¿Qué es el deus ex machina?

¿Qué es el deus ex machina? Imagen superior: La Deus Ex Machina. interface central de la Ciudad de las Máquinas en la saga Matrix © Village Roadshow Pictures, Silver Pictures, NPV Entertainment, Warner Bros. Pictures. Reservados todos los derechos.

Deus ex machina, o apò mekhanês theós, quiere decir «Dios a través de la máquina». Se refiere a un mecanismo de poleas que en los teatros griegos permitía que un personaje apareciese en el escenario como si descendiese desde las alturas.

«Cuando el desenlace de una obra no resultaba fácil y la situación estaba muy embrollada, se utilizaba la máquina para hacer descender a Zeus, quien era capaz de arreglarlo todo en un momento: "Tú te irás con Fulano", "Tú regresarás a tu patria y no tomarás venganza", "Tú heredarás el reino". Gracias a la intervención del padre de los dioses, el mundo volvía en un instante a estar ordenado, lo que era un alivio para el autor de la obra, que, de este modo, salía fácilmente de cualquier callejón sin salida narrativo» (Las paradojas del guionista).

Aristóteles desaprueba en su Poética el recurso fácil al deus ex machina:

«El desenlace también debe surgir del argumento mismo, y no depender de un artificio de la escena, como en la Medea» (Poética).

 En la Medea de Eurípides, en efecto, Apolo salva a Medea de una muerte segura enviándole el carro del Sol, en el que huye.

Charles-André van Loo, "Mademoiselle Clairon en Médée" (1760). El carro del Sol desciende para salvar a Medea, que acaba de matar a sus hijos.

En definitiva, el deus ex machina era un recurso fácil que no nacía de la trama misma, injustificado, una solución improvisada que no era coherente con lo que se había contado hasta entonces.

En la película Adaptation, el gurú del guión Robert McKee (interpretado por Brian Cox) le explica todo esto al guionista Charlie Kauffman (Nicolas Cage).

"Te contaré un secreto –le dice–. El final hace la película. Gánatelos al final y tendrás un éxito. Puedes tener fallos, problemas... pero gánatelos al final, y tendrás un éxito. Encuentra un final... pero no hagas trampas, y ni se te ocurra utilizar un deus ex machina a última hora. Tus personajes deben cambiar, pero el cambio debe surgir de ellos. Haz eso... y te irá bien". 

Hoy en día, la expresión deus ex machina se emplea para referirse a un desenlace que no se deduce de manera lógica de la trama, sino que resulta gratuito: aparece un personaje del que no hemos tenido noticia en toda la película; conocemos en el último instante un dato que lo resuelve todo, una carta misteriosa, un parentesco inesperado… De este modo se consigue un desenlace sorprendente, pero no inevitable, y hay que tener en cuenta que uno de los consejos más interesantes para escribir un buen guión es que su desenlace sea sorprendente pero, al mismo tiempo, inevitable. Es decir, que el espectador se lleve una pequeña o gran sorpresa, pero que, al mismo tiempo exclame: “¡Este es el desenlace que tenía que ser!”.  Es la paradoja número 19 de mi libro Las paradojas del guionista. Aristóteles también menciona esta paradoja de lo sorprendente e inevitable:

“Tales incidentes tienen el máximo efecto sobre la mente cuando ocurren de manera inesperada y al mismo tiempo se suceden unos a otros; entonces resultan más maravillosos que si ellos acontecieran por sí mismos o por simple casualidad. En efecto, hasta los hechos ocasionales parecen más asombrosos cuando tienen la semejanza de haber sido realizados a designio; así, por ejemplo, la estatua de Mitis en Argos mató al hombre que había causado la muerte de aquél al caer sobre éste en una ceremonia. Hechos de tal tipo no parecen sucesos casuales. Por eso las fábulas de esa clase resultan necesariamente mejores que las otras” (Poética, 1452a)

Rembrandt: "Aristóteles con un busto de Homero"

También Horacio dice en su interesantísima Arte Poética (también llamada Epístola a los Pisones) que los dioses no deben intervenir para solucionar el desenlace, excepto cuando sea inevitable:

“Un dios nunca intervenga: excepto que el desenlace requiera juez divino”.

