Matemáticas y ciencia

Matemáticas y ciencia Imagen superior © Brecht Evens

Por alguna razón poco explicada, las palabras “ciencia” y “tecnología” suelen aparecer siempre juntas. En cambio, las matemáticas y la ciencia, aunque a primera vista pudieran parecer más afines, tienen entre sí una relación que no siempre resulta clara. Surge de inmediato la pregunta: ¿qué las matemáticas no son una ciencia?

Se dice, por ejemplo, que la matemática es “la reina de las ciencias”. Pero se suele decir también que las matemáticas son “el lenguaje de la ciencia”, lo cual las pone en una categoría aparte de ciencias propiamente dichas, como la física, la química o la biología.

Lo de “lenguaje de la ciencia” les viene por el hecho de que en muchos casos la mejor forma, la más precisa y breve de expresar una generalización científica es a través de una forma o una ecuación matemática. Aunque no siempre: muchos científicos sociales e incluso biólogos cuestionan el dogma de que una ciencia es más o menos científica dependiendo de qué tan matematizada esté. Esta idea proviene de la tremenda influencia de la física, que por mucho tiempo fue considerada como el paradigma al que debían aspirar a parecerse todas las demás ciencias.

Pero volviendo a nuestro tema, ¿son las matemáticas una ciencia? En general puede decirse que las ciencias estudian alguna porción de la realidad. Las matemáticas estudian los números. ¿Son los números parte de la realidad, o son una creación del intelecto humano? En otras palabras, ¿los matemáticos inventan o descubren las matemáticas?

Al ver cómo producen teoremas, demostraciones, álgebra y sistemas numéricos, uno podría pensar que los inventan alegremente, pero sucede que los números siguen ciertas reglas —relacionadas con las de la lógica, por cierto— y no se dejan manejar caprichosamente. Los matemáticos pueden inventar nuevos juegos, pero los números se rehusan a jugarlos si no se siguen “sus” reglas. Como si fueran entidades que de algún modo existen en su propia realidad…

Por otro lado está la interesantísima cuestión de que las matemáticas funcionan. Si uno intenta usarlas para crear un modelo que describa la realidad —la caída de una roca, el crecimiento de una población, el flujo de la sangre a través del corazón— puede lograrlo y, en muchos casos, como mostró el genial Newton, con una precisión sorprendente.

La cuestión no ha sido resuelta, y filósofos y matemáticos siguen abordándola con interés. Quizá lo único que pueda decirse es que, sean o no ciencias, son una herramienta indispensable para éstas, y también son, por su propio derecho, una de las disciplinas más fascinantes que puede abordar el intelecto humano.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Imperativos electivos
    Escrito por
    Imperativos electivos En uno de mis diarios digitales, hablaba del poema If de Rudyard Kipling. Allí me refería de pasada a las ideas de Kipling como abanderado del Imperio Británico y a su caída en desgracia precisamente…
  • El Siglo del Anacronismo
    Escrito por
    El Siglo del Anacronismo La vieja costumbre de dividir el tiempo histórico en unidades regulares y adjudicar a cada una de ellas un sentido predominante, nos hace admitir con facilidad, por ejemplo, que el siglo XVI fue el del…
  • Dedos y sexo
    Dedos y sexo Hace unos cuantos años, apareció en periódicos y revistas una noticia curiosa, que de vez en cuando regresa a las redes sociales: un grupo de investigadores reportaba que el largo de los dedos…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Todo por la pasta...
    Escrito por
    Todo por la pasta... Simón de Tovar era portugués. Portugués de Faro, aunque siempre se le hiciese sevillano. Siempre hasta 2006, cuando salió nuestro "Simón de Tovar (1528-1596): redes familiares, naturaleza americana y comercio de maravillas en la Sevilla…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La prehistoria de Tchaikovski
    Escrito por
    La prehistoria de Tchaikovski Nada pacíficos fueron los comienzos del operista Tchaikovski. La guerra del caso era íntima y hace a su prehistoria como artista, ya que no como compositor. En efecto, su primera ópera, El voivoda, fue repudiada…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC