Sentidos: ¿físicos o químicos?

Sentidos: ¿físicos o químicos? Imagen superior © Gregory Colbert. Ashes and Snow© and Nomadic Museum© are registered trademarks covered by Gregory Colbert. All rights reserved.

Entre los científicos, los físicos tienen fama de presumidos. Tal vez sea porque su ciencia fue la primera en quedar firmemente establecida, a partir de los trabajos de Galileo, Newton y demás figuras importantes. (Aunque habría que considerar si la historia natural, disciplina protocientífica que daría origen a la biología, o la medicina, que ya desde los antiguos griegos tenía pretensiones de ciencia, no podrían disputarle a la física su lugar como la ciencia más antigua.)

De cualquier modo, muchos físicos tienden a actuar como si las otras ciencias fueran más “sencillas”: si sabes física, cosas como la química o la biología resultan fáciles, parecen pensar. Pero hay un ejemplo biológico que muestra lo contrario: los órganos de los sentidos. La explicación de cómo funcionan los cinco sentidos ha sido buscada desde la antigüedad. Hoy tenemos una comprensión relativamente clara de ellos. Sin embargo, si analizamos las cosas más detenidamente, veremos que sólo dos de los cinco sentidos se comprenden con detalle: la vista y el oído, es decir, los sentidos físicos.

¿Por qué físicos? Porque ambos perciben ondas: en un caso luz, que son ondas electromagnéticas (o si se quiere fotones... pero no entremos en esa discusión) y en el otro sonido, que son ondas sonoras (vibraciones transmitidas por el aire). Incluso el tacto, que percibe muchos estímulos distintos como temperatura y presión, parece tener bases “físicas” y se entiende con bastante precisión. El gusto y el olfato, por su lado, son sentidos químicos, pues ambos detectan moléculas que se ponen en contacto con proteínas receptoras en la superficie de las células correspondientes. Sin embargo, si uno preguntaba más —qué células y proteínas intervienen, o qué sucede entre el momento en que la sustancia es captada y la sensación es percibida en el cerebro— la respuesta solía ser un encogimiento de hombros y una afirmación de fe. De fe científica, claro: “seguramente pronto se entenderán los detalles”. O sea que los sentidos químicos han resultado ser más difíciles de entender que los físicos. ¿Será que lo químico no es, después de todo, tan sencillo? Esta diferencia, sin embargo, probablemente desaparecerá gracias a los avances que se han dado desde 1999, año en que se reportó la identificación de dos proteínas —TR1 y TR2— que parecen ser los receptores para el sabor dulce y amargo, respectivamente. A partir de su identificación, los biólogos moleculares podrán explicar los pasos bioquímicos que nos permiten distinguir un chamoy de una gomita. Pronto seguirá el estudio molecular del olfato. Y con esto, finalmente, la competencia entre física y química terminará con un empate... aunque éste se logre jugando en la cancha de la biología.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en "The Cult" con fines no lucrativos. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura.

Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Los cuervos narrativos
    Escrito por
    Los cuervos narrativos ¿Por qué los seres humanos preferimos la forma narrativa para entender el mundo en vez de la forma abstracta, la categorial (que ordena las cosas en categorías), la asociativa o la retórica (que elabora el…
  • Mundo metro
    Escrito por
    Mundo metro Viajando sin horarios y sin metas, el metro es un buen observatorio de la vida social (¿habrá otra?). Se trata de una suerte de cápsula –el andén con sus túneles, escaleras y pasadizos–, a la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El cerebro lector
    El cerebro lector En su clásico Los demasiados libros, Gabriel Zaid describe las diferentes etapas que implica aprender a leer (integrar las letras de una palabra; las palabras de una oración; todo un párrafo; leer un libro “de…
  • La rebeldía de Sor Juana
    Escrito por
    La rebeldía de Sor Juana Sor Juana había nacido al mundo como Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana. Y era hija natural, en aquel México del XVII que no era tal México sino Virreinato de Nueva España. Era…

Cartelera

Cine clásico

  • Cinco motivos para criticar a Bogart
    Escrito por
    Cinco motivos para criticar a Bogart Posiblemente sea el actor más admirado por los hombres. Muchos hombres quieren ser Humphrey Bogart, desde ahora, HB. El motivo de esta admiración lo he venido pensando desde hace algún tiempo. Podría haber hecho, incluso,…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC