“Los niños se aburren los domingos”, de Jean Stafford

Ese caudaloso río cuyas aguas recogen el gran número de escritoras a las que voy descubriendo de todas las maneras posibles en los últimos años, se ensancha con Jean Stafford, de quien reseño Los niños se aburren los domingos, feliz título, delicioso, que evoca también los momentos finales del fin de semana, cuando todo anuncia la llegada del lunes y el advenimiento de la obligación contra la devoción.

Cuando intentas averiguar algo más de la autora te encuentras con que en España es una desconocida y no hay noticias de ella en Internet, salvo en otros idiomas. Así que tienes que hacer una labor de rastreo para conocer su peripecia vital y así ayudarte a entender el sentido de estos relatos (13) que la editorial Sajalín ha seleccionado y publicado por primera vez en castellano.

En la bitácora de Jorge Ordaz "Obiter Dicta" y en la de Cesc Guimerá, hallo algunos datos que arrojan luz sobre la vida y la personalidad de Stafford. Nació en Covina, California, en 1915 y murió en Nueva York en 1979. Se cuenta que murió sola y que dejó su herencia a la mujer de la limpieza. Su padre era un escritor de novelas de serie B ambientadas en el Oeste, una especie de Marcial Lafuente Estefanía en inglés. Se casó tres veces y las tres con hombres relacionados con la literatura. Primero con Robert Lowell, cuyo azaroso matrimonio relató en algún texto. Luego, con Oliver Jensen, el editor de Life y por fin con el escritor de deportes del New Yorker A. J. Liebling, de quien enviudó muy pronto.

La adicción a la bebida marcó su existencia. Sus intentos de desintoxicación también los recogió en su obra. Formó parte de los círculos literarios de Nueva York en los malos tiempos en que las mujeres eran todavía consideradas "adornos". Su primera novela Boston Adventure de 1944, tuvo un enorme éxito. La colección de relatos Collected Stories, de 1969, obtuvo el Premio Pulitzer. Su estilo está lleno de retratos humanos profundos y con enormes matices. En sus argumentos aparecen las clases altas y bajas, la infancia, la adolescencia y la vida de las mujeres, a las que presta especial atención. Maneja la ironía y la distancia cuando es necesario, pero también un brutal apasionamiento y una descripción certera de lo que observa y de lo que ella misma vive. Vida y literatura están, así, muy unidas, impregnadas la una de la otra. Veracidad es, pues, la palabra que la distingue y determina.

Los niños se aburren los domingos son trece relatos en los que las protagonistas son mujeres. Diversas, distantes, diferentes, diluidas, dispersas, disonantes, disipadas, disolutas, dispares, díscolas, divinas, diletantes, diédricas, difíciles, dignas...Son mujeres que conservan en algunos casos la esperanza de una vida mejor, de un cambio que les proporcione el acceso a la entrada del paraíso. También las hay que están profundamente cansadas de su situación, sobre todo de sus matrimonios. La crítica a la intelectualidad neoyorkina, tan puntillosa, es otro de los elementos que aparece en ellos. De igual manera que Edith Wharton criticaba las ínfulas de realeza de la sociedad del Nueva York de estos años, así Jean Stafford se fija en los ambientes literarios y artísticos para extraer de ellos una fría observación que los disecciona sin piedad.

Las mujeres de Stafford desconocen que el peso principal que llevan sobre sí no es externo. No es el reiterado malhumor de sus hombres, que las tratan como si fueran una cansada presa. No es el cansancio de la responsabilidad, o el desamor, o la furia de ser ignoradas cuando llegan a una edad, o el vacío de un nido que nunca les perteneció, o la infidelidad o el miedo. Las mujeres de Stafford no llegan a saber, aunque lo vislumbran, que el mayor obstáculo para su felicidad está en su interior, porque, aunque ellos no saben quiénes son ellas, las propias mujeres también lo ignoran.

Ella corrobora algo que he pensado y que cada vez se reafirma más con mi propia experiencia como lectora: los hombres escriben acerca del mundo y las mujeres acerca de ellas mismas.

