"El audiovisual en la era digital", de Luis A. Albornoz y M.ª Trinidad García Leiva (eds.)

Hay un sino inquietante en nuestra modernidad digital, que convierte la cultura en un bien consumible ‒en el sentido de la comida rápida‒ tan pasajero y volátil como una de tantas apps que se alojan en nuestros dispositivos móviles.

En este nuevo ecosistema, el libro deja de ser el objeto-libro y se transforma en un fichero, abierto en el mismo soporte donde compite, de acuerdo con la economía darwinista de la atención, con el videojuego, con la película recién descargada y con esa inacabable sucesión de selfies e instantáneas con los que vamos atiborrando nuestra nube correspondiente. Por esta vía, las creaciones culturales acaban reclamando nuestro interés en la misma pantalla donde parpadean la aplicación para pagar el parking o esa otra que mide los progresos de nuestra dieta.

Y pese a que todo ello engrosa un menú opulento, rebosante, adictivo, lo cierto es que su orden y distribución depende de un puñado de compañías: cinco o seis megacorporaciones, más interesadas en lucrarse con el comercio del big data o en la presión monopolítica que en la riqueza y variedad de nuestra experiencia cultural.

Esa paradoja ‒más contenido manejado por menos operadores‒ nos lleva a preocuparnos por la diversidad cultural en un entorno tan frondoso como la jungla digital. Una preocupación que, desde distintos ángulos, sirve como pundo de partida de los ensayos que componen este libro, editado por Luis A. Albornoz y María Trinidad García Leiva.

En el prólogo, Jenaro Talens acierta a la hora de señalar un problema en el que pocos estudiosos se detienen: "Digitalizar permite, es cierto, una mayor fluidez en la circulación de los objetos que se someten a sus reglas, pero, al mismo tiempo, construye como destinatarios potenciales modos de percepción estandarizados y homogéneos".

A lo largo de estas páginas, con tono académico e interés institucional, atendemos a los riesgos, cautelas y mecanismos de protección que atañen a la diversidad en el complejo esquema de las industrias culturales digitales.

Un gran reservorio de datos, estudios y referencias bibliográficas sube el valor de este volumen, especialmente útil para los lectores interesados en la actual deriva de los medios de producción cultural.

En esta época extraña, en la que algunos rebeldes analógicos no terminamos de ver con claridad las promesas de Google, Amazon, Facebook o Apple, la obra que comentamos es un buen asidero para seguir en estado de alerta y evitar que nos pillen por sorpresa las perplejidades o las desilusiones.

Sinopsis

Uno de los procesos y debates con­temporáneos más trascendentes para el campo de la comunicación y la cultura es cómo proteger y promover, a través de políticas públicas y estrategias público-privadas, la diversidad de los bienes y servicios audiovisuales en un contexto de digitalización creciente de las industrias culturales. Si bien el desarrollo de las tecnologías digitales amplió las posibilidades para la producción, distribución y consumo cultural, no es menos cierto que existen peligros para su diversidad. Por ejemplo, el de la posición dominante que han ido ganando corporaciones como Google, Amazon, Facebook o Apple. En este volumen, destacados especialistas de distintas disciplinas reflexionan sobre los retos de la Convención de la UNESCO consagrada a la diversidad cultural, la gobernanza global de las industrias culturales digitales y aquellos indicadores capaces de dar cuenta de la diversidad en el sector audiovisual.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Cátedra. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT, un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

conCiencia Cultural

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

logonegrociencia

Maneed, CC

  • El misterio de la conciencia
    El misterio de la conciencia Uno de los grandes misterios científicos que quedan por entender (probablemente “resolver” no sea la palabra adecuada en casos como éste) es el de qué es la conciencia: esa “preciosa aunque misteriosa capacidad de estar…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Explorando a Joseph Touchemoulin
    Escrito por
    Explorando a Joseph Touchemoulin Parece llegada la hora de redescubrir a Joseph Touchemoulin (1727-1801), un francés que hizo casi toda su carrera en tierras germánicas. Violinista eximio, formado nada menos que por Tartini en Padua, se desempeñó como maestro…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1