Espiar los sueños

En su película Hasta el fin del mundo (1991), Wim Wenders imagina un aparato que permite visualizar lo que otra persona ve o ha visto, incluso sus sueños. Y es que, a diferencia de los impulsos nerviosos que van de los ojos al cerebro, la experiencia de ver algo es un estado mental, no un proceso fisiológico. Nuestros ojos y cerebro ven, pero la sensación subjetiva de ver la experimenta nuestra mente.

Por eso, hasta ahora, la única forma de saber lo que alguien está viendo “en su cabeza” —o lo que está soñando— es que nos lo diga. Esta subjetividad de las experiencias mentales ha sido un gran obstáculo para las psicoterapias y, en general, el estudio de la mente.

Pero quizá eso cambie. La revista Nature publicó en 2008 un estudio del grupo de Jack Gallant, de la Universidad de California, que constituye un primer paso en el desarrollo de lo que él llama un “decodificador visual general”: una máquina para saber lo que una persona ve, a partir no de lo que dice, sino de la activación de distintas áreas de la corteza visual de su cerebro.

Gallant realizó experimentos con dos voluntarios a los que se les mostraron mil 750 imágenes (fotografías “naturales”, no formas geométricas simples), al tiempo que se registraba, por resonancia magnética, qué áreas cerebrales se activaban. Con estos datos, se generaron modelos de computadora que podían reproducir los patrones de activación cerebral a partir del estímulo visual.

Luego se utilizaron los modelos para predecir qué respuesta cerebral se produciría si se mostraran otras 120 imágenes (distintas) a los mismos sujetos. Finalmente, se mostraron esas 120 imágenes a los voluntarios, y se registró qué áreas de sus cortezas visuales se activaban.

Lo asombroso es que, comparando sólo estos datos con las predicciones del modelo computarizado, ¡se logró identificar qué imágenes estaban viendo los sujetos! El margen de aciertos, con uno de los voluntarios, fue de 92 y 72 por ciento para el otro (adivinando al azar, se esperaba menos del uno por ciento de aciertos).

Con este avance, es posible que algún día podamos ver las imágenes que alguien más está pensando. Esto podría funcionar para confirmar la efectividad de psicoterapias y auxiliar a personas que han quedado inmovilizadas sin poder comunicarse… y quién sabe, quizá hasta para atisbar en los sueños del ser amado.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Publicado en Milenio Diario. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La muerte aplazada
    Escrito por
    La muerte aplazada En La improbable verosimilitud de Shakespeare me referí a la regla de las tres unidades (lugar, tiempo y acción), atribuida a Aristóteles por los preceptistas del Renacimiento y adoptada por los clasicistas franceses. Allí hablé de cómo…
  • Harold Bloom y Shakespeare
    Escrito por
    Harold Bloom y Shakespeare En su libro sobre Shakespeare (Shakespeare. La invención de lo humano, traducción de Tomás Segovia, Anagrama, Barcelona) Harold Bloom intenta redefinir el humanismo, situando al escritor inglés en la caracterización esencial de nuestro concepto de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Dos libros
    Escrito por
    Dos libros Dos libros que, en apariencia, hablan de lo mismo. Aunque miran en sentidos enfrentados. Dice Peter Kingsley: “Esta vida de los sentidos no puede satisfacernos, aunque el mundo entero nos diga lo contrario. Su propósito…

Cartelera

Cine clásico

  • Sofía
    Escrito por
    Sofía Dos mujeres. La película que a mi madre la acercó a la Loren definitivamente. La que le proporcionó a Sofía un Óscar de la Academia, un BAFTA y el premio de interpretación femenina de Cannes,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • A soplar se ha dicho
    Escrito por
    A soplar se ha dicho Antonio Rosetti se llamaba, en verdad, Anton Rössler. No sabemos bien cuándo nació en Bohemia, aunque se supone que fue por 1750. Tampoco, por qué se hacía pasar por italiano. Le tocó morir en 1792.…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La planta transparente
    La planta transparente A veces los científicos, pero también los escritores de ciencia ficción, se hacen preguntas extrañas. Por ejemplo, "¿podría evolucionar una planta transparente?" Para el escritor, tal pregunta muy bien puede dar pie a un relato…