Sinopsis

Los niños se aburren los domingos es una selección de los mejores relatos de Jean Stafford, ganadora del premio Pulitzer de ficción en 1970 por sus Cuentos completos y colaboradora habitual de The New Yorker. Las protagonistas de estos relatos, ambientados en una Norteamérica en la que a mediados del siglo pasado la discriminación contra las mujeres goza de una gran fortaleza, son jóvenes en busca de una segunda oportunidad lejos de sus opresivos hogares y mujeres insatisfechas en sus matrimonios o a quienes la vida no ha tratado bien. Mujeres incapaces de sustraerse a las rígidas convenciones sociales del Oeste americano o de adaptarse a la hipocresía de los ambientes intelectuales y exclusivos neoyorquinos; mujeres, también, que en su lucha para salir de la pobreza topan con dificultades aún mayores de otra naturaleza. Con un estilo elegante que es a veces distante, a veces irónico, y a veces inesperadamente punzante, Stafford transmite en sus cuentos el deseo de sus personajes de alcanzar una felicidad que la experiencia se encarga una y otra vez de negarles, mientras retrata las sociedades y relaciones personales que unen a sus personajes con una agudeza difícilmente igualable.       

Jean Stafford (Covina, California, 1915 - Nueva York, 1979), hija de escritor de novelas del oeste de segunda, se trasladó con su familia a Colorado cuando tenía cinco años. En la Universidad de Colorado conoció a su futuro primer marido, el brillante e inestable poeta Robert Lowell. En 1938, ambos sufrieron un grave accidente de coche por el que ella hubo de someterse a una intervención de reconstrucción facial. Su primera novela, Boston Adventure, se publicó en 1944 y se convirtió en un bestseller en Estados Unidos. Habitual de los círculos literarios de Nueva York, el divorcio de Lowell le acarreó problemas con el alcohol y un internamiento por depresión. Escribió dos novelas más y publicó una gran cantidad de relatos ―la maestría que adquirió en el género breve le valió el reconocimiento de la crítica― en revistas de prestigio como The New Yorker, Vogue o Harper's Bazaar. Su segundo matrimonio no fue mejor que el primero, y solo conoció la felicidad con su tercer marido, el escritor A.J. Liebling. Tras la muerte de Liebling, Jean Stafford vivió en soledad los últimos quince años de su vida. Al morir, legó toda su herencia a la mujer de la limpieza.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Editorial Sajalín. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Elogio de Slavoj Zizek
    Escrito por
    Elogio de Slavoj Zizek Un amigo periodista me contó –respondo de su veracidad, no sabiendo si él haría lo mismo – que en una conferencia madrileña de Zizek, un muchacho de Albacete que esperaba incorporarse a la vecina cola…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Mujeres sabias
    Escrito por
    Mujeres sabias Era octubre y llovía. Era uno de esos momentos de mi vida en los que me he sentido la reina del mundo. Uno de esos momentos en los que me he considerado invencible. Uno de…

Cartelera

Cine clásico

  • La flamante historia del celuloide
    Escrito por
    La flamante historia del celuloide En 1990 el cineasta Martin Scorsese creó The Film Foundation, una fundación sin ánimo de lucro encomendada a la preservación y restauración de películas de cine clásico. Probablemente esta fundación no existiría si Scorsese no…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Del hermano menor de los Ricci
    Escrito por
    Del hermano menor de los Ricci Federico y Luigi Ricci fueron dos hermanos compositores que firmaron conjuntamente cuatro partituras, una de ellas Crispino e la comare (1850), uno de los escasos productos cómicos estrenados con éxito duradero en aquellos momentos de…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La rata que no estaba extinta
    Escrito por
    La rata que no estaba extinta "Las noticias sobre mi muerte han sido grandemente exageradas" (Mark Twain) A primera vista, el mercado de Thakhek no aparenta ser un lugar propicio para la investigación científica. Como en otros sitios de la antigua…