Científicos bocones

Científicos bocones Imagen superior: Richard Dawkins (Autor: Matthias Asgeirsson, CC)

El desafortunado personaje principal de la magnífica novela Solar (Anagrama, 2011), de Ian McEwan, el físico teórico y premio Nobel Michael Beard, comete el error de mencionar en una conferencia que, según varias investigaciones, es posible que existan diferencias en los cerebros de hombres y mujeres, y que esto podría explicar –aparte del obvio sesgo cultural impuesto durante décadas por la discriminación sexista– por qué hay tan pocas mujeres en la física. 

El clamor que se desata amenaza con destruir su prestigio. Se convierte en blanco del desprecio general y es tildado de misógino, sexista, determinista genético, falócrata, hegemonista masculino y hasta nazi. 

El episodio está evidentemente inspirado en el caso de Lawrence (Larry) Summers, el polémico economista y ex–rector (“presidente”, le llaman ahí) de la Universidad de Harvard que, en 2005, declaró que ciertas diferencias intrínsecas en las capacidades de hombres y mujeres para la ciencia podrían explicar por qué hay tan pocas mujeres en puestos científicos importantes. El escándalo resonó a nivel mundial, y lo obligó –junto con el rechazo previo a su forma de manejar la universidad– a renunciar al puesto a los pocos meses. 

Y es que a veces, aunque las afirmaciones públicas de los científicos pudieran tener fundamento, o al menos ser discutibles, muchas veces harían mejor en mantenerlas en privado. Un caso más reciente es el de James D. Watson, co–descubridor de la doble hélice del ADN y uno de los fundadores de la genética molecular, cuando afirmó en 2007 que la inteligencia de los negros era menor que la de los blancos, y que había que tomar eso en cuenta para tratarlos con justicia (luego se declaró incrédulo y “atónito” de haber dicho eso). Como resultado, tuvo que renunciar a su puesto como director de uno de los principales laboratorios de investigación en biología molecular (el Cold Spring Harbor Laboratory, institución pionera del área). Quedó marcado como “racista”. 

El caso se repite. Richard Dawkins, el reconocido etólogo (biólogo del comportamiento), teórico de la evolución (su tesis –frecuentemente malentendida– del “gen egoísta”, que permite entender la evolución en términos de selección de genes, no de organismos, fue revolucionaria) y espléndido divulgador científico (durante años fue titular de la cátedra de Comunicación Pública de la Ciencia en la Universidad de Oxford), cometió el error de abrir su bocota y opinar en un blog donde la bloguera racionalista Rebecca Watson se había quejado de haber sido acosada por un hombre en un elevador, ¡justo luego de haber dado una conferencia donde denunciaba el acoso de hombres hacia mujeres! 

Dawkins tuvo el mal gusto de opinar públicamente, sin que hubiera necesidad (y para colmo, con profundo sarcasmo), que ser acosada “sólo con palabras” era poca cosa comparada con los maltratos que muchas mujeres sufren en países con gobiernos islámicos radicales. La respuesta de las feministas, y de la comunidad en general (quizá avivada en parte por el rechazo que despiertan en muchos las posiciones radicalmente ateas que Dawkins ha adoptado en los últimos años), fue virulenta, y amenazó con hacer trizas su imagen pública. 

El triste resultado es que la sociedad, otra vez, corre el riesgo de perder una voz que, cuando habla con sensatez, ha enriquecido la discusión pública al promover la cultura científica. ¿Por qué será que algunos científicos famosos no saben cuándo cerrar la boca?

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Wittgenstein, Neurath y los memes
    Escrito por
    Wittgenstein, Neurath y los memes Tanto el intento de Neurath con sus protocolos, como el de Wittgenstein con sus proposiciones atómicas, se asemejan a la teoría de los memes no sólo en su ambición de convertir en definida una cosas tan ambigua…
  • Metáfora y traducción
    Escrito por
    Metáfora y traducción La metáfora y la traducción se codean en el mismo volumen borgiano, el paradójicamente titulado Historia de la eternidad. Ello ocurre a propósito de dos literaturas “primitivas”, las sagas nórdicas y Las mil y una…
  • Leer los recuerdos
    Leer los recuerdos La memoria es uno de los enigmas del cerebro. No hay duda de que se trata de un proceso físico —pensar lo contrario sería caer en el misticismo—, pero su funcionamiento detallado ha…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Fuerte Navidad
    Escrito por
    Fuerte Navidad Habían pasado casi tres meses. Casi noventa noches desde aquella madrugada en la que Rodrigo, al que decían de Triana, gritó "¡Tierra!" desde lo más alto de La Pinta, la más ligera de las tres…

Cartelera

  • Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Tully" (Jason Reitman, 2018) Pocos guionistas de cine se convierten en celebridades, y la fama de esta minoría resulta especialmente efímera. Le sucedió a Joe Eszterhas a raíz del tremendo éxito de taquilla que fue Instinto básico (Paul Verhoeven,…
  • Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Hereditary" (Ari Aster, 2018) Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Nuestros antípodas extintos
    Escrito por
    Nuestros antípodas extintos Antes de llegar al País de las Maravillas, mientras caía a través del hoyo del conejo, Alicia comenzó a imaginarse lo que sucedería si atravesara la Tierra y apareciera en el otro lado del planeta.…