En Poderosa Afrodita, una parodia del teatro griego, Woody Allen ofrece un irónico y moderno deus ex machina. Vemos a Linda, una prostituta y actriz porno que quería casarse y llevar una vida normal, pero que ha visto sus sueños rotos al revelar a su novio en qué trabaja. Ahora viaja en su coche sin saber qué va a ser de su vida…

"Y en cuanto a Linda –cuenta el coro griego–, se fue hasta Wompsville y le suplicó a Kevin que la volviera a aceptar, pero fue inútil. De todos modos, ya volvía hacia casa, angustiada y sintiendo que la vida no tenía esperanza, cuando... a propósito de deus ex machina [un helicóptero desciende del cielo, su tripulante sube al coche de Linda y le explica el incidente] 'Nos hemos desestabilizado. El aparato se ha desequilibrado y la radio ha empezado a zumbar, y he tenido que aterrizar para telefonear. A propósito, gracias por pararte, me llamo Don' [El coro continúa su narración en off] Y así Linda se casó con un hombre maravilloso, que no era intransigente ni reprimido, y la aceptó, e incluso se rió con los locos relatos de su promiscuo pasado, y así, nuestro pequeño drama griego llega a su fin".

Por otra parte, cuando se usa el deus ex machina se está olvidando una regla que es también una paradoja:

“Nosotros creamos las leyes, pero también estamos sometidos a ellas (Paradoja nº 22)”.

El guionista o el novelista son el Dios de su creación, pero no deben olvidar que incluso Dios tiene que seguir sus propias leyes. Los filósofos medievales también discutieron acerca de las limitaciones de Dios. Una de ellas es que no puede hacer que lo que ha sucedido no haya sucedido (como mucho, puede hacer que todos olvidemos que ha sucedido); otra es que no puede crear una piedra que él mismo no pueda destruir, o su inverso: que no puede crear una piedra indestructible y después destruirla. Leibniz también decía que Dios estaba sometido a lo que el llamaba el Principio de Razón Suficiente, que se resume en que Dios sólo puede hacer lo mejor.

En junio de 1958, J.R.R. Tolkien escribe a Forrest J. Ackerman: "El fracaso de las malas películas consiste, a menudo, precisamente en la exageración y en la intromisión de material impropio, que son consecuencia de no percibir dónde se encuentra el meollo del original. (...) Las Águilas son una 'máquina' peligrosa. Las he utilizado con moderación, y ese es el límite absoluto de su credibilidad o su utilidad".

Cuando el guionista decide no seguir las normas del relato que él mismo ha creado y se saca de la chistera una solución injustificada está, en consecuencia, recurriendo a un deus ex machina. Y en principio no debería recurrir a ello.

Sin embargo, siempre hay excepciones, como mostraré en los próximos capítulos de este mini seria.

Continúa en: Dios y el deus ex machina

Lo contrario del deus ex machina es, por supuesto, el diabolus ex machina

En el guión de La vida de Brian (1979), los Monty Python hacen que una nave extraterrestre salve inesperadamente al protagonista cuando éste, al huir de unos legionarios romanos, cae de una torre.

Copyright © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Hasta ahora
    Escrito por
    Hasta ahora Unas cuantas imágenes insisten en mi memoria cuando evoco a Luis Rosales. Ni por nacimiento ni por edad nos correspondía encontrarnos. Sin embargo, la evidente coincidencia literaria y algunos años de trabajo en común en…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Ética y genética
    Ética y genética El ácido desoxirribonucleico, o ADN, se descubrió en 1869. Para 1943 se había confirmado que es la molécula que almacena la información genética de los seres vivos. Y en 1953 se descifró su…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

  • "La iguana": En contra de lo ideal
    Escrito por
    "La iguana": En contra de lo ideal Debo advertir que no me cuento entre los admiradores incondicionales de Monte Hellman, ni entre los fanáticos de su excelente Two-Lane Blacktop (1971). A decir verdad, me quedé de una pieza cuando por fin logré…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • "Air Wonder Stories" (1929)
    "Air Wonder Stories" (1929) En 1929, Hugo Gernsback –cuya figura absolutamente fundamental para el género de la ciencia-ficción, en su calidad de editor, glosaremos en otra ocasión– perdió el control de su hija predilecta, Amazing Stories, cuando su compañía…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • La ruina de la música
    Escrito por
    La ruina de la música En la ciudad de Nueva York, a un saxofonista clásico al que conozco le pidieron que tocase en vivo para un evento en una tienda grande y exitosa, que vende computadoras, teléfonos y otros equipos…
  • Entre Mozart y Gluck
    Escrito por
    Entre Mozart y Gluck Como antes Lully, Haendel o Gluck, recordando sólo a los que lograron que sus obras basadas sobre la Jerusalén conquistada de Tasso sobrevivieran al paso del tiempo, Giuseppe Sarti compuso para la inauguración del Teatro…

logonegroecologia

Coffy, CC