Mignon recupera su idioma

En la bella ópera de Ambroise Thomas, Mignon, su protagonista, en un momento de la obra, se vuelve a su salvador Wilhelm Meister y le cuenta que ella procede del país donde florecen las naranjas, donde el aire es más dulce y templado, donde todo resulta más ameno y soportable.

La pobre muchacha está evocando a Italia de donde procede, como sabremos al final, cuando se descubran sus orígenes. Así ella y la obra de la que es protagonista recuperan su idioma de origen, merced a las costumbres operísticas ya trasnochadas donde, siendo el italiano el idioma de la ópera, era posible escuchar cómo lo hablaban no sólo otros personajes franceses de Massenet o Gounod o rusos de Mussorgsky, sino también alemanes de Mozart, Weber y Wagner. Costumbre que sobrepasó las fronteras italianas para instalarse en otras latitudes. Había una razón especial: el cambio de idioma viajaba con sus intérpretes que eran, desde luego, italianos. Así ocurre con esta reaparición de la atractiva partitura thomasiana, ofrecida en 1949 en el Bellas Artes de México, por entonces un escenario a la cabeza de los mejores del mundo. Júzguese el terceto protagonista: Giulietta Simionato, Giuseppe di Stefano, Cesare Siepi.

Inmejorable. La Simionato centraba ese 1949 en esta dulce Mignon escrita a medida, como si Thomas pensara en ella, profético, al redactarlo; lo había cantado en febrero en Brescia (con Carlo Bergonzi) y volvería a brindarlo en diciembre en Catania (con Lazzari a turnos con el barcelonés Oncina).

El momento sentimental de la mezzosoprano, pues el colega Mario Petri le estaba tirando los tejos de continuo, la sensibilizó probablemente trasladando a Mignon sus inquietudes a través de un canto patético y nostálgico, el que tan a menudo la caracteriza. La Simionato estaba casada con un violinista de la Scala, complicándole la situación; al final, divorciada de éste, elegiría un marido más seguro –un ilustre médico– que el donjuanesco y sensual cantante.

Di Stefano estaba viviendo una fructífera etapa (profesional) norteamericana donde hipnotizaba a los neoyorkinos. Y, ya se sabe, las glorias del Met se trasladaban a México cuando las circunstancias lo permitían. Hay que remontarse a años atrás para escuchar las dos páginas tenoriles cantadas con tanto color (Tito Schipa) y calor (Beniamino Gigli), un Wilhelm que el siciliano convierte en un auténtico héroe romántico.

El Lotario de Siepi aumenta ese clima tan italiano con esa voz de una autenticidad, potencia y nobleza inatacables. Para el resto del equipo se acude a cantantes locales que cumplen con la suficiente holgura para no hacernos pasar un mal rato. Alguno de ellos (Gilberto Cerda, Ignacio Rufino), poco después se convertirían en perdurables compañeros de Callas en su deslumbrante etapa azteca. Philine, que cuenta con el popularísimo vals Je suis, aquí Io son Titania, se confió a Verdad Luz Guajardo, soprano lírico ligera como corresponde y que, éste es el más justo juicio a su favor, no desmerece para nada al lado del suntuoso terceto que la circunda. Desde luego que da a aquella página solista el adecuado brillo, con una coloratura fluida, sin dificultades, y un sobreagudo desahogado.

Guido Picco lleva adelante la función con un trabajo digno de tal nombre (con un coro a veces algo rebelde), al servicio del cantante como se espera en este tipo de partituras.

Tal fue el éxito de estas funciones que el teatro hubo que programar una más, extraordinaria.

He aquí el reflejo de dicho triunfo.

AMBROISE THOMAS (1811-1896): Mignon. Giulietta Simionato, Giuseppe Di Stefano, Cesare Siepi / Guido Picco, director / BONGIOVANNI / Ref.: HOC 064/65 (2 CD) D6 x 2

Copyright © Fernando Fraga. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en The Cult por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

 

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000) y Simplemente divas (2014).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

  • Escribir
    Escrito por
    Escribir Sigo contando algunas cosas interesantes de la biografía de Stephen King Mientras escribo. Ahora acerca del asunto de por qué escribir. “Si quieres ser escritor, lo primero es hacer dos cosas: leer mucho y escribir mucho.…
  • Liberalismo
    Escrito por
    Liberalismo Cada opción ideológica tiene su mito fundante. El conservatismo, por ejemplo, parte de dos certezas: hay un solo Dios (el mismo para todas las religiones) y una sola naturaleza, que es su creación. La sociedad…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Las Cervantas
    Escrito por
    Las Cervantas Las Cervantas. Este es el nombre despectivo con el que eran conocidas, en todo Valladolid, las mujeres que vivían con Cervantes mientras ultimaba su obra inmortal. Las Cervantas eran su esposa Catalina de Salazar; sus…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre
    Escrito por
    "Oxygène" (1976), de Jean-Michel Jarre Fue el toque francés en el tiempo de los Correos Cósmicos [Die Kosmischen Kuriere: así se denominó a artistas como Schulze, Sergius Golowin, Wallenstein, Mythos, Popol Vuh y Walter Wegmüller]. Fue también el contacto entre…
  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Pandas en el museo
    Escrito por
    Pandas en el museo Algunos animales han entrado en el libro Guinness de los récords, pero pocos lo han hecho por méritos científicos. El oso panda Chu-Lin, que nació en el Zoo-Aquarium de Madrid el 4 de septiembre de…