"El tigre", de William Blake

© Walton Ford

El tigre es un poema de William Blake, muy conocido, sobre todo en los países anglosajones. Es uno de los más hermosos poemas que existen y ha sido elogiado por Borges, quien admiraba a Blake y que escribió al menos un cuento inspirado por el poema: Tigres azules.

He leído en alguna parte que William Blake nació en una época equivocada, pues vivió en tiempos ilustrados mientras que su temperamento era romántico.  Esa es una opinión que suele repetirse en los libros de los expertos, del mismo modo que se asegura que Blake nació tarde, puesto que su temperamento era medieval o renacentista, o gótico pero no barroco ni neoclásico.

Creo que esas opiniones quizá no son erróneas pero sí falsas. En primer lugar porque son demasiado amplias; en segundo lugar, porque Blake vivió gran parte de su vida en la época romántica; en tercer lugar porque mezclan ideas de manera poco precisa, dando a entender que lo místico y lo irrazonable pertenece a las épocas anteriores o posteriores a la Ilustración, y en concreto a la Edad Media y al Romanticismo. Creo que eso es una simplificación tan repetida que acaba por perder su fondo de verdad.

Muchas de las ideas de Blake sólo se pueden entender si se tiene en cuenta a qué otras ideas se oponían, a las ideas dominantes en su época. Blake, en efecto, gastó mucha energía en combatir ideas que entonces se hallaban muy establecidas y que hoy son sólo baratijas de anticuario. Los mismos términos pueden significar cosas muy diferentes según la época, como apunta con acierto uno de los prologuistas y traductores de Blake, Pablo Mané Garzón.

Por eso, conviene ser más preciso y menos simplista.

© Walton Ford

Incluso quienes, como yo, admiramos y amamos a los ilustrados casi por encima de todo, sabemos que las cosas no son tan simples como se suelen presentar en nuestra época, en la que la corriente dominante en las élites intelectuales es anti-Romántica.

Borges sitúa a Blake de manera más precisa de lo habitual:

Blake fue cronológicamente contemporáneo de los románticos; mentalmente, de los neoplatónicos, de Swedenborg y de Nietzsche.”

También lo compara con Walt Whitman.

Esto me parece más interesante y acertado que los juicios tópicos acerca de Blake, porque no es una manera cerrada de clasificar a Blake, sino abierta: lo primero que uno se pregunta es cuáles son los nexos que unen a Swedenborg, Nietzsche, los neoplatónicos y Whitman. La investigación, creo, depara interesantes sorpresas.

El tigre

¡Tigre! ¡Tigre!, fuego que ardes

En los bosques de la noche,

¿Qué mano inmortal, qué ojo

Pudo idear tu terrible simetría?

lll

¿En qué distantes abismos, en qué cielos,

Ardió el fuego de tus ojos?

¿Con qué alas osó elevarse?

¿Y que mano osó tomar ese fuego?

lll

¿Y que hombro y qué arte,

podrían retorcer la nervadura de tu corazón

Y cuando tu corazón comenzó a latir

¿Qué formidable mano, qué formidables pies?

lll

¿Qué martillo, qué cadena?

¿En qué horno se forjó tu cerebro?

¿En qué yunque? ¿Qué osadas garras

ciñeron su terror mortal?

lll

Cuando las estrellas arrojaron sus lanzas,

Y bañaron los cielos con sús lágrimas,

¿Sonrió al contemplar su obra?

¿Quien hizo al cordero fue quien te hizo?

lll

¡Tigre! ¡Tigre! luz llameante

En los bosques de la noche,

¿Qué ojo o mano inmortal

Osó idear tu terrible simetría?

lll

The Tyger

Tyger! Tyger! burning bright

In the forests of the night,

What immortal hand or eye

Could frame thy fearful symmetry?

lll

In what distant deeps or skies

Burn the fire of thine eyes?

On what wings dare he aspire?

What the hand dare sieze the fire?

lll

And what shoulder, & what art,

Could twist the sinews of thy heart?

And when thy heart began to beat,

What dread hand? & what dread feet?

lll

What the hammer? what the chain?

In what furnace thy brain?

What the anvil? what the dread grasp

Dare its deadly terrors clasp?

lll

When the stars threw down their spear,

And water’d heaven with their tears,

Did he smile his work to see?

Did he who made the Lamb make thee?

lll

Tyger! Tyger! burning bright

In the forests of the night,

What immortal hand or eye

Dare frame thy fearful symmetry?

Copyright © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Sherrinford Holmes, según Baring-Gould
    Escrito por
    Sherrinford Holmes, según Baring-Gould Según el autonombrado segundo biógrafo de Sherlock Holmes, William S. Baring-Gould, Sherlock tenía dos hermanos: Mycroft, al que conocemos por aventuras como El intérprete griego, y Sherrinford, del que no tenemos ninguna noticia en ninguna…
  • Ferias del libro
    Escrito por
    Ferias del libro Con las dos Ferias del Libro (la de Ocasión y la de Novedades) se cierra lo que puede llamarse año editorial español. Entre fines de mayo y comienzos de junio, conforme al refrán madrileño, acaban…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Burbujas de jabón
    Burbujas de jabón Puede parecer exagerado comparar a la vida con una pompa de jabón. Pero más allá de la metáfora (más allá del estrecho margen de condiciones –temperatura, acidez, presión, gravedad– que permiten la persistencia…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La vida secreta de las palabras: "gazpacho"
    Escrito por
    La vida secreta de las palabras: "gazpacho" En algún manual erudito de cocina leí que la voz gazpacho tiene su origen en una palabra portuguesa, caspacho. A su vez, el linaje de este vocablo tan simpático se pierde en la Iberia prerromana. En concreto, figura como…

Cartelera

Cine clásico

  • "Emma" (1996), de Douglas McGrath
    Escrito por
    "Emma" (1996), de Douglas McGrath En 1996 el director Douglas McGrath realiza Emma, cuya protagonista, Gwyneth Paltrow tuvo que comenzar por hacer el esfuerzo de hablar inglés inglés y no inglés americano. Parece que lo logró y que ese aprendizaje…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Barbieri a solas
    Escrito por
    Barbieri a solas Fue buena idea la de Myto de reunir en un volumen varias interpretaciones de la gran mezzosoprano triestina Fedora Barbieri, es decir, dedicarle un recital a ella solita. Aunque parezca mentira, carecía de algo semejante,…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia