Del hermano menor de los Ricci

Federico y Luigi Ricci fueron dos hermanos compositores que firmaron conjuntamente cuatro partituras, una de ellas Crispino e la comare (1850), uno de los escasos productos cómicos estrenados con éxito duradero en aquellos momentos de furores románticos.

Por separado, ambos músicos napolitanos tuvieron una plena actividad creadora. El menor, Federico (nacido en 1809, ocho años después de Bellini y cuatro antes que Verdi), dio a conocer en el Teatro Grande de Trieste en 1838 La prigione di Edimburgo, el mismo año en que en su ciudad natal Donizetti ensayaba su soberbio Poliuto, que hubo de retirar por problemas de censura.

Opera Rara, asombrándonos con su programación discográfica, publicó una selección (lástima que no sea completa) de aquel melodrama semiserio de Ricci, donde equipos vocales cada vez mejor elegidos se muestran oportunamente dispuestos a sacar a la luz las bellezas canoras, apoyados esta vez por la certera batuta de Gabriele Bellini.

En estos casi ochenta minutos de material podemos escuchar la escena de presentación de Fanny (Elisabetta Scano), esposada en secreto con Giorgio (Nicola Rossi Giordano), con un hijo que oculta y cuyo rapto por la loca Giovanna (Nuccia Focile) dará lugar a la compleja trama, cuyos excesos solamente suavizará de tanto en tanto la aparición del personaje cómico de Tom (el barítono lírico Christopher Purves), de quien puede gozarse una estupenda barcarola Sulla poppa del mio brich. Momento especial de una cuidadísima selección es el dúo de las dos cantantes femeninas, Lei... cagion de’ mali miei, que se complementa con el de Giovanna y Giorgio, Voi quell’aria non avete!, oportunidad de disfrutar, aparte de la sabiduría interpretativa de la Focile (en un papel que, poniéndonos estrictos, no le corresponde exactamente), la belleza vocal y la estatura canora de Nicola Rossi Giordano, llamado a convertirse en uno de los tenores punteros de la presente generación.

En fin, La prigione di Edimburgo es una obra bien típica y hermosa de ese periodo compositivo italiano tan rico, donde ya parece anunciarse la llegada del huracán Verdi, a punto de estrenar (falta apenas un año y medio para ello) la primera manifestación de su arte, Oberto, conde de San Bonifacio. Precisamente, Rita Gabussi, que en el presentación triestina de esta ópera de Ricci había cantado Giovanna, se convertiría luego en una intérprete verdiana de nivel, muy admirada por el maestro, quien deseaba ardientemente que fuera ella la primera Azucena de Il trovatore.

Disco recomendado: FEDERICO RICCI: La Prigione di Edimburgo (selección) / N. Focile. E. Scano. N. Rossi Giordano. Ch. Purves. Philharmonia. Dir.: G. Bellini / OPERA RARA / Ref.: ORR 228 (1 CD) D1

Copyright © Fernando Fraga. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos. 

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000) y Simplemente divas (2014).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrofinal0

Erik Shoemaker, CC

  • El álbum de Pandora
    Escrito por
    El álbum de Pandora Leí algo acerca de los álbumes de Pandora en un libro que tenía que corregir para la editorial Mondadori. Se trataba de un estudio sobre Rembrandt, si no me equivoco. En ese libro leí que…
  • Un genio llamado Galileo Galilei
    Escrito por
    Un genio llamado Galileo Galilei El conocimiento humano trabaja sospechando de lo evidente, en una suerte de combate sin término fijo contra la obviedad. Galileo Galilei advirtió que la luz es separable del calor y de todo ambiente…

logonegrociencia

Maneed, CC

  • Bruja
    Escrito por
    Bruja Yo digo que soy historiadora aunque, en realidad, creo que mi vocación frustrada es la de socióloga, porque me fascina no tanto el hecho histórico en sí cuanto el comportamiento de las personas ante los…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Josh Eiten, CC

logonegrolibros

Colgreyis, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mechanik y el legado del krautrock
    Escrito por
    Mechanik y el legado del krautrock Cuando entrevisté a Bernardo Bonezzi, tiempo antes de su triste desaparición, me habló de sus últimos discos en solitario. Surgió en aquella charla el nombre de un músico, Klaus Mechanik, con una personalidad guitarrística que…
  • Pequeño gran Mendelssohn
    Escrito por
    Pequeño gran Mendelssohn Siempre hay que volver a elogiar en Mendelssohn la conseguida conciliación entre una sensibilidad romántica y una mentalidad clásica, el sentimiento controlado por la inteligencia o, si se prefiere, una inteligencia sentimental hecha sentimentalidad inteligente.…

logonegroecologia

Somadjinn, CC

  • Darwin y el concepto de adaptación
    Darwin y el concepto de adaptación El cuento infantil de la Caperucita Roja es bien conocido, y todos recordamos que cuando la Caperucita pregunta al lobo: “¿porqué tienes esos dientes tan grandes?”; el lobo contesta: “¡Para comerte mejor!”. Desde el punto…

bannernewsletter1