Al oeste del mito. 50 wésterns básicos

Los wésterns, películas del Oeste, de vaqueros, de indios... llámense como se llamen, llevan muchas décadas viviendo en un extraño estado de muerto viviente.

Quien esto escribe acaba de entrar en el venerable club de los cuarentones, y recuerda una infancia (años 80) en la que las películas del Oeste ya no eran las más populares entre la mayoría de los de su edad. Y sin embargo, aunque eran algo para padres y abuelos, luego a todos los críos disfrutaban con los estrenos de películas como El jinete pálido (Clint Eastwood, 1985), Silverado (Lawrence Kasdan, 1985) o Arma joven (Christopher Caine, 1988).

El wéstern es un género que se considera extinguido desde hace mucho, mucho tiempo, pero ahí sigue, generando películas con cuentagotas. Películas que suelen ser bien recibidas, además.

La fecha y causas de la supuesta defunción del wéstern varían según a quién se pregunte. Hay quien culpa a las deconstrucciones de Peckinpah y Leone en los 60. Otros hablan de la mutación de dos géneros, el wéstern y la aventura, fundidos en eso que hoy se conoce como “cine de acción”. ¿Murió el wéstern en la escena final de Hasta que llegó su hora (Sergio Leone, 1968)? ¿En las oscuridades de ultratumba de Sin perdón (Clint Eastwood, 1992)? ¿Murió en realidad?

En este estupendo libro de Adrián Sánchez se lleva a cabo un breve pero exhaustivo recorrido por este género tan peculiar, originado por el mito de la conquista del Oeste justo cuando dicha conquista estaba acabando. Un mito tan instantáneo que muchos de los protagonistas reales se interpretaron a sí mismos o colaboraron de alguna manera en la ficción cinematográfica, literaria y en demás variedades del show business (recordemos el infame circo de Buffalo Bill)

Tras el citado repaso de la evolución del género, Adrián Sánchez nos propone el análisis de 50 películas fundamentales para entender el cine del Oeste, desde el primitivo mediometraje The Invaders (Thomas Harper y Francis Ford, 1912) a la versión de Valor de ley realizada por los hermanos Coen en 2010.

Que nadie se preocupe al no ver en la lista su película del Oeste favorita, ya que muy seguramente será citada en algún momento por afinidad (o todo lo contrario) con alguno de los films analizados.

Adrián Sánchez ofrece una crítica seria y acertada de estos títulos, sin caer en la frialdad académica, pero tampoco en el exceso subjetivo. Hablamos de un libro que puede ser tan útil para el estudiante de cine como para el aficionado con ganas de saber más sobre un género mucho más variado y sorprendente de lo que podría parecer a primera vista.

Sinopsis

América pronto se dio cuenta de su valor mítico. La historia transfiguró en leyenda y los hechos se diluyeron en el relato. La conquista del territorio, el avance de la civilización, los hombres y las mujeres de la frontera en expansión cuyos nombres y hazañas, por lo común violentas, pasaron a constituir una verdad contada. El wéstern, versión en movimiento de las dime novels, significó la primera experiencia del cinematógrafo con el espacio abierto y se convirtió en la maquinaria a través de la cual se transmitía el relato mítico de la fundación. Género americano, el wéstern se fue oscureciendo en el reflejo tanto de su tiempo presente como del histórico que recrea. La estilización dejó paso a la introspección, la emoción de la aventura, a la melancolía de la pérdida. El wéstern se convirtió en un modo, ético y estético, de estar y contar un país. Un paseo por las estaciones del wéstern y una antología de 50 títulos componen esta aproximación a un género que, en sí mismo, sintetiza lo cinematográfico: el gesto y el movimiento.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Editorial UOC. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrolibros

  • ¿Qué culpa tiene la rosa?
    Escrito por
    ¿Qué culpa tiene la rosa? La rosa es uno de esos símbolos literarios o imágenes poéticas tan manoseados que se han convertido casi en un cliché. “No la toquéis más, así es la rosa”, decía Juan Ramón Jiménez, tocando, también…
  • Francisco de Zurbarán, el pintor barroco
    Escrito por
    Francisco de Zurbarán, el pintor barroco Hay pintores que sólo se advierten en su latitud con un panorama comprensivo (eventualmente, exhaustivo) de su obra. Zurbarán pertenece a esta raza de cazadores de personajes, de psicologías, de gestos, de actitudes. Llama la…
  • Humanoides demasiado humanos
    Escrito por
    Humanoides demasiado humanos El uncanny valley tiene difícil traducción al castellano. Sería algo así como ‘valle inquietante’, y se utiliza en robótica para definir un fenómeno muy peculiar: cuanto más humanas sean las expresiones de un…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Experimentar con animales
    Experimentar con animales La ciencia ha tenido, a lo largo de la historia, la virtud de provocar polémicas. Quizá las más acaloradas surgen cuando el interés científico se topa con consideraciones éticas. El beneficio potencial del nuevo conocimiento…
  • Mujeres en la Universidad
    Escrito por
    Mujeres en la Universidad Universidad Complutense de Madrid. Mi Alma Mater. Datos extractados del Plan de Igualdad 2015, relativos al año 2013, último considerado: El 64% de los estudiantes universitarios que acceden a las aulas complutenses son mujeres. El…

Cartelera

Cine clásico

  • Sorpresa con música de fondo
    Escrito por
    Sorpresa con música de fondo Antes de todo: La música llena la pantalla, la arrasa literalmente. De un avión surge un descapotable enorme, un coche americano, sin duda. El coche cruza la ciudad de Roma, deja atrás sus avenidas, sus…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC