Política y ciencia

Política y ciencia Imagen superior: IPAS, Jennie Groom, cortesía de Tanya Monro (adelaide.edu.au/ipas), CC

Quien crea en príncipes azules (o princesas encantadas), tarde o temprano resultará decepcionado. Igual ocurre con la imagen ingenua de la ciencia que muchas veces se enseña en la escuela: una actividad que sigue un método infalible para encontrar verdades absolutas.

En realidad, la ciencia no es nada más, ni nada menos, que una actividad humana: imperfecta, pero perfectible. No produce verdades, sino conocimiento confiable; honesto, pero muchas veces temporal. Y, como todo lo humano, la ciencia tiene una fuerte dimensión política.

Además de su propia política interna —acaloradas discusiones no sólo científicas, sino en muchos sentidos políticas, en las que se utiliza la retórica para defender la hipótesis favorita y atacar a las rivales (aunque al final suele ganar quien tiene los mejores argumentos)—, la ciencia a veces ofrece conclusiones que afectan importantes intereses políticos y económicos. En respuesta, llega a recibir ataques o descalificaciones.

Un ejemplo es la actual disputa sobre el calentamiento global. Según el consenso científico, su causa son las continuas emisiones de dióxido de carbono, producto del uso excesivo y creciente de combustibles fósiles por las sociedades humanas durante los últimos dos siglos. Aunque la evidencia es abundante, sólida y muy convincente, existen científicos —aproximadamente 3% de los expertos— que no están convencidos. En ciencia siempre hay espacio para la duda razonable.

Sin embargo, hay una cantidad mucho mayor de comunicadores, políticos y empresarios que niegan tajantemente que el calentamiento global sea real, o que sea causado por la actividad humana. Pero se trata de una actitud política, no científica. La gran mayoría de estos "escépticos" están motivados no por datos duros, sino por el altísimo costo económico, en su opinión injustificado, que inevitablemente tendrán las medidas para combatir el cambio climático.

El principio de precaución exige que, ante un riesgo probable, tomemos medidas para prevenir el daño. Lo más racional sería disminuir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono, sin importar el costo. De otro modo, la supervivencia humana y el equilibrio ambiental del planeta se ven amenazados. Pero, en defensa de intereses económicos, muchos prefieren hacer política para negar lo que la ciencia advierte. Ello ha provocado incluso que organizaciones científicas e investigadores particulares reciban descalificaciones y hasta amenazas.

El resultado es que la confianza de la sociedad en la ciencia se ve erosionada. Y lo más grave: los gobiernos postergan decisiones que son vitales para el bienestar de todos.

La política es parte de la ciencia. Es importante saber usarla, para que no se convierta en un obstáculo que la paralice.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El pájaro Peng
    Escrito por
    El pájaro Peng “En el mar septentrional hay un pez que se llama kun. Es enorme, pues mide no se sabe cuántos miles de li. Se transforma en pájaro, y entonces su nombre es Peng. También las espaldas del pájaro Peng…
  • Música para la Santa Alianza
    Escrito por
    Música para la Santa Alianza Es sabido que la denominación de Santa Alianza tiene un carácter literario aprovechado por sus adversarios pero que sus partidarios nunca admitieron. La costumbre, madre de la historia, acabó imponiéndose y hoy cualquier historiador designa…
  • La bacteria digital
    La bacteria digital Contrario a lo que se piensa, los científicos no sólo viven de hacer experimentos. También suelen construir modelos y simulaciones: recreaciones de la naturaleza –muchas veces matemáticas, aunque también hay simulaciones mecánicas y de…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Cajal y su visión de la mujer
    Escrito por
    Cajal y su visión de la mujer Si hay un científico fácilmente reconocible por el común mortal español ése es Santiago Ramón y Cajal. Premio Nobel de Medicina en 1906 por sus investigaciones sobre los mecanismos que gobiernan la morfología y los…

Cartelera

Cine clásico

  • El Pato Donald: biografía no autorizada
    Escrito por
    El Pato Donald: biografía no autorizada Comenzaré por mencionar lo que es de dominio público, y forma eso que, de forma grandilocuente, llamamos el imaginario colectivo. Me refiero a todo aquello que nos sugiere este personaje gruñón y entrañable: aventuras sin…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "1984" (1949), de George Orwell
    "1984" (1949), de George Orwell Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Billy Cobham: fusión de ritmos
    Escrito por
    Billy Cobham: fusión de ritmos Tras sus lejanos inicios en el quinteto de Horace Silver y después de consolidarse como batería en grabaciones de George Benson y Grover Washington Jr., Billy Cobham fue ganando prestigio en el ámbito del jazz…
  • Orff rehace Monteverdi
    Escrito por
    Orff rehace Monteverdi   Los arreglos de Orfeo y el Lamento de Ariadna del compositor bávaro presentan problemas de ejecución, inherentes al hecho de que la mayoría de las partituras conservadas no ofrecen indicaciones precisas en cuanto a…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El gran legado de Darwin
    El gran legado de Darwin A diferencia de algunos científicos famosos que tuvieron vidas emocionantes y hasta heroicas, Charles Darwin fue un tipo más bien aburrido. Nació en una familia acomodada —su padre era médico—, así que nunca tuvo necesidad…