Natural y artificial

Natural y artificial Imagen superior: Aristocrats-hat, CC

Una distinción fundamental en el lenguaje popular actual es la que hay entre lo natural y lo artificial. Entre las causas de esta marcada división probablemente se encuentre la explosión de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, en 1945, que pusieron fin a la segunda Guerra Mundial y dieron comienzo a la era del “peligro nuclear”.

La contaminación de la atmósfera, el agua y el suelo, así como el calentamiento global y el deterioro de la capa superior de ozono, ambos causados por los gases producidos en gran parte por el hombre, han reforzado la percepción pública de los peligros de la ciencia y la tecnología mal aplicadas. Como resultado, los productos científicos y tecnológicos, especialmente los productos químicos, han venido a ser identificados como peligrosos. “Todas las sustancias químicas”, se dice, “son venenosas, porque no son naturales”.

Este prejuicio, el de que todo aquello que sea artificial tiene por necesidad que ser tóxico, junto con la creencia equivocada de que todo lo químico es artificial, son componentes de la “quimiofobia”, una manifestación de la anticiencia o temor supersticioso a los productos de la ciencia.

La noción de que lo “químico” es artificial parte de la idea de que “químico” es sólo aquello que sale de los laboratorios y las industrias: fertilizantes, fármacos, combustibles, disolventes, plásticos... Y sin embargo, la base misma de la ciencia química es el estudio de la materia —de toda la materia—, la cual, como sabemos, está hecha de átomos y moléculas. Esto quiere decir que toda la materia es química, incluida la que forma las plantas, los animales y nuestros propios cuerpos, así como la tierra y el agua pura de los arroyos.

La idea de que todo lo artificial es tóxico, por otro lado, es fácilmente refutada tomando en cuenta que muchas sustancias absolutamente naturales son tóxicas (el arsénico, o los compuestos tóxicos de defensa que producen numerosas plantas y animales, incluyendo los venenos más potentes conocidos), y que muchos compuestos obtenidos en el laboratorio, y sometidos a todo tipo de pruebas de toxicidad, resultan mucho más seguros que remedios “naturales” de cuya composición sabemos muy poco, pues casi no se les ha estudiado, además de que es difícil obtenerlos en forma pura.

Bien pensada, la distinción entre artificial y natural resulta bastante artificial. Finalmente, el hombre mismo, junto con su cerebro, su cultura —incluyendo su ciencia— y sus desarrollos tecnológicos, es producto de la evolución por selección natural. Quizá el marcar una frontera entre hombre y naturaleza sea sólo una proyección de nuestros miedos, que dificulta la discusión. Afortunadamente, ambos problemas pueden resolverse mediante la búsqueda honesta del conocimiento... algo en lo que los científicos son especialistas.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Mitos y utopías americanas
    Escrito por
    Mitos y utopías americanas Una nutrida investigación de Juan Gil (Mitos y utopías del Descubrimiento, tres volúmenes coeditados en 1989 por Alianza y la Comisión del Quinto Centenario: Colón y su tiempo, El Pacífico y El Dorado) permite volver,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • La segunda señora De Winter
    Escrito por
    La segunda señora De Winter En Internet puedes encontrar las muchísimas, muchísimas ediciones que se han hecho de esta novela clásica, Rebeca, cuya autora ha quedado, quizá, eclipsada, por la fama de sus personajes. Pero Daphne du Maurier, nacida en…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Cultura de ciencia ficción
    Escrito por
    Cultura de ciencia ficción La ciencia ficción nos permite emocionarnos con historias extraordinarias a la vez que aprendemos ciencia de forma amena. Obras como Blade Runner, Fundación, Interstellar o Solaris han empujado a muchas personas a salir del universo…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC