El sentido de la muerte

El sentido de la muerte Imagen superior: Brian, CC

Una de las muchas cosas para las que la ciencia no tiene una respuesta definitiva —de hecho, no tiene ninguna respuesta, aunque muchos sigan empeñados en pedírsela—, es esa elusiva cuestión filosófica que se conoce como “el sentido de la vida”. Pero cuando se considera la cuestión opuesta, las cosas son muy distintas. La ciencia tiene no una, sino varias formas de entender el significado e incluso la utilidad que puede tener la muerte (considerada desde un punto de vista biológico, desde luego).

En primer lugar, podríamos decir que la muerte es una conclusión lógica de un proceso que, de acuerdo con la termodinámica, va en contra del sentido general de Universo.

La segunda ley de la termodinámica —una de las leyes más generales que la ciencia haya encontrado— nos dice, a grandes rasgos, que todos los procesos tienden a aumentar el desorden del sistema en el que ocurren. La vida, con su tendencia a crear orden donde no lo había (reproducción, crecimiento, evolución) parece ir en contra de esta tendencia general, aunque ello sólo sucede a nivel local, aparente: el aumento de orden que representan los seres vivos se compensa con una disminución mayor del orden del sistema completo en el que viven.

Para el biólogo, la muerte es un fenómeno que aparece tarde en la evolución. Los primeros seres vivos —células individuales que se reproducían dividiéndose en dos— eran, en cierto sentido, “inmortales” (como lo son las bacterias de hoy en día). Nacen de la división de una célula preexistente; crecen y se reproducen dividiéndose a su vez... y nunca mueren de viejas, sino que se renuevan con cada división.

Es hasta la aparición de la reproducción sexual —que implica la mezcla de los genes de dos organismos para producir un nuevo descendiente, distinto de ambos progenitores— que aparece el fenómeno colateral que conocemos como muerte. Curiosamente, este desarrollo coincide con la aparición de los organismos multicelulares.

La muerte desempeña también un papel indispensable en uno de los procesos que consideramos como el símbolo mismo de la vida: el desarrollo de un embrión hasta dar origen a un bebé. En efecto, al ir multiplicándose las células que forman el embrión, algunas de ellas, siguiendo su programa genético, tienen que morir para permitir que se formen las estructuras del nuevo ser humano. Los espacios entre los dedos, por ejemplo, se forman de esta manera.

De modo que vida y muerte están entrelazadas, y lejos de ser una la antítesis de la otra, forman parte de una unidad. Quizá era esto lo que intuían ya nuestros antepasados cuando celebraban el día de muertos, una de nuestras más originales tradiciones.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Niemeyer
    Escrito por
    Niemeyer No haré a destiempo el recordatorio de del arquitecto brasileño Oscar Niemeyer (1907-2012). Simplemente, quiero subrayar un hecho que define al maestro: el siglo de vida lo encontró trabajando en su estudio costeño, mirando, a…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Una mano de Tarot
    Escrito por
    Una mano de Tarot Una mano de Tarot cambió mi vida hace muchos años. Y no por lo que dijeran los arcanos, que ni lo recuerdo. No. Todo cambió a raíz de la conversación posterior que tuve con aquella…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mascagni medievalista
    Escrito por
    Mascagni medievalista Para su décima ópera, Isabeau, Mascagni acudió a un tema medieval, servido por Luigi Illica (el libretista pucciniano) que tomó libremente, nada menos que de la leyenda de Lady Godiva, la mujer que se subió…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC