).

El plagio habitual a William Blake convertido en simpleza new age.

“El mar sigue dentro de esta concha porque es su Historia Personal. Y nunca la abandonará hasta que el desierto se cubra nuevamente de agua" (174).

Ana me explicó que el sonido de mar de las caracolas es el sonido de nuestro propio cuerpo, lo que es fascinante, mucho más que lo de la Historia Personal. Además, una caracola artificial sonaría también a mar, aunque no tenga nada que ver con el mar. Yo lo he probado con ciertos objetos, algunos de puro plástico, y sucede.

“Pasó el primer día. Hubo una gran batalla en las inmediaciones y varios heridos fueron llevados al campamento militar. 'Nada cambia con la muerte', pensaba el muchacho. Los guerreros que morían eran sustituidos por otros y la vida continuaba.

–Podrías haber muerto más tarde, amigo mío –dijo el guardia al cadáver de un compañero suyo–. Podrías haber muerto cuando llegase la paz. Pero acabarías muriendo de todas formas" (178).

En fin, más de lo mismo: pensamiento simple o las verdades del barquero contadas desde un púlpito de predicador.

Por último, toda la historia del que recorre el mundo buscando un tesoro que encuentra en su propio jardín es un cuento tradicional (jasídico, por ejemplo) que, creo, también existe en España. No tiene nada de malo que Coelho lo utilice, pero su manera de hacerlo, profundamente trascendentalista, creo que le hace perder gran parte de su gracia. Convierte lo ingenioso en cartón piedra espiritual.

Copyright © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Un poema de Louise Labé
    Escrito por
    Un poema de Louise Labé Louise Labé nació en Lyon entre 1520 et 1525. Su padre se preocupó de que recibiera una completa educación, cosa poco habitual en aquella época, y más tratándose de la hija de un cordelero, que,…
  • La sospechosa verdad
    Escrito por
    La sospechosa verdad En la primera mitad de la década de 1940, hacia el centro de su carrera de escritor, Alfonso Reyes insiste en temas de teoría de la literatura y de la crítica. Me refiero a La…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

  • "El hombre tranquilo" (John Ford, 1952)
    Escrito por
    "El hombre tranquilo" (John Ford, 1952) ¿Qué hace de El hombre tranquilo la película favorita de tantas personas? ¿Por qué es tan grande una comedia tan humilde en su planteamiento y en sus ambiciones? Mucho se ha escrito al respecto, y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Recuperación de Eduard Franck
    Escrito por
    Recuperación de Eduard Franck La música del alemán Eduard Franck (1817-1893) viene siendo recuperada del olvido desde 1993, con la publicación de su catálogo y una monografía debida a Paul y Andreas Feuchte. Nacido en Breslau, alumno de Mendelssohn,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC