Howard Chaykin: pulp, sofisticación y rebeldía

Chaykin ha trazado su propio camino. Devoró narrativa policiaca y fue amante del jazz antes de vender su primer cómic. Admiró a ilustradores como Robert Fawcett y Al Parker. Y sobre todo, siempre ha dejado que su estilo como dibujante se sitúe en el lado oscuro de la vida.

Los años sesenta y los setenta enseñaron a Howard Victor Chaykin (1950, Newark, Nueva Jersey) que la controversia y la desmitificación son un buen señuelo para cualquier artista.

No obstante, él no fue uno de esos hijos del underground, abstraídos por la psicodelia y convencidos de que el sistema era un saco de arena sobre el que descargar sus golpes.

Más bien sucedió al contrario. Dio sus primeros pasos como fiel ayudante de maestros como Gil Kane y Neal Adams, y debutó con un tebeo convencional de espada y brujería, Las Aventuras de Fafhr y el Ratonero Gris (Fafhrd and the Gray Mouser), por encargo de DC Comics.

Aquella adaptación de las novelas de Fritz Leiber le sirvió para ampliar su horizonte profesional. De paso por Marvel Comics, colaboró con Adams en la serie de ciencia-ficción Killraven (Amazing Adventures #18, 1973) y creó un personaje, Dominic Fortune.

En 1978, cuando estaba en su apogeo la moda de la space opera propiciada por el éxito de Star Wars, Chaykin escribió y dibujo las aventuras de otro personaje, Cody Starbuck, cuya vinculación con la obra de George Lucas quedaba atenuada por un tratamiento adulto y provocativo de los argumentos.

No es ésta la única relación del artista con La Guerra de las Galaxias. En 1976, Chaykin había recibido de Marvel Comics el encargo de adaptar el primer film de la saga Star Wars, a partir de un guión escrito por Roy Thomas.

Al poco tiempo, entró a formar parte de las filas de una publicación legendaria, Heavy Metal. En sus páginas, llevó al cómic la novela más famosa de Alfred Bester, Las estrellas mi destino / Tigre, Tigre (The Stars My Destination). Asimismo, participó en el rodaje de la película de dibujos animados donde se adaptaron varios de los mayores éxitos de Heavy Metal.

En Swords of Heaven y Flowers of Hell colaboró con otro formidable narrador, Michael Moorcock.

El siguiente éxito de Chaykin llegó al mercado en 1983. Los 26 primeros números de American Flagg! fueron editados por First Comics, y reunían en sus viñetas varios de los gustos y obsesiones del artista, desde el pulp hasta el erotismo, pasando por la ciencia ficción y la estética del género negro.

A fines de los setenta, fundó el estudio Upstart Associates junto a Walt Simonson, Val Mayerik y Jim Starlin. Posteriormente, pasaron por dicho estudio Jim Sherman y Frank Miller. Ni que decir tiene que este último forjó su estilo personal a partir de múltiples referencias, una de las cuales fue el trabajo de Chaykin.

Tras resucitar al héroe pulp La Sombra en una miniserie para DC Comics (1985), Howard Chaykin desarrolló un proyecto muy personal, Time², y en 1988 publicó Black Kiss a través de Vortex Comics.

Black Kiss destilaba cinefilia, espíritu noir y sexo a partes iguales, y su lanzamiento supuso un aldabonazo en el conservador gremio del tebeo estadounidense.

De ahí en adelante, pese a que sus facultades creativas y su imaginación no menguaron en absoluto, Howard Chaykin se entregó a tareas menos impactantes: Firearm (1993), Power and Glory (1994), Cyberella (1996), Batman: Dark Allegiances (1996), City of Tomorrow (2005), Hawkgirl (2006), Satellite Sam (2013)...

No obstante, pese a que hace tiempo que no saborea un gran éxito, nuestro artista aún figura entre esas figuras de culto que, a fuerza de talento y descaro, cambiaron el rumbo de los cómics en Estados Unidos.

Copyright del texto © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de la imágenes © DC Comics, Marvel, Image Comics, Howard Chaykin. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • El imaginario revolucionario
    Escrito por
    El imaginario revolucionario “El Parlamento de Inglaterra, asistido por gran número de gentes que a él se manifestaron y a él se adhirieron, fidelísimos en la defensa de la religión y de sus libertades civiles, juzgando por larga…
  • Hasta ahora
    Escrito por
    Hasta ahora Unas cuantas imágenes insisten en mi memoria cuando evoco a Luis Rosales. Ni por nacimiento ni por edad nos correspondía encontrarnos. Sin embargo, la evidente coincidencia literaria y algunos años de trabajo en común en…
  • Lo inventaron ellas
    Escrito por
    Lo inventaron ellas En el escenario donde se representa la historia de la ciencia, poco espacio queda reservado para las mujeres. Las dificultades para acceder a la educación, los límites que coartaban sus derechos y el…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Libertad científica
    Libertad científica ¿Qué tan libre debe ser la ciencia? A primera vista parecería que la actividad de investigación científica debería gozar de una libertad total, pues busca aumentar nuestro conocimiento acerca de la naturaleza, un objetivo noble…
  • Mecenas y pervertido
    Escrito por
    Mecenas y pervertido Paseando por Madrid con el Lopista. El Lopista es un experto filólogo y un gran conocedor de nuestro siglo XVII. Llegamos a las puertas del Retiro. Y digo aquello de "mira, el Salón de Tronos,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Tardígrados, más allá de la vida
    Escrito por
    Tardígrados, más allá de la vida Son organismos extremadamente resistentes, capaces de sobrevivir en estado de latencia a condiciones ambientales extremas. Están presentes en todos los rincones del planeta y sin embargo no los ves. Son los tardígrados, un filo tan…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC