No (todo) está en los genes

No (todo) está en los genes Imagen superior: CIAT, Neil Palmer, CC

Gran parte de lo que somos los seres vivos está determinado por nuestros genes, como se comentó en este espacio el mes pasado. Y sin embargo, hay que matizar. Como todo en esta vida, la respuesta a la pregunta de qué determina nuestra naturaleza no es de un tono absolutamente negro o blanco, sino que cae en alguno de los infinitos matices del gris.

Es indudable la influencia de los genes y la información que contienen para determinar cómo será un ser vivo, cómo se desarrollará y cómo responderá a los retos de su entorno. Pero es igualmente importante la contribución que tiene el entorno en el que ese ser vivo se desarrolla.

Efectivamente: así como los genes determinan a qué especie pertenece un organismo, si padecerá o no alguna enfermedad congénita y si será capaz de soportar, por ejemplo, condiciones de sequía extrema o altas temperaturas, también el medio en que vive y las condiciones que éste impone dejarán su marca en el organismo.

Para entender esto es útil el concepto de norma de reacción: la gama de posibilidades de desarrollo que puede presentar un organismo dependiendo de las condiciones ambientales en que se encuentre (o, en una definición más técnica, “el patrón de fenotipos producidos por un genotipo dado bajo diversas condiciones ambientales”, donde “genotipo” son los genes, y “fenotipo” son las características visibles del organismo).

Así, bajo diversas circunstancias, un mismo organismo (o bien, una serie de organismos genéticamente idénticos, o clones) presentará distintos patrones de desarrollo. Una planta de chile, por ejemplo, se desarrollará hasta adquirir cierto tamaño si cuenta con suficiente agua, menos si el agua escasea, y quizá la semilla ni siquiera germine si la cantidad de agua es ínfima. O bien, puede crecer más abundantemente en temperaturas más elevadas y menos en climas fríos.

Los biólogos representan la norma de reacción como una curva que muestra el desarrollo del organismo (fenotipo) respecto a las distintas condiciones ambientales. Para algunas características, la curva es bastante plana, lo cual indica que hay poca influencia del ambiente y mucha de los genes. En otros casos, la curva tiene forma de campana, indicando que hay condiciones ambientales óptimas y otras pésimas para la expresión del gen en cuestión.

Y desde luego, el ambiente también impone límites absolutos al potencial de los genes. Existen condiciones en las que ningún organismo podrá desarrollarse.

En resumen, puede plantearse la siguiente ecuación: genes + ambiente = fenotipo (organismo). Dicho en otras palabras, si los genes son los planos precisos para construir el organismo, es el ambiente quien impone las condiciones concretas para su realización.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Bellos y malditos
    Escrito por
    Bellos y malditos Un gusto especial propone la lectura de Pietro Citati: el arte de pensar, el pensamiento como arte, la calidad esencial del ensayista. La ha revalidado en la reciente traducción hecha por Teresa Clavel del libro…
  • Metáforas
    Metáforas Como sabe cualquiera que haya visto la entrañable película El cartero de Neruda, una metáfora consiste en comparar una cosa con otra distinta, con el matiz de que una comparación estricta consiste, digamos,…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El mestizaje cultural en América
    Escrito por
    El mestizaje cultural en América En 1539 se imprimió el primer libro del continente americano, la Breve y compendiosa doctrina cristiana en lengua mexicana y castellana, en Ciudad de México. Cuatro décadas después, veía la luz la Doctrina christiana y…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC