Dicotomías: el mundo partido en dos

A primera vista, el mundo que nos rodea parece estar formado por categorías opuestas. Blanco o negro, día o noche, hombre o mujer, izquierda o derecha, vida o muerte, bueno o malo, homosexual o heterosexual, pobre o rico, rubio o moreno, sabiduría o ignorancia, belleza o fealdad, guerra o paz…

Sólo a primera vista, porque cuando las cosas se analizan con más detenimiento, se encuentra que la distinción entre dos extremos casi nunca es tan clara. Pocas veces hay en la naturaleza, o en las cosas humanas, fronteras bien definidas. Lo más frecuente es que entre dos extremos lo que haya sea una gama, más o menos extensa pero siempre gradual, de tonos de gris.

La ideología que tiende a reducir una situación compleja y diversa a dos extremos se conoce como “maniqueísmo” (por referencia a una secta religiosa del siglo III, fundada por el sabio persa Mani o Manes, que afirmaba que en el mundo había una lucha eterna entre dos principios espirituales opuestos; por ejemplo, que el alma es dios, pero el cuerpo es el demonio). En la vida diaria, en la política y en otros campos, el maniqueísmo puede ser un gran obstáculo, pues dificulta la discusión, evita que se llegue a acuerdos y fomenta en cambio la polarización: la formación de “polos” de opinión extremos y opuestos.

Pero la tendencia a interpretar el mundo en términos de dicotomías (“división en dos partes”; del griego di, dos, y tomía, cortar) no es sólo un mal hábito de pensamiento: es también una característica de nuestro cerebro que tiene un origen evolutivo. Los cerebros animales fueron “programados” por la selección natural para inicialmente, cuando enfrentan un sistema complejo y desconocido, separar las partes que lo forman en categorías extremas, normalmente dos.

Esta primera aproximación permite introducir un poco de orden en lo que parecía un completo caos. A partir de este primer modelo, nuestro cerebro puede comenzar a analizar y generar hipótesis para entender el sistema que estamos observando, y tratar de predecir su comportamiento.

También los científicos, cuando investigan un sistema nuevo, tienden a usar dicotomías: orgánico/inorgánico, vivo/ inerte, cuerpo/mente, natural/artificial, animal/humano… Y sin embargo, conforme su análisis avanza y se profundiza, normalmente acaba mostrando que tales categorías son más bien construcciones artificiales que nos permiten ordenar el mundo para comenzar a estudiarlo, pero que no necesariamente existen en la naturaleza.

En ciencia, y en todos los asuntos humanos, las dicotomías exigen un manejo especialmente cuidadoso. Tomadas demasiado en serio, nos pueden hacer caer en el maniqueísmo.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Ensayar
    Escrito por
    Ensayar En su inteligente, aguda y divertida miscelánea Metáfora y memoria. Ensayos reunidos (traducción de Ernesto Montequin, Mardulce s/l, 2016) define Cynthia Ozick el ensayo como un “cuerpo tibio”, equidistante de la fría ciencia y de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • St. Andrews, patrón de Escocia
    Escrito por
    St. Andrews, patrón de Escocia Andrés, junto a su hermano Simón Pedro, fue uno de los doce pescadores de almas escogidos por aquel que decía ser hijo de Dios. Tras la muerte de su Maestro, Andrés se trasladó a Grecia,…

Cartelera

Cine clásico

  • Mujeres, hombres y cintas de Pilates
    Escrito por
    Mujeres, hombres y cintas de Pilates En la película Hechizo de luna (1987), de Norman Jewison, hay dos escenas que vienen al pelo para este artículo. En la primera de ellas, Rose Castorini, la madre de la protagonista, observa una disputa…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • En memoria de Ferdinand Hiller
    Escrito por
    En memoria de Ferdinand Hiller Ni siquiera el centenario de este músico francfortés sirvió para repasar, al menos en parte, su obra. El compacto que hoy les recomendaré cumple acabadamente con iluminar la sección pìanística de ella. Pensemos que Chopin…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC