Escribir sobre Shakespeare

Escribir sobre Shakespeare Imagen superior: Captain Roger Fenton, CC

Alguna vez he dicho que Shakespeare mejora a quienes escriben acerca de él, que hace interesantes a quienes le dedican su atención. Un día en que comentaba con mi padrino, José Luis Velasco, los placeres que me proporcionaba Goethe, él me dijo: “¿Verdad que leer a Goethe engrandece?”.

Es cierto. No sólo algunas obras literarias de Goethe (como el FaustoLas afinidades electivas o el Wilhem Meister), sino también sus libros de memorias (Poesía y verdad) o las Conversaciones, transcritas por Eckerman. No es extraño que a un temperamento en ciertos aspectos tan alejado de Goethe como era Nietzsche, le pareciera que esas Conversaciones eran el mejor libro que conocía.

Sin embargo, suele decirse que Eckerman era un mediocre. No sé si lo era, porque algún mérito tiene ser capaz de contar tan bien lo que otro te cuenta.

Es un reproche que también se le hacía a Boswell, el biógrafo de Samuel Johnson y autor de la que suele considerarse la mejor biografía de la historia, La vida de Johnson (yo situaría en primer lugar la Historia de mi vida, de Casanova, o tal vez las memorias de Elias Canetti). Pero ahora los biógrafos ponen en duda la insipidez de Boswell y le consideran un personaje complejo e incluso fascinante, como puede comprobar quien lea sus Diarios londinenses, publicados no hace mucho.

En cualquier caso, podemos pensar que a Boswell con Johnson y a Eckerman con Goethe les sucede algo parecido a lo que he dicho de Shakespeare: Johnson y Goethe también hacen mejores a quienes se ocupan de ellos. Como es evidente, si escribes acerca de alguien interesante, tienes garantizado un cierto porcentaje de interés, simplemente repitiendo lo que él dice. Si, además, eres capaz de seleccionar con cierto tino los pasajes a citar, y de escribir algunos comentarlos con un poco de agudeza, el resultado casi siempre será bueno, y a veces extraordinario.

Es debido a esta certeza por lo que durante un año intenté leer todos los recuerdos y conversaciones relacionados con Goethe trascritos por sus contemporáneos (no sólo Eckerman), y es por ello que he leido más de diez, quizá veinte, libros, de conversaciones con Borges. Es evidente que los temas acaban repitiéndose, pero a mí nunca me fatigan. Soy como el niño que pide que le cuenten el mismo cuento todas las noches: “Hábleme, Borges, eternamente del eterno retorno”.

Lo mismo sucede con Shakespeare y por eso una de las cosas que más me gusta es leer libros sobre Shakespeare.

Siempre me descubren algo nuevo, porque la riqueza de Shakespeare parece inagotable e inabarcable. Del mismo modo que cada siglo, como decía, creo, Goethe (o tal vez Nietzsche), inventa a sus griegos, cada siglo, casi cada década, inventa a su Shakespeare, o lo lee de diferente manera, encontrando cosas que otros no vieron, quizá porque no les interesaba verlas, o porque no las buscaban.

Pero tambien hay que decir que aunque Shakespeare mejora a quienes lo tocan, no todos extraen de él la misma riqueza. El Prefacio a Shakespeare, escrito por Samuel Johnson, sigue siendo, a pesar de su brevedad, una de las mejores cosas que se han escrito sobre Shakespeare.

Otros autores interesantes (entre los que he leído recientemente) que merecen ser citados son: James Shapiro1599, un año en la vida de Shakesperare, que te hace desear que Shapiro escriba otro libro para cada año de la vida de Shakespeare, o Jan Kott, cuyo Shakespeare, nuestro contemporáneo es un ensayo extraordinario.

También me gustó mucho, casi tanto cono los anteriores, El genio de Shakespeare, de Jonathan Bate, y me está esperando Interpretar a Shakespeare, de John Gielgud, y Shakespeare, una biografia, de Peter Ackroyd, que se dice es la mejor biografía de Shakespeare.

Recuerdo otra biografía que me gustó, la que escribió el que seguramente sigue siendo el mejor y traductor de Shakespeare, Astrana Marín, a pesar de las críticas que ha recibido y de las nuevas traducciones recientes que han cambiado el panorama y parecen haberlo desplazado a un lugar secundario.

También hay muchas cosas intersantes en las conferencias sobre Shakespeare de W.H. Auden (Trabajos de amor dispersos) aunque no las he leído todas. Sin embargo, me decepcionó bastante el esperado y celebrado libro de Harold Bloom Shakespeare o la invención de lo humano, entre otras cosas porque Bloom dedica más tiempo a criticar a los otros estudiosos de Shakespeare que a hablar sobre Shakespeare: siempre parece como si todo lo que dice fuera una respuesta a las “bobadas” dichas por otros. Es, por cierto,una actitud muy distinta a la de Samuel Johnson, el crítico al que Bloom más admira, con razón, y a quien pretende imitar:

“Puedo afirmar con absoluta franqueza de todos mis predecesores lo que espero que se diga de mí en el futuro: que ninguno ha dejado de mejorar a Shakespeare y que no hay ninguno con cuya ayuda o información no esté en deuda… a todos los he tratado con la consideración que unos a otros no han tenido la prudencia de dispensarse”.

Bloom, al contrario que Johnson, utiliza demasiado a menudo a Shakespeare como a un arma arrojadiza contra los críticos rivales.

Así que después de este repaso de autores que escriben sobre Shakespeare, tal vez habría que corregir la afirmación inicial y decir que lo que sucede es que las personas interesantes se acercan a Shakespeare (y que el propio Shakespeare contribuye sin duda a que aumenten esa calidad de interesantes) y que, después, algunas de ellas escriben además sobre Shakespeare, unas mejor y otras peor, pero siempre con Shakespeare muy cerca, como es obvio.

Nota en 2011

La lectura de la biografía de Shakespeare escrita por Peter Ackroyd me decepcionó mucho. No encontré en ella casi nada que me llamara la atención o que no supiera, o que se contara desde otro punto de vista, y me pareció un libro falto de brío, sin fuerza.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • De nasis y el género nasal
    Escrito por
    De nasis y el género nasal El nasal es un género literario menor, que quizá no puede compararse con otros de más éxito, como la ciencia ficción, la novela policiaca, el terror o las vidas de santos (perdón, las autobiografías), pero…
  • Mitos y utopías americanas
    Escrito por
    Mitos y utopías americanas Una nutrida investigación de Juan Gil (Mitos y utopías del Descubrimiento, tres volúmenes coeditados en 1989 por Alianza y la Comisión del Quinto Centenario: Colón y su tiempo, El Pacífico y El Dorado) permite volver,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La charca del diablo
    Escrito por
    La charca del diablo Viví intrigada durante muchos años por una predilección que no comprendía: la de mi madre por La charca del diablo, novela breve de George Sand. La incomprensión se debía a varios factores, no…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El precio de la independencia: el olvido...
    Escrito por
    El precio de la independencia: el olvido... "¿A qué se debe el desconocimiento en que hoy se tiene a Juderías? Quizás al hecho de que en vida no estimó necesario pertenecer a ningún partido o grupo de interés claramente identificable. Hombre independiente,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia