Reseña: "¿Para qué sirve realmente la ética?", de Adela Cortina

Lo leemos en las portadas de la prensa. Encabeza los titulares de los informativos televisivos. El reloj del derroche y las corruptelas marca el paso de nuestro tiempo. Tic tac: los malos políticos y los profesionales deshonestos salen a escena y se muestran confiados. Pero quizá esos profesionales del engaño cometen el error de pensar que el público no prestará demasiada atención a sus delitos. La ética, aunque ellos no lo crean, sigue rindiendo réditos en nuestras vidas. No es una experiencia subjetiva y prescindible, sino un aspecto del comportamiento que parece situarse en el núcleo de nuestra existencia.

En el fondo, como dice Adela Cortina en este interesantísimo libro, el apoyo mutuo –uno de los pilares de la ética– continúa siendo un valor magnético. Sobre todo cuando estallan los escándalos y la incertidumbre prevalece en todas las gráficas sociales y económicas.

A través de un panorama conceptual expuesto en varios niveles, la autora va describiendo con claridad los problemas planteados por esta disciplina filosófica.

Resolviendo malentendidos y extrayendo la esencia de la materia, el libro completa un panorama sumamente enriquecedor, que se lee con tanto interés como agrado.

"¿Para qué sirve la ética? –se pregunta Adela Cortina en uno de los capítulos– Para recordar que es más prudente cooperar que buscar el máximo beneficio individual, caiga quien caiga, buscar aliados más que enemigos. Y que esto vale para las personas, para las organizaciones, para los pueblos y para los países".

Esta lección, obvia en apariencia, deriva de todo un sistema de pensamiento que sustenta el frágil equilibrio de eso que llamamos civilización. Al fin y al cabo, como nos recuerda la autora, todos tenemos una talla moral: una evidencia que demuestra en la práctica otro hecho incontrovertible, y es que no hay seres humanos amorales.  O dicho en palabras de Cortina, "somos constitutivamente morales", y por consiguiente, lo más acertado y rentable –ahí es nada– sería "intentar sacar el mejor partido posible de ese modo de ser nuestro, del que no podríamos desprendernos aunque quisiéramos".

No es mi intención espigar reflexiones de un libro como este, que debe leerse como quien repasa un manual de instrucciones del mundo contemporáneo. En todo caso, uno recorre sus páginas con dos certezas. Primero, el altruismo es un motor más poderoso que la avaricia. Y segundo, "conjugar justicia y felicidad" –la fórmula es de Adela Cortina– viene a ser la receta más sencilla para conducirse éticamente por esta época en la que nos ha tocado vivir.

Sinopsis

En este libro, Adela Cortina nos recuerda que “si no tomamos nota de lo cara que sale la falta de ética, en dinero y en dolor… El coste de la inmoralidad seguirá siendo imparable. Y, aunque suene a tópico, seguirán pagándolo sobre todo los más débiles”.

Efectivamente, esta época nos depara demasiados ejemplos de las consecuencias de la falta de ética en las conductas de muchas personas con responsabilidades políticas y sociales. Y es preciso recordar que la ética “sirve”, entre otras cosas, para abaratar costes en dinero y sufrimiento en aquello que está en nuestras manos lograr, en aquello que sí depende de nosotros. Y también para aprender, entre otras muchas cosas, que es más prudente cooperar que buscar el máximo beneficio individual caiga quien caiga.

Ninguna sociedad puede funcionar si sus miembros no mantienen una actitud ética. Ni ningún país puede salir de la crisis si las conductas antiéticas de sus ciudadanos y políticos siguen proliferando con toda impunidad. Este libro nos recuerda que ahora, más que nunca, necesitamos la ética.

Adela Cortina Orts es Catedrática de Ética y Filosofía Política en la Universidad de Valencia y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, siendo la primera mujer que ingresó en esta Academia desde su fundación en 1857.

Es directora del Máster y del Programa de Doctorado Interuniversitario y de la Fundación ÉTNOR.

Asimismo, es Doctora Honoris Causa por ocho universidades nacionales y extranjeras, y en diversas ocasiones ha formado parte del Jurado de los premios Príncipe de Asturias de “Comunicación y Humanidades” y de “Ciencias Sociales”.

Entre sus obras se cuentan Ética mínima; Ética sin moral; Ética aplicada y democracia radical; Ciudadanos del mundo; Por una ética del consumo; Ética de la razón cordial; Las fronteras de la persona; Justicia cordial y Neuroética y neuropolítica.

Ficha editorial

¿Para qué sirve realmente la ética?

Adela Cortina Orts

Libro (Rústica con solapas)

16.00 €

Libro Electrónico (ePub)

10.99 €

184 páginas

Idioma: Español

ISBN: 978-84-493-2877-0

Código: 10016358

Formato: 15,5 x 22 cm.

Colección: Para qué sirve

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Paidós. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

logonegrolibros

  • La estructura del espectador
    Escrito por
    La estructura del espectador En El espectador es el protagonista, empleo el comienzo de la película El Show de Truman para mostrar la diferencia entre analizar la estructura de un guión teniendo en cuenta al personaje o teniendo en cuenta al…
  • Claudio Magris: Trieste y más allá
    Escrito por
    Claudio Magris: Trieste y más allá Magris nació en Trieste, una de las más bellas ciudades de Europa, en 1939, y enseña en Gorizia, una de las ciudades más feas del mundo. Lo de Trieste es definitivo: no se nace impunemente…
  • ¿Vida artificial?
    ¿Vida artificial? A principios del siglo 20, el ruso Aleksandr Oparin y el inglés J.B.S. Haldane propusieron (por separado) que la distinción entre la materia viva y la inerte era sólo de grado, no de esencia. Es decir…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Las dos orillas de Cristóbal de Haro
    Escrito por
    Las dos orillas de Cristóbal de Haro Ayer comenzaron las carreras de caballos de Sanlúcar de Barrameda, uno de los espectáculos más bellos del verano español. Hace apenas medio año que paseábamos por esa playa sanluqueña, entonces vacía, en un viaje maravilloso,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El fado universal de Cuca Roseta
    Escrito por
    El fado universal de Cuca Roseta Nos trasladamos a Portugal para escuchar la voz de Cuca Roseta (Maria Isabel Rebelo do Couto da Cruz Roseta), una magnífica fadista portuguesa que emprendió su carrera discográfica en 2011, con un álbum producido por…
  • Mercadante y su amigo Cavallini
    Escrito por
    Mercadante y su amigo Cavallini El siglo XVIII, con Mozart a la cabeza, consagró el clarinete como instrumento solista, capaz de todos los virtuosismos del caso y acreedor del interés de los grandes compositores. Así es como el siglo romántico…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • En la tierra del ave roc
    Escrito por
    En la tierra del ave roc De entre miles de peligros que Simbad el Marino tuvo que sortear en los siete viajes que describe el libro de Las mil y una noches, pocos eran tan aterradores como los sorpresivos ataques de…