Una mentira noble

Una mentira noble Imagen superior: Nizám ul Muluk apuñalado por uno de los asesinos del Viejo de la Montaña.

«Esta secta, la más temible de todos los tiempos» (Las cruzadas vistas por los árabes, Amin Maalouf)

En La verdadera historia de las sociedades secretas dediqué un capítulo a una de las sectas o sociedades secretas más temidas y célebres de la historia, la de los asesinos del Viejo de la Montaña. El creador de esta extraña organización fue Hassan-i Sabbah, que durante su juventud había sido amigo y compañero de estudios de dos hombres justamente célebres, el gran poeta y matemático Omar Jayyam y el gran estadista Nizám ul Muluk, al que tiempo después Hassan ordenaría asesinar. Otras versiones aseguran que Nizán fue asesinado por el propio Sultán, o que su muerte se debió a un complot para evitar que el reino selyúcida se uniera al Islam chii, lo que le habría convertido, por otra parte, en aliado del propio líder de los asesinos, Hassan.

De todo esto hablo en mi libro, pero aquí quiero referirme a un aspecto curioso que parece mostrar el origen Platónico de la secta de los asesinos. Lo encontré por casualidad al releer en los últimos días La República de Platón.

En su largo diálogo acerca de la república ideal, Platón muestra a Sócrates y Glaucón (hermano mayor del propio Platón) conversando acerca de cómo organizar una utopía perfecta, en la que habría tres clases sociales, los guardianes o arcontes, los auxiliares y el resto. Pero hay una cuestión que preocupa a los dos amigos, como ha preocupado a todos los sabios y filósofos siempre que se han tenido que relacionar con los reyes y con la clase militar: cómo convencer a los militares, a los guardianes que protegen el Estado, para que cumplan con su deber pero no aspiren al poder total.

En la época de los Reinos Combatientes de China, esa fue una de las preocupaciones principales de los filósofos, quienes, del mismo modo que Nizám ul Muluk o el propio Platón junto al tirano de Siracusa, aspiraban a controlar el gobierno pero también a no perder la cabeza en el intento. Muchos fracasaron, como Lü Buwei, Han Feizi o Lisi, que acabaron de manera trágica, e incluso el poderoso Señor de Shang, que instauró la Ley absoluta, bajo la que él mismo acabó despedazado por cuatro caballos que tiraban de sus cuatro extremidades en direcciones opuestas.

En Roma también sabemos cómo acabó la República cuando un general ambicioso llamado Julio César estuvo a punto de coronarse y, con su muerte en las escalinatas del senado, dio comienzo a la Guerra Civil y al Imperio, única manera que se le ocurrió a Octavio Augusto para mantener a los militares cumpliendo esa obligación de guardianes que les otorgaba Sócrates en La República y no aspirar a suplantarlo. Y también sabemos que con el tiempo los militares en Roma derribaron el Imperio y dieron inicio a una sucesión de crímenes imperiales, que entronizaban uno tras otro al general más cruel, sanguinario o astuto. Nos lo ha contado Gibbon con asombrosos detalles en ese libro inigualable que es Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano.

Sócrates, que sin duda se da cuenta del peligro de crear una clase militar separada de las otras clases y obediente a la de los Arcontes o gobernantes filósofos, propone a Glaucón contar a los niños que nazcan en su república utópica un elaborado mito, “una mentira noble”, para que no sientan deseos de olvidar sus deberes con el estado y convertirse en los nuevos amos. En primer lugar, habría que convencer a todos esos futuros ciudadanos de que la tierra misma los “habría criado y moldeado” en su seno y que, una vez que estuvieron completamente formados, la tierra, por ser su madre, los dio a luz:

«Y por ello deben ahora preocuparse por el territorio en el cual viven, como por una madre y nodriza, y defenderlo si alguien lo ataca, y considerar a los demás ciudadanos como hermanos y como hijos de la misma tierra».

Es decir, que todos los ciudadanos deben creer que son hijos de la tierra (se supone que del territorio concreto en el que han nacido, por ejemplo, Atenas) para que, de este modo, defiendan ese territorio, por considerarlo literalmente su tierra madre. El mito, como señala el propio Sócrates, se basaría en un “relato fenicio” que “ya ha tenido éxito en muchas partes”. Se refiere, por supuesto, al mito de origen de la ciudad vecina de Atenas, Tebas, y de su región, la Cadmea. En ese mito se cuenta como un hombre de origen fenicio, Cadmo, hijo del rey cananeo Agénor de Tiro, lanzó los dientes de un dragón a la tierra, y que de ellos nacieron los spartoi, primeros pobladores de su nueva patria.

unamentiranoble2

Representación medieval de Cadmo sembrando los huesos del dragón, de los que nacen los spartoi

El problema, dice Sócrates, es que aunque ese mito ha prosperado en muchos lugares, no sería fácil hacer que lo creyeran en Atenas o en la República ideal. Para lograrlo, hará falta inventar otras mentiras nobles.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la identidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015), El espectador es el protagonista (Alba, 2015) y El arte del engaño (Ariel, 2018).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Entrevista con Daniel Tubau.

logomamut

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Hamlet, detective
    Escrito por
    Hamlet, detective En la presentación de No tan elemental: Cómo ser Sherlock Holmes junto a Carlos García Gual en la librería Rafael Alberti, uno de los asistentes nos hizo una pregunta muy interesante acerca de Hamlet como…
  • Barthesiana
    Escrito por
    Barthesiana Hace algo más de cien años nació Roland Barthes, ese Gran Cocinero de la sopa de letras que a muchos nos sigue nutriendo. Le quiero rendir un fugacísimo homenaje como lector y como oyente que…
  • ¿Agua alcalina?
    ¿Agua alcalina? Siempre será un misterio para mí la razón de que mucha gente confíe, de manera tan plena y con tanta facilidad, en cualquier tipo de remedio milagro que les ofrezca el primer estafador que…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La vida secreta de las palabras: "camuflaje"
    Escrito por
    La vida secreta de las palabras: "camuflaje" Dependiendo de las miradas, los ejercicios de ocultación y enmascaramiento no son del todo reprobables. En ocasiones, este disimulo puede cumplir un fin estético, tal y como sucede en los elementos de camuflaje urbano que…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…
  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC