La gran aguafiestas

La gran aguafiestas Imagen superior: Queen's University, CC

La ciencia muchas veces se nos presenta como la Gran Dadora, la que hace posible lo imposible. Nos ha permitido volar como las aves, bajar a las profundidades marinas, curar infecciones antes mortales, observar lo invisible… Parecería que no hay límites para su poder.

Pero con bastante frecuencia la ciencia resulta ser, más que benefactora dadivosa, una gran aguafiestas.

Y es que, a diferencia del voluntarismo, esa forma de pensamiento mágico que promete que las cosas ocurrirán sólo porque las deseamos, la ciencia suele revelar las muchas maneras en que la naturaleza no se ajusta a nuestros anhelos. Nos muestra, por ejemplo, que no podemos causar —ni tampoco, por desgracia, evitar— fenómenos naturales como los terremotos o los huracanes. Tampoco curar muchas enfermedades, como el sida, el mal de Alzheimer, la diabetes y ni siquiera el catarro…

La ciencia también ha demostrado que no podemos, aunque imaginarlo sea sencillo, viajar al pasado, ni movernos más rápido que la luz, ni volvernos inmortales.

No podemos tampoco, aunque nunca deja de haber quien lo intente, sacar energía de la nada. La naturaleza impone sus límites como el más avaro de los contadores, y no permite obtener de un sistema más energía que la que éste originalmente contiene. Por ello, sin importar lo que avancen la ciencia y la tecnología que deriva de ella, será siempre imposible fabricar máquinas de movimiento perpetuo.

Y ni siquiera podemos aprovechar la energía disponible en forma total: muchas de las limitaciones de la naturaleza provienen de la segunda ley de la termodinámica, que afirma que "la cantidad de entropía de cualquier sistema aislado termodinámicamente tiende a incrementarse con el tiempo". En otras palabras, el desorden de un sistema aislado siempre se incrementa, y la energía utilizable se transforma en calor (la forma de energía más desordenada y menos utilizable).

Si nos atenemos a la imagen que se presenta en caricaturas, películas y novelas, un científico es una especie de inventor que, con sólo concentrarse y trabajar lo suficiente, puede producir máquinas que hagan cualquier cosa. Pero en el mundo real, el logro de los científicos muchas veces consiste precisamente en descubrir los límites: en revelarnos lo que no se puede lograr en este universo.

Antes que el engaño de creer que el mundo se acomodará siempre a nuestros deseos —que todo es posible—, los científicos prefieren desengañarse, aun a riesgo de pasar por aguafiestas. El primer compromiso de la ciencia es, ante todo, con la realidad.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

 Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • Respuestas sin preguntas
    Escrito por
    Respuestas sin preguntas Existe alrededor de Sherlock Holmes un terreno para la investigación tan complejo y caótico que resulta difícil presentarlo de manera coherente. Se trata de todas las novelas y relatos en los que aparece Sherlock Holmes…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Luz blanca
    Luz blanca En una hoguera, una antorcha o una vela, la combustión del los compuestos de carbono e hidrógeno (celulosa de la madera, parafina) libera energía en forma de calor, principalmente, y también de luz: fotones. Es…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Gubaidulina interroga al contrabajo
    Escrito por
    Gubaidulina interroga al contrabajo Muchas claves se pueden activar para entender el mundo de Sofía Gubaidulina. Como siempre ocurre con el arte verdadero, ninguna es exhaustiva. Las hay externas y no carecen de elocuencia. Se la vincula con la…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1