"Recuerdo de don Pío Baroja", de Camilo José Cela

Francisco Fuster reúne en este interesantísimo volumen los artículos que Camilo José Cela dedicó a Pío Baroja. Diez textos, editados inicialmente entre 1945 y 1994, en los que Cela nos explica la admiración y la amistad que sintió por don Pío, a quien frecuentó desde 1940 hasta la fecha de su muerte.

Tanto los artículos como la carta que Cela escribió al Rey de Suecia, en 1946, pidiendo el premio Nobel para Baroja, nos informan sobre el modo en que fraguó esa fascinación y también ejemplifican la propia evolución literaria de Cela, cuya prosa va cambiando a medida que el calendario avanza.

Cela comprende el individualismo barojiano no como un defecto, sino como un rasgo admirable. Frente al conformismo o la obediencia, Baroja representa lo contrario a la letra caduca y al apacible reposo de la unanimidad más inocua. El escritor gallego lo ve como un autor "diáfano e inmediato", que volcó en su obra lo más genuino de su personalidad. Sobre este punto, nos dice: "Quienes tuvimos la fortuna de tratarlo sabemos bien que eran una y la misma cosa leerlo que escucharlo. De ahí el aroma a verdad que de sus páginas, que no fueron pocas, se desprende".

¿Por qué Baroja es un escritor ejemplar para Cela? Obviamente, esta valoración se explica en varios de los artículos. Sin embargo, queda mejor contrastada al decirnos el autor que esa ejemplaridad barojiana estriba en una norma de conducta que llevó al joven médico donostiarra a sustituir la medicina por la literatura. "La filosofía de Baroja fue tan elemental como concreta ‒añade‒ y su binomio verdad-independencia le acompañó hasta la muerte".

Cuando leo uno de los textos, "Recuerdo de don Pío Baroja", transcripción de una conferencia que Cela dictó a los quince días del fallecimiento de Baroja, el 30 de octubre de 1956, me vienen a la memoria detalles que el propio Cela incluyó en otra charla cuyo escenario fue la Fundación Mapfre. En aquella ocasión, también se filtraron recuerdos barojianos. Lo cierto es que dicha intervención se fijó en mi memoria de tal manera, que ahora, el leer estas páginas, oigo la voz del escritor gallego ‒grave, directa, a veces fiera, pero con un aire cordial‒ evocando a ese amigo cuyo féretro llevó a hombros hasta el Cementerio Civil.

"A don Pío ‒escribe Cela‒, de recién muerto, lejos de supervalorarlo le han tirado a dar. También es cierto que a continuación, lejos de olvidarlo, algunos seguimos recordándolo y yo, más de vivo que de muerto. Eso que dicen de que los grandes escritores son inmortales, resulta que es verdad aunque, a primera vista, parezca una estupidez, una frase hecha o un lugar común".

Sinopsis

En 2016 se cumple el primer centenario del nacimiento del Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela (1916-2002), y el sesenta aniversario de la muerte de Pío Baroja (1872-1956). Fórcola aporta su particular grano de arena a la celebración de estas efemérides publicando esta colección de textos de Cela dedicados a Baroja.

Don Pío Baroja, «escritor diáfano e inmediato», fue para Camilo José Cela un hombre «escéptico y tierno, humilde y decente, íntegro y burlón». Un novelista de raza que «se propuso llamar a las cosas por su nombre» y que «no se permitió jamás licencia alguna a sí mismo. Genio y figura, hasta la sepultura».

El autor de El árbol de la ciencia fue, en definitiva, el «arquetipo del individualismo a ultranza, postura que quizás tenga sus quiebras, pero también posee sus valores. Baroja ha podido dar, a lo largo de su extensa obra y de su dilatada vida, un claro ejemplo de permanencia y de lealtad a unos principios tan elementales como difíciles, tan simples como férreos. Esa es, posiblemente, una de sus mayores virtudes, quizás la mayor y la más sólida».

Aunque son muchos y muy variados – en su extensión y en su tono – los textos que el escritor gallego consagró a Baroja, por quien sentía una profunda admiración y un enorme respeto, son muy poco conocidos para el gran público, pues hasta ahora han permanecido dispersos en revistas, periódicos o libros, y nunca se habían recopilado en un solo volumen. Para paliar ese vacío y rescatar del olvido estos testimonios entrañables, Francisco Fuster ha preparado una original antología con los mejores escritos – semblanzas, breves ensayos, entrevistas, artículos de prensa – que Cela dedicó a la personalidad y la obra del novelista vasco. Este libro, ante el centenario del nacimiento del autor de La colmena, se convierte en el mejor homenaje póstumo de todo un Premio Nobel a quien siempre consideró su «viejo amigo y maestro».

Camilo José Cela (1916 – 2002) fue un escritor polifacético, periodista, novelista, ensayista y editor de revistas literarias. Irrumpió en el panorama literario de la postguerra civil con La familia de Pascual Duarte, en 1942.

Desde 1957 fue académico de la Real Academia Española, y entre sus galardones sobresalen el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 1987, el Premio Nobel de Literatura en 1989, y el Premio Cervantes en 1995.

De su amplia obra literaria destacan Viaje a la AlcarriaLa colmenaOficio de tinieblas 5 o Mazurca para dos muertos. En enero de 1980 es investido doctor honoris causa por la Universidad Compostelana.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Fórcola Ediciones. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logomamut

logonegrolibros

  • Los dioses discapacitados: herreros cojos
    Escrito por
    Los dioses discapacitados: herreros cojos Es sabido que en muchas culturas, los herreros divinos son cojos. Es una extraña característica que comparte tanto el Hefesto griego como el Vulcano latino (Dios que, al parecer, no procedería del Hefesto continental sino…
  • Azufre de Conil
    Escrito por
    Azufre de Conil Uno de los mayores tesoros del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) son las muestras de azufre cristalizado de Conil de la Frontera (Cádiz) colectadas a finales del siglo XVIII. Los magníficos cristales…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lavandera estrena a Chopin
    Escrito por
    Lavandera estrena a Chopin Unos cuantos millones de seres humanos deben (debemos) a Chopin el haber descubierto la música. A veces, ciertamente, en malas compañías: películas cursis, radionovelas y, en último lugar, malos pianistas. Son los que, no contentos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El descubrimiento del lesula
    Escrito por
    El descubrimiento del lesula Un equipo internacional de investigadores, liderado por expertos de la Fundación Lukuru de Congo y del Museo Peabody de EE UU, descubrió en 2012 una nueva especie de primate africano, Cercopithecus lomamiensis, conocido localmente como…