Cara y cruz de Manfred Gurlitt

Lamentablemente típica de cierto siglo XX devoto de refinadas barbaridades, es la figura de Manfred Gurlitt, quien debió soportar la prohibición de su tarea en la Alemania nazi en 1933 y el exilio en Japón en 1939. Antes, su carrera estaba ya encaminada y su obra de compositor era bien conocida. Prueba de ello es la curiosa Goya Symphony (1938/9) en 14 números que, en realidad, son cuatro movimientos, el cuarto como tema y variaciones en 11 partes.

Gurlitt conocía España, donde incluso había trabajado en un par de bandas sonoras para el cine. La pintura de Goya, especialmente en cuanto a escenas de multitudes, lo sedujo y motivó para esta suerte de gran fresco sonoro donde alternan las amabilidades madrileñas en la Pradera de San Isidro con el entierro de Don Carnaval y los fusilamientos de mayo. No se busquen pintoresquismos, que ni en Goya ni en Gurlitt los hay, sino una densa atmósfera orquestal, con colores cambiantes y sutiles transiciones entre climas tan contrastados.

De 1950/2 y su estadía japonesa, con su cuarta mujer, soprano de profesión, datan sus Cuatro canciones dramáticas, de índole teatral y basadas en textos escénicos de Goethe, Ernst Hardt y Hauptmann. La temática y el sesgo expresivo de estas páginas nos llevan a la querencia posromántica de Gurlitt, todo cribado con minucia por su inteligencia reflexiva, de un ponderado academicismo impregnado por la angustiosa sensibilidad de su tiempo y su circunstancia.

De la ejecución destaco la presencia de la ilustre Christiane Oelze, quien expone su cuidada experiencia como cantante de cámara en la exposición de los textos, así como traduce a su propio y adecuado registro de soprano lírica sólida lo que Gurlitt indica como soprano dramática, sin duda pensando en el acompañamiento sinfónico, pero que resulta mejor traducido por una voz como la de Oelze.

MANFRED GURLITT (1890-1972): Goya-Sinfonie; Cuatro canciones dramáticas (Primeras Grabaciones Mundiales) Christiane Oelze, soprano. Rundfunk-Sinfonieorchester Berlin. Antony Beaumont, director / CRYSTAL-DELTA / Ref.: N 67082 (1 CD) D2

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El álbum de Pandora
    Escrito por
    El álbum de Pandora Leí algo acerca de los álbumes de Pandora en un libro que tenía que corregir para la editorial Mondadori. Se trataba de un estudio sobre Rembrandt, si no me equivoco. En ese libro leí que…
  • El triunfo de los ángeles
    Escrito por
    El triunfo de los ángeles No era fácil hacerse un lugar entre la hueste de cimeras sopranos contemporáneas de Victoria de los Ángeles: la individualidad incomparable de María Callas, el esplendor escolástico de Renata Tebaldi, la omnipotencia heroica de Birgit…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La gallina de Sir Francis Bacon
    Escrito por
    La gallina de Sir Francis Bacon Era tan listo, tan listo, tan listo, que quiso llevar la experimentación hasta sus últimas consecuencias. Y así, tomó una gallina muerta por congelación, la acercó a su pecho, la envolvió con sus ropajes, y…

Cartelera

Cine clásico

  • “Annie Hall” (Woody Allen, 1977)
    Escrito por
    “Annie Hall” (Woody Allen, 1977) Nunca sabremos si las neurosis de Allen hicieron salir a la luz las de los demás o si las crearon directamente. En los setenta, en los tiempos en los que se rodó esta película y…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia