Ciencias sociales…

Ciencias sociales… Imagen superior: La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, conversa con el ministro alemán de finanzas, Wolfgang Schäuble. Foto: Simone D. McCourtie / World Bank, CC

El debate es muy viejo, e inevitablemente polémico: ¿son ciencias las ciencias sociales? ¿Son tan “científicas” como las ciencias naturales? ¿Quién decide, a fin de cuentas, qué es científico y qué no? 

La diferencia no estriba, como muchos piensan, en la metodología que cada tipo de ciencias utiliza: las ciencias sociales pueden ser tan matemáticas, sistemáticas y rigurosas como sus primas “duras”, y en muchos casos incluso pueden hacer experimentos. 

La diferencia radica, creo, en otra cosa: su objeto de estudio. Las ciencias naturales estudian, obviamente, la naturaleza, es decir, el universo físico que nos rodea (y excluyen, por definición y por necesidad metodológica, el estudio de lo sobrenatural). Las ciencias sociales, en cambio, estudian las sociedades. Y he aquí el problema, porque al ser el humano elemento central de toda sociedad, y al mismo tiempo quien la estudia, el problema de separar a estudioso y estudiado se vuelve muy complicado. 

Un ejemplo sencillo es el de un antropólogo que va a estudiar alguna tribu exótica (¡por ejemplo, la de los científicos!). ¿Cómo hacer para evitar que su sola presencia altere la forma “normal” de comportarse de sus sujetos de estudio, haciendo que el resultado de su investigación se vea sesgado? 

Un caso más sugestivo lo muestra mi colega columnista Carlos Mota –incansable y más que entusiasta defensor del capitalismo, el liberalismo económico y las empresas– en su columna en Milenio Diario

Hablando de la crisis financiera de Portugal, y de cómo la agencia Moody’s calificó de “basura” los bonos de deuda emitidos por esta nación, Mota critica que el ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, dijera que Moody’s, junto con Standard & Poor’s y Fitch, las otras dos grandes NRSROs estadounidenses (Nationally Recognized Statistical Rating Organizations, Organizaciones Calificadoras Estadísticas Nacionalmente Reconocidas, o simplemente “agencias calificadoras”) forman parte de un “oligopolio” que “debe romperse”. “Schäuble estaba molesto”, comenta Mota, “porque Moody’s bajó la calificación de deuda a Portugal, lo que inyectó ‘estrés’ de nueva cuenta en la zona euro”. 

 “Las estrictas metodologías de evaluación de las agencias son ampliamente respetadas”, añade Mota, y a continuación pregunta, socarrón: “¿O qué? ¿Si rompemos el oligopolio y una nueva agencia califica mejor la deuda de Portugal, ese país sí pagará sus deudas?”. 

Quizá la cosa no sea tan sencilla, pero es claro que las evaluaciones de las agencias calificadoras sí tienen el poder de afectar decisivamente la economía de las naciones calificadas. Así como el mero rumor de una posible devaluación puede causar que ésta ocurra (el ejemplo clásico de una “profecía autocumplida", y no por magia, sino porque el rumor puede hacer que los inversionistas saquen su dinero del país, precipitando la devaluación), una calificación negativa de deuda puede precipitar que una nación caiga en la insolvencia, al dificultar que encuentre apoyo de inversionistas. “Los anuncios de Moody's sobre posible o real rebaja de calificación de los bonos de un país puede tener un gran impacto político y económico, como por ejemplo en Canadá en 1995”sentencia la Wikipedia.

El problema es que a diferencia de la naturaleza, que no cambia según nuestras creencias o deseos, y que por ello puede estudiarse con cierta aspiración de objetividad, los sistemas sociales son fuertemente influidos por lo que creemos, pensamos, decimos o hacemos con respecto a ellos. 

No dudo que las ciencias sociales sean tan “ciencias” como las naturales. Pero es claro que se trata de un tipo de ciencias muy distinto… y mucho más difícil de estudiar.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Los siete velos del conocimiento
    Escrito por
    Los siete velos del conocimiento La semana pasada hablé de la cortina acusmática, tras la que los discípulos menos apreciados por Pitágoras tenían que escuchar sus demostraciones geométricas, sin poder ver los trazos ni las figuras. También conté el moderno…
  • El asunto Dreyfus
    Escrito por
    El asunto Dreyfus A Émile Zola (1840–1902) le tocó morir cien años después del nacimiento de Víctor Hugo. Los reúnen no sólo las fechas sino también esa suerte de apostolado laico, muy francés de otros tiempos, que hace…
  • Alimentar al trol
    Alimentar al trol Nada más desesperante que una discusión empantanada. Pero cuando uno se dedica a la comunicación pública de la ciencia, cuyo objetivo es precisamente difundir y promover las ideas científicas entre el público general,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Sevilla, cabeza del mundo civilizado
    Escrito por
    Sevilla, cabeza del mundo civilizado Por Real Cédula de 20 de enero de 1503, los Reyes Católicos ordenaron la creación de la Casa de Contratación en la ciudad de Sevilla. Nacía así una institución pionera, dedicada a "recoger y tener…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Elogio del monstruo gigante
    Escrito por
    Elogio del monstruo gigante Monster movie, monster film, creature feature o kaiju eiga... Es verdad que son muchas las etiquetas con las que nos referimos al cine de monstruos gigantes y de humanos minúsculos. Desde que en 1925 Willis…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Un Verdi desde Cagliari
    Escrito por
    Un Verdi desde Cagliari Se conoce muy bien la actividad del Teatro Lírico de Cagliari en Cerdeña, que cada año sorprende con una programación original con respecto a otros escenarios italianos, a través de la cual se van llenando…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC