La ciencia como herramienta

La ciencia como herramienta Imagen superior: Machine Project, Hammer Museum, Marianne Williams, CC

Una herramienta sólo es útil si sirve eficazmente para cumplir su propósito.

No puede decirse propiamente que la ciencia sea una herramienta, pues no cumple con una función práctica. Sirve sólo para producir conocimiento sobre la naturaleza. Pero este conocimiento puede luego aplicarse, por ejemplo para producir tecnología o para solucionar problemas específicos. ¡Y funciona!

La ciencia, entonces, nos permite, además de entender un problema, construir herramientas para resolverlo. Pero también sirve para detectar falsas soluciones a problemas: herramientas engañosas que en realidad son sólo estafas.

Un ejemplo actual son los “productos milagro”: supuestos tratamientos médicos o nutricionales que ofrecen curar las más diversas enfermedades o corregir problemas corporales, de la diabetes al cáncer, y de las verrugas a la obesidad. Pueden estar basados en herbolaria o en una supuesta “tecnología avanzada”, pero en todos los casos, al someterlos a prueba, resultan completamente inútiles, cuando no perjudiciales. Al prometer algo que no cumplen, su venta constituye un fraude para el público que los compra confiando en su propaganda —siempre exagerada y tramposa— o en la recomendación de alguien a quien le dieron buenos resultados.

¿Cómo podemos asegurar que son fraudes, si hay quien avala su utilidad? Por dos razones. Una es que la ciencia médica ha demostrado que las sustancias que contienen carecen de efecto terapéutico —o bien, que éste nunca ha sido demostrado—. Diríamos que la ciencia “predice” que la probabilidad de que estos productos tengan eficacia es prácticamente nula.

Pero además, la ciencia nos dice que no basta con que alguien afirme haber obtenido resultados para creer en la utilidad de un tratamiento. Exige que su validez se demuestre mediante el método científico: por medio de pruebas controladas, en las que participan dos grupos iguales y suficientemente numerosos de pacientes. A un grupo se le administra el tratamiento, mientras que a otro, el de “control”, se le da una dosis idéntica de una sustancia inocua (un placebo). Si el producto milagro no resulta más efectivo que el placebo, quiere decir que sus efectos son sólo resultado del azar. En otras palabras, que es inútil.

No basta con que algún paciente haya experimentado una mejora al recibir el tratamiento: también en el grupo de control suele haber pacientes que mejoran. Es por eso que en ciencia la evidencia anecdótica no es aceptable: un tratamiento tiene que demostrar su validez en una prueba estadísticamente significativa.

Así que la ciencia es, después de todo, una herramienta confiable que nos permite desenmascarar, de manera clara y comprobable, a las herramientas fraudulentas con las que tantas veces se nos trata de engañar.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La definición de inteligencia
    Escrito por
    La definición de inteligencia Todas las definiciones intentadas de la inteligencia no conducen a nada concreto. Decir que la inteligencia o el pensar consiste en poseer semántica, significado, contenido, etcétera, tan solo sirve para sustituir una incertidumbre por otra,…
  • Dos mocedades y una antigüedad
    Escrito por
    Dos mocedades y una antigüedad Yo era un mocito veinteañero cuando Marshall Mac Luhan dijo aquello de que el medio es el mensaje, lo cual se popularizó en una suerte de tautología amable: el mensaje está en el medio. Dicho…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Dieciocho héroes
    Escrito por
    Dieciocho héroes El 8 de septiembre de 1522 arribaba, al puerto de Sevilla (¡ay, mi Sevilla!), la maltrecha nao Victoria. Dos días antes había hecho lo propio, en Sanlúcar de Barrameda, la bella Sanlúcar. Dieciocho barbudos harapientos…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El pez que llegó de las Comores
    Escrito por
    El pez que llegó de las Comores El pez se desplazaba lentamente, moviendo con elegante pereza sus extrañas aletas. El sorprendente animal, robusto y de un color azul grisáceo, cambió repentinamente su rumbo y se dirigió a su refugio: una cueva submarina…