Jueves, 09 Octubre 2014 10:54

Prada, reinventando lo mismo Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Imagen superior © Concha Casajús. Cortesía de Editorial Espasa, Grupo Planeta. Reservados todos los derechos.

Juan Manuel de Prada culteranista. Juan Manuel de Prada como arqueólogo de la gallofa literaria madrileña de principios del XX. Juan Manuel de Prada como un rotundo cinéfilo, exégeta del Eclesiastés que tiene a los escolásticos como otros tenemos la wikipedia. Sobre él caen parabienes y maledicencias a tenazón, pero Prada, zamorano de Baracaldo que desayuna entre las chacinas y la parroquia de "El Boni" –por detrás de la Gran Vía madrileña, y único reducto carpetovetónico en una calle tomada por los chinos y los guindillas de la decrépita comisaría–, es el animal literario de una época en la que empieza a consolidarse la mala escritura y a defenderse la pobreza expresiva como una virtud.

Es sabido que sobre el Prada escritor pesa una fama de "repelente niño Vicente" que no es otra cosa que la reacción pazguata de cierta crítica ante la precocidad de un genio que, con apenas un cuarto de siglo de residente en la Tierra, alcanzó la gloria con la monumental Las máscaras del héroe; quizá esa premura y su cierta propensión al barroquismo expresivo –en una España de prosa plana– lo llevaría a un desinflarse en pos de lo comercial (La tempestad, Las esquinas de aire...). Ciertamente críptico en un columnismo con grapa perfumado de incienso y de una ideología preconciliar que habrá que entender como boutade, es Prada el heredero de una genealogía literaria con enjundia que quizá arrancase con los paseos de Ramón Gómez de la Serna por El Rastro y se concretase, definitivamente, en uno de sus primeros maestros: Francisco Umbral (después lo mataría, ay Freud...). Digamos que Juan Manuel de Prada, amén de haber sido un preclaro "umbralito" en las mocedades de Coños, bebe del manadero diverso y lúdico de nuestra literatura: a veces lleva al exceso la escatología, otras es lírico como un JRJ enamorado, y siempre respeta el compromiso de hacer orfebrería con la frase.

Quiere decirse que Juan Manuel de Prada ha vuelto renacer como escritor merced a dos novelas, Me hallará la muerte y Morir bajo tu cielo. Si en la primera aborda los episodios olvidados (interesadamente) de quienes por miseria o por un patético anticomunismo revestido de patriotismo militaron en la División Azul, en la más reciente, en Morir bajo tu cielo, pone el objetivo sobre ese episodio vacío y glorioso de nuestra historia que fue el de los últimos de Filipinas. Y razón tiene Gimferrer cuando augura al lector que lo último de Prada mezcla a Conrad con John Ford, pues la novela es una gloriosa mixtura entre la novela de aventuras y la radiografía del heroísmo crepuscular de una España a la que se le había puesto definitivamente el sol. Su prosa no deja de ser barroca –meritoriamente barroca– en este libro: es más, se puede afirmar que la totalidad expresiva del Prada más reciente le permite variar los registros para mostrar un perfecto daguerrotipo de la condición humana. En todo caso, Morir bajo tu cielo cuenta la resistencia numantina/quijotera (no quijotesca) de unos españoles en la iglesia de una localidad perdida de Filipinas, Baler, ajenos por completo a la realidad de que la Independencia del archipiélago se había consumado.

Más allá del episodio histórico, la voluminosa novela nos regala una docena de personajes entrañables y bien perfumados; así como un tono novelístico en el que el humor y el patetismo, la poesía y la aventura, se van trenzando en la gramática particularísima de Prada: de un escritor que vuelve a los andurriales de la reducida y destetada gloria literaria.

Copyright © Jesús Nieto Jurado. Reservados todos los derechos.

 

Visto 6803 veces Modificado por última vez en Jueves, 09 Octubre 2014 11:09
Jesús Nieto Jurado

Columnista, escritor, actor de doblaje y crítico literario. Autor de la novela El año de la rubia y Contra los tontos por ciento. En la actualidad es columnista de EL MUNDO y crítico literario de EL CULTURAL. Premio Ateneo-Uma de Periodismo en 2013, ha organizado e impartido numerosas conferencias y talleres internacionales relacionados con el Periodismo y la Literatura.

Asesor de la Fundación Francisco Umbral, colabora con RTVE y con el histórico EL NORTE DE CASTILLA. Fue reconocido por la Universidad de Alta Alsacia como Conferencier invité. Actualmente imparte clases de Periodismo Literario en la escuela Nueva Narrativa Periodistica y es asesor de la Fundación Francisco Umbral.

jesusnietojurado.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • ¿Dónde suceden las cosas en Shakespeare?
    Escrito por
    ¿Dónde suceden las cosas en Shakespeare? Jan Kott hace un interesante análisis de la escena de El rey Lear en la que Edgar guía al ciego Gloucester (su padre) hacia un precipicio. No existe tal precipicio, pero Edgar cree que puede curar de su…
  • Los sobrinos de la tía Vicky
    Escrito por
    Los sobrinos de la tía Vicky Todo ha sido dicho y juzgado acerca de Victoria de los Ángeles, sobre el esmalte de un timbre que figura entre los más bellos de la historia del canto, la tersura de sus generosos registros,…
  • Agujeros negros y ciencia básica
    Agujeros negros y ciencia básica “Pocas cosas como el universo”, dice la famosa frase de Augusto Monterroso. Parafraseándolo, aunque con menos gracia, podríamos decir que hay pocas cosas en el universo tan interesantes como un agujero negro. Quizá…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El mestizaje musical de Fetén Fetén
    Escrito por
    El mestizaje musical de Fetén Fetén Tras la impresión causada por discos tan vibrantes como Idas y venidas (Lubicán / Karonte, 2009), de La Musgaña, uno se preguntaba (en aquellas fechas) dónde estaban los dos musgañeros más jóvenes, presentes en la…
  • Reinecke, la serenidad
    Escrito por
    Reinecke, la serenidad Un par de augurios recibió en su juventud Carl Reinecke que, podemos imaginarlo, apuntalaron su biografía de compositor. Uno fue Mendelssohn, quien revisó, benevolente, sus pinitos para piano de adolescencia. Otro fue Schumann, encantado con…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC