Martes, 04 Noviembre 2014 00:01

Lladó, coetáneo y dietarista Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Tiene el verbo florido, pulso de poeta y el ánima apátrida que se les pone a quienes escriben desde Barcelona, o Trieste, o Argel o Montevideo. Albert Lladó va lo mismo del pensamiento (va pensiero) al politiqueo, de Bécquer a la barretina diaria de su Cataluña, pero siempre, siempre, con el respeto sacrosanto al verbo y a la sintaxis.

Su libro La Fábrica (La Garúa, 2014) tiene mucho de lirismo en prosa y de realidades que queman. Es una recopilación de artículos, columnas, aforismos, pero es más. Lladó (Barcelona, 1980) tiene el sostén memorialista de una generación que tiró hacia la poesía cuando el ladrillo visto y el extrarradio pedían otros futuros, quizás más prosaicos.

Digo que es una colección de columnas, de textos extraídos de esa bitácora viva que es el Periodismo personal; pero digo que es, también, un tratado de humanismo de un hombre de su tiempo que se nos abre en canal. Albert Lladó escribe desde una Cataluña sin estridencias a la que enfrenta al espejo del sentido común. En el imaginario de Albert Lladó se intercalan Ortega y Camus, Azaña y Gómez de la Serna; hasta Ibsen y Delibes en incesante debatir. En su escritura está el urbanita apasionado que desconfía que de la acidez de los principios inmutables, pero su verbo encarna en melancólica cadencia ese pesimismo gélido del escribidor: "la prosa es un fracaso de brocha gorda".

El pesimismo de Lladó es tolerable y lúcido, lo que no le impide mostrar una confianza algo escondida en la Humanidad: esa Humanidad que aguarda la nada en los aeropuertos, o la misma Humanidad que bien sabe Lladó diseccionar en un café de Bucarest o en una pagoda del Sur de Asia o en el bullicio de Corrientes (BS).

Y Lladó se moja, claro; periodista cultural de La Vanguardia, conoce de primera las falacias y las medias verdades de la bipolaridad que un día enriqueció a Barcelona. Para este columnista joven, llamado a la gloria de la contraportada diaria, la política, en este caso la catalana, "se mete sin avisar en los portales de lo cotidiano, reivindica su pasillo, y ya se ha acabado de esconder bajo la moqueta el falso dilema de la bolsa o la vida".

Lladó, insistimos, lleva dentro la música del castellano (también lo suele bordar en catalán) y su libro acaba devorando gratamente al lector, pues es un dietario vivo, ancho en geografías, muy lejos del sobrevalorado mamotreto de su paisano Josep Pla, El cuaderno gris. Quiere decirse que Albert Lladó ha venido a este oficio de matarse las metáforas en los periódicos con la vocación y el magisterio de quien hunde tecla para "comunicar algo que, en esencia, es intransferible". Todo sea que la escritura, esta errada profesión de nos, es "una botella llena de agujeros por los que se derrama el líquido oro de la memoria".

Brillante.

Copyright © Jesús Nieto Jurado. Reservados todos los derechos.

Fotografía cedida por el autor.

Visto 5087 veces
Jesús Nieto Jurado

Columnista, escritor, actor de doblaje y crítico literario. Autor de la novela El año de la rubia y Contra los tontos por ciento. En la actualidad es columnista de EL MUNDO y crítico literario de EL CULTURAL. Premio Ateneo-Uma de Periodismo en 2013, ha organizado e impartido numerosas conferencias y talleres internacionales relacionados con el Periodismo y la Literatura.

Asesor de la Fundación Francisco Umbral, colabora con RTVE y con el histórico EL NORTE DE CASTILLA. Fue reconocido por la Universidad de Alta Alsacia como Conferencier invité. Actualmente imparte clases de Periodismo Literario en la escuela Nueva Narrativa Periodistica y es asesor de la Fundación Francisco Umbral.

jesusnietojurado.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El guionista a la búsqueda del espectador
    Escrito por
    El guionista a la búsqueda del espectador Entre el guionista y el espectador siempre hay demasiada gente: el director, los productores, y los actores, entre muchos otros. Todos simulan no conocer al guionista, especialmente los actores, que repiten sus frases fingiendo que…
  • Vivir la voz
    Escrito por
    Vivir la voz Tras una larga carrera –digámoslo con truculencia: medio siglo– de cantante, compositora y maestra vocal, Dina Rot, argentina criada en Chile, exilada y luego radicada en España, propone un libro: Vivir la voz. Autobiografía de…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La magia de la novela
    Escrito por
    La magia de la novela El diablo llega a Moscú una tarde calurosa y descubre que allí nadie cree en Dios. De esta manera comienza El maestro y Margarita, una de las obras cumbres de la literatura rusa del siglo…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • Di sí a la ciencia ficción
    Di sí a la ciencia ficción En un artículo anterior, hablando de ciencia ficción, usé algunas expresiones como “productos comerciales de segunda” y “ciencia ficción barata” al referirme a La guerra de las galaxias y Viaje a las estrellas (Star Trek).…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Pequeño gran Mendelssohn
    Escrito por
    Pequeño gran Mendelssohn Siempre hay que volver a elogiar en Mendelssohn la conseguida conciliación entre una sensibilidad romántica y una mentalidad clásica, el sentimiento controlado por la inteligencia o, si se prefiere, una inteligencia sentimental hecha sentimentalidad inteligente.…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El murciélago de Yerbabuena
    Escrito por
    El murciélago de Yerbabuena In memoriam: Bernardo Villa Ramírez (1911-2006) Era un día típico de finales de verano en la Tierra Caliente de Guerrero. Desde muy temprano el calor se había dejado sentir inclemente, aunque algunos nubarrones anunciaban la…

etimologia