"El placer de decidir", de Rolf Tarrach

"La ambigüedad, la incertidumbre y el riesgo están enmarcados por la ignorancia y por la certidumbre, la última muy poco frecuente, al contrario que la primera. La ignorancia que se conoce, de la que se es consciente, abre la puerta al aprender, pero la ignorancia que se desconoce, de la que no somos conscientes, es a veces una causa de la arrogancia: la arrogancia del ignorante".

No hay modo de separar este entrecomillado, cargado de sentido común, de la personalidad de su autor, Rolf Tarrach (Valencia, 1948), un físico cuántico de formidable prestigio.

Tarrach ha escrito un libro para conjurar la ignorancia ‒la que se conoce y la que se desconoce‒, y sobre todo, para regalarnos una receta intelectual idónea en estos tiempos de opiniones petrificadas, superficialidad y miedos paralizantes: "comprender, decidir, actuar (y crear), sentir y compartir".

Teniendo clara la certeza que figura en el título ‒el placer que mejor define a nuestra especie es el de decidir‒, Tarrach nos invita a un paseo por la actualidad, con todas sus trampas y oportunidades, sin esconder su intención de promover el pensamiento ilustrado y científico entre todos los lectores.

Frente a una visión confusa de la realidad, y por encima de tantas falsedades que consumimos sin tregua, El placer de decidir nos ayuda a escapar del error y del autoengaño. ¿Cómo? Pues razonando de la manera correcta, eligiendo con el mejor criterio los datos a valorar.

Si nos ceñimos a esa costumbre (es decir, usando el arma del análisis y del pensamiento crítico), obtendremos dos premios: la eficacia y esa sensación de bienestar que le deja a uno caminar por el lado más correcto de la vida.

En un mundo que espera obtenerlo todo de la tecnología y que, no obstante, parece habituado al pensamiento mágico, libros como el de Tarrach plantean un método intelectual sumamente útil, muy accesible y descrito sin caer en la pedantería.

En otras palabras, nos hallamos ante un excelente ejemplo de eso que John Brockman llamó tercera cultura: una perspectiva científica que deja notar su impacto en el campo de las humanidades.

Pero no es sólo eso. El placer de decidir también es un reflejo del temperamento de su autor, preocupado por los problemas sociales, inquieto ante el rumbo de la política y la educación, molesto ante el cortoplacismo de nuestra sociedad, y por supuesto, muy realista ante las dificultades que impone el siglo XXI. En este sentido, leer su libro es un saludable antídoto frente a las opiniones preconcebidas, los conflictos falseados, los prejuicios ideológicos y el eterno recurso a la demagogia.

Tengo claro que los hábitos descritos por Rolf Tarrach mejorarían nuestra vida colectiva, y además nos permitirían gestionar adecuadamente muchos cambios imprescindibles. De ahí que uno deba preguntarse por qué esta clave intelectual ‒este modelo‒ no se aplica hoy en áreas tan decisivas como la política, la economía, la educación o el periodismo. Créanme, todos saldríamos ganando.

Sinopsis

El pensamiento lógico para decidir sin miedo.

«Este libro quiere aportar elementos que nos permitan pasar del miedo a decidir al placer de hacerlo, de la amenaza de tener que decidir a la oportunidad de poder hacerlo. El ingrediente fundamental que para ello hace falta es el conocimiento, el saber esencial y mínimo, que solo ha podido ser tratado parcialmente en esta pequeña obra, pero que contribuye potentemente a no sentirse inseguro, y por ello también a ser feliz.

El placer de decidir es un libro que atraerá sobre todo a lectores interesados en temas de actualidad, avances y métodos científicos, razonamiento lógico, economía, matemáticas y estadística, así como en temas relacionados con la mujer, las religiones, las creencias e ideologías, la consciencia, la muerte y muchos otros.»

Rolf Tarrach Siegel (Valencia, 1948), físico cuántico y doctor en Física por la Universidad de Barcelona, es académico de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona, del Institut de Estudis Catalans, catedrático de Física Teórica de la Universitat de Valencia y de la Universitat de Barcelona, doctor honoris causa por la Universidad de San Petersburgo y rector de la Universidad de Luxemburgo entre 2005 y 2014. Fue presidente de CSIC entre 2000 y 2003. Sus campos de especialización son: Teoría Cuántica de Campos, Teoría de Partículas Elementales, Mecánica Cuántica y Teoría Cuántica de la Información. Es presidente de la Asociación Europea de Universidades y autor de tres libros.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Ediciones B. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista The CULT (Thesauro Cultural), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, The CULT (Thesauro Cultural) sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

  • Preguntas frecuentes sobre The Cult (Thesauro Cultural) ¿Qué significa el título de nuestra revista? The Cult es la sigla de Thesauro Cultural. La palabra thēsaurós, en griego, alude a una colección. El latín se apropió del vocablo con el significado…
  • Un momento cinematográfico
    Escrito por
    Un momento cinematográfico El cine, y también la novela, seleccionan ciertos hechos de la vida real porque le resultan especialmente interesantes o vistosos. La novela lleva haciéndolo desde hace siglos y el cine desde hace más de cien…
  • En la ciudad del tango
    Escrito por
    En la ciudad del tango Estuve un par de semanas en Buenos Aires, como sabe quien haya leído mis anteriores crónicas. Participé de unas jornadas sobre la actualidad del tango que se situaron en la Villa Ocampo de San Isidro,…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • ¿Existen las especies?
    ¿Existen las especies? Mucha gente se divierte tratando de demostrar que las grandes teorías de la ciencia están equivocadas. La relatividad de Einstein y la evolución por selección natural de Darwin son dos favoritas. Como la ciencia no produce verdades absolutas, sino conocimiento confiable y útil,…
  • El caleidoscopio de Alan Aldridge
    Escrito por
    El caleidoscopio de Alan Aldridge "Su Alteza Real de las Imágenes de Sus Majestades Los Beatles". Así definió John Lennon en 1968 al artista Alan Aldridge, una de las personalidades más influyentes del siglo XX en el campo del diseño…
  • The Cult (Thesauro Cultural): el desafío de la tercera cultura El arte y la ciencia en conversación. Esa es la premisa de la que parten los más de 25.000 artículos de The Cult (Thesauro Cultural), la plataforma divulgativa de conCiencia Cultural. Se trata de crear un…

Cartelera

Cine clásico

  • Sofía
    Escrito por
    Sofía Dos mujeres. La película que a mi madre la acercó a la Loren definitivamente. La que le proporcionó a Sofía un Óscar de la Academia, un BAFTA y el premio de interpretación femenina de Cannes,…

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paganini y sus cuerdas
    Escrito por
    Paganini y sus cuerdas Paganini fue un músico de cuerdas. Frotadas, punteadas, pellizcadas, pulsadas, pero siempre tensas y vibrantes. No es casual que haya reunido, en numerosas ocasiones, al violín con la guitarra. En el compacto que motiva estas…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

bannernewsletter1