¿Qué es estar vivo?

¿Qué es estar vivo? Imagen superior: Stathis Stavrianos, CC

Se supone que los vampiros, como el conde Drácula, no están vivos, pero no están muertos. Tampoco son como los zombis, “muertos vivos”. Los vampiros son “no-muertos”. Al menos eso es lo que dicen las novelas, pero resulta un poco difícil de entender. ¿Qué sería exactamente estar “no-vivo”? Fuera de las novelas, uno pensaría que los biólogos no tienen dificultad en distinguir algo vivo de lo que no lo está. Sin embargo, las cosas no resultan tan obvias cuando se ven más de cerca.

Pensemos en una persona que ha muerto: puede que su corazón haya dejado de latir, debido, por ejemplo, a un ataque cardiaco. Pero su cerebro continúa funcionando durante algunos minutos, por lo que la persona puede seguir consciente hasta que este órgano sucumbe, a su vez, debido a la falta de riego sanguíneo (de hecho, se especulaba que al ejecutar a alguien con la guillotina, su cabeza podría seguir consciente durante unos cuantos segundos después de ser cortada).

El resto del cuerpo tampoco “muere” simultáneamente: las células que forman los distintos tejidos van dejando de funcionar en distintos momentos. Incluso días o semanas después de la muerte, las uñas o el cabello siguen creciendo: son evidencia de que, si bien hablamos de que los organismos mueren de golpe, sus tejidos y células van muriendo paulatinamente.

¿Qué pasa si examinamos una célula más de cerca? Los sistemas que la conforman están constituidos por moléculas muy diversas: moléculas grasosas que integran la membrana, proteínas que llevan a cabo reacciones y forman el “esqueleto” celular, ácidos nucleicos que almacenan la información genética, y miles más.

Una célula puede estar viva —cuando presenta un metabolismo que transforma energía para crecer, moverse y reproducirse— o muerta, cuando ya no realiza estas funciones. Pero, ¿puede estar viva una proteína? Evidentemente no. No tiene sentido hablar de vida con respecto a estructuras como una membrana celular, un ribosoma o un cromosoma. Y mucho menos respecto a moléculas, así se trate de biomoléculas gigantes como las proteínas o los ácidos nucleicos. Sin embargo, las células y organismos que llamamos “vivos” están formados en su totalidad por estas moléculas.

De modo que lo que entendamos por vivo o no vivo depende en gran medida del nivel de complejidad del que estemos hablando: de qué tan de cerca estemos examinando al organismo vivo. Vistos al nivel molecular, todos los organismos nos parecemos a los vampiros, pues no estamos realmente “vivos”: sólo puede hablarse de esta maravillosa propiedad cuando se la observa a la distancia suficiente. De lejos, que es como hay que observar a los hijos de la noche.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • La invención humana
    Escrito por
    La invención humana Harold Bloom tituló uno de sus últimos libros Shakespeare o la invención de lo humano. En opinión de Bloom, Shakespeare no sólo fue un gran dramaturgo, sino también el creador del alma moderna. El ser humano…
  • Parsifalismos
    Escrito por
    Parsifalismos En un cumplido artículo («El loco puro y el amor secreto», revista Audio Clásica), Rafael Fernández de Larrinoa vuelve a examinar el tema de la homosexualidad en el wagneriano Parsifal. Investigar la sexualidad concreta de…
  • Delfines eléctricos
    Delfines eléctricos La evolución produce adaptación. Es por ello por lo que muchas de las características de los seres vivos parecen haber sido diseñadas por una inteligencia superior. Pero en realidad son producto de un proceso…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La verdadera Matrix
    La verdadera Matrix Como tantos en todo el mundo, en noviembre de 2003 acudí esperanzado a ver la tercera parte (y supuestamente final) del filme The Matrix. Y como tantos, supongo, salí vagamente decepcionado. Si la segunda parte,…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC