Economía y darwinismo

Aunque las ciencias naturales y las sociales son muy distintas, entre ambas hay muchísimas relaciones.

La economía, por ejemplo, ha empleado ideas provenientes de las matemáticas y la física para crear las técnicas de análisis, modelos y simulaciones que le permiten entender y —quizá— predecir el comportamiento de los mercados.

Pero también la biología —en especial la evolutiva— tiene relación con la ciencia económica. Para empezar, porque la genial idea de Charles Darwin (que la evolución obedece a un proceso de competencia y selección natural a partir de la diversidad de especies existentes, al enfrentarse a los retos que impone el ambiente) partió de las observaciones de un economista (y demógrafo), Thomas Robert Malthus, quien señaló que si los recursos son limitados habrá una lucha por ellos. Esta idea inspiró en Darwin el concepto de selección natural.

Y para seguir, porque la economía misma es un sistema darwiniano: en él hay variabilidad, competencia y selección, o “supervivencia del más apto”. La aparición de empresas enormemente exitosas que “devoran” a otras menos eficientes (como las cadenas de mini-tiendas de autoservicio que sustituyen a las amables “tienditas de la esquina”) es un ejemplo de cómo las fuerzas darwinianas del mercado, dejadas en completa libertad, pueden llevar a la aparición de monopolios que dejan mucho dinero a sus dueños, pero perjudican a sus competidores (llevándolos hasta la extinción), así como al consumidor.

Los desastrosos efectos de los monopolios, en economía, son comparables a lo que ocurre en un ecosistema cuando se introducen en él especies extrañas que no tienen competidores, y que pueden por tanto acabar con las especies locales. (No en balde los términos economía y ecología comparten la misma raíz griega: oikos, casa).

Los sistemas darwinianos, dejados a sus propias reglas, no siempre llevan a situaciones deseables desde un punto de vista humano. A veces puede ser conveniente interferir con la naturaleza, para alterar un resultado que nos resulte inaceptable. Es lo que hacemos, por ejemplo, cuando inventamos tratamientos para ayudar a quienes padecen enfermedades hereditarias, o cirugías para corregir los defectos congénitos. Estamos yendo en contra de la selección natural, pero al hacerlo actuamos en forma humanitaria. Lo humano no tiene por qué obedecer las fuerzas evolutivas.

Quizá convendría pensar en esto cuando escuchamos a ciertos economistas, demasiado radicales, que defienden a capa y espada la total libertad de los mercados.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Sherlock Holmes, científico
    Escrito por
    Sherlock Holmes, científico Alexandra von Schelling en la reseña y entrevista que se publicó en El Mundo (“Para que Watson sea como Sherlock”) proponía un destacado que me parece muy acertado: “El detective de Conan Doyle tiene un valor científico/moral: el…
  • Reality show
    Escrito por
    Reality show Un fantasma recorre las televisiones, como si la televisión misma no fuera una colección de fantasmas: los programas que juegan a reality show y reúnen en un espacio cerrado a un grupo de personas seleccionadas…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El destino de Cristóbal Colón
    Escrito por
    El destino de Cristóbal Colón El 20 de mayo de 1506, moría Cristóbal Colón. Dicen quienes le conocieron que era alto y delgado. De nariz aguileña y ojos garzos, sus cabellos habían encanecido prematuramente. Cuentan que era afable con los…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • La otra "Italiana"
    Escrito por
    La otra "Italiana" Un buen homenaje a un autor, en este caso compositor, es programar una de sus obras en condiciones óptimas; un homenaje mejor aún es programar la obra de un colega contemporáneo de aquél, compuesta casi…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia