La gran aguafiestas

La gran aguafiestas Imagen superior: Queen's University, CC

La ciencia muchas veces se nos presenta como la Gran Dadora, la que hace posible lo imposible. Nos ha permitido volar como las aves, bajar a las profundidades marinas, curar infecciones antes mortales, observar lo invisible… Parecería que no hay límites para su poder.

Pero con bastante frecuencia la ciencia resulta ser, más que benefactora dadivosa, una gran aguafiestas.

Y es que, a diferencia del voluntarismo, esa forma de pensamiento mágico que promete que las cosas ocurrirán sólo porque las deseamos, la ciencia suele revelar las muchas maneras en que la naturaleza no se ajusta a nuestros anhelos. Nos muestra, por ejemplo, que no podemos causar —ni tampoco, por desgracia, evitar— fenómenos naturales como los terremotos o los huracanes. Tampoco curar muchas enfermedades, como el sida, el mal de Alzheimer, la diabetes y ni siquiera el catarro…

La ciencia también ha demostrado que no podemos, aunque imaginarlo sea sencillo, viajar al pasado, ni movernos más rápido que la luz, ni volvernos inmortales.

No podemos tampoco, aunque nunca deja de haber quien lo intente, sacar energía de la nada. La naturaleza impone sus límites como el más avaro de los contadores, y no permite obtener de un sistema más energía que la que éste originalmente contiene. Por ello, sin importar lo que avancen la ciencia y la tecnología que deriva de ella, será siempre imposible fabricar máquinas de movimiento perpetuo.

Y ni siquiera podemos aprovechar la energía disponible en forma total: muchas de las limitaciones de la naturaleza provienen de la segunda ley de la termodinámica, que afirma que "la cantidad de entropía de cualquier sistema aislado termodinámicamente tiende a incrementarse con el tiempo". En otras palabras, el desorden de un sistema aislado siempre se incrementa, y la energía utilizable se transforma en calor (la forma de energía más desordenada y menos utilizable).

Si nos atenemos a la imagen que se presenta en caricaturas, películas y novelas, un científico es una especie de inventor que, con sólo concentrarse y trabajar lo suficiente, puede producir máquinas que hagan cualquier cosa. Pero en el mundo real, el logro de los científicos muchas veces consiste precisamente en descubrir los límites: en revelarnos lo que no se puede lograr en este universo.

Antes que el engaño de creer que el mundo se acomodará siempre a nuestros deseos —que todo es posible—, los científicos prefieren desengañarse, aun a riesgo de pasar por aguafiestas. El primer compromiso de la ciencia es, ante todo, con la realidad.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual
    Escrito por
    La pantalla indiscreta y el cotilla hipertextual En Homero en el ciberespacio dije que hablaría de dos ejemplos de moderna narrativa hipertextual emparentados de alguna manera con los mecanismos de la ficción que empleaba Homero. Hoy mencionaré sólo uno y dejaré el otro para…
  • Santo Domingo y el libro volante
    Escrito por
    Santo Domingo y el libro volante Pedro Berruguete pintó en alguna fecha del siglo XV el cuadro Santo Domingo de Guzmán y los albigenses. El santo comparece en su mitad izquierda, coronado por la pertinente aureola y señalando una hoguera alimentada…
  • Ciencia y circo
    Escrito por
    Ciencia y circo Para muchos, esta secuencia es el principio del arte y la técnica sin los que nuestro siglo sería inimaginable: el cine. Pero dejemos de lado este aspecto por un momento y tratemos de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Azul, el azul, todos los azules
    Escrito por
    Azul, el azul, todos los azules Brillas con el azul, pensó cuando observó que llegaba, con ese paso rápido, nervioso y lleno de preguntas sin respuestas. Brillas con el azul y por eso me asusta mirarte y descubrir que hay un…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Cetáceos
    Escrito por
    Cetáceos Allá a comienzos de los 90 navegaba en un buque gasolinero de Campsa. Un buen trabajo, la verdad. Tranquilo, costeando por toda la costa española mediterránea. Cargando en las refinerías, descargando en Barcelona, Valencia, Alicante,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC