La rendición de cuentas

La rendición de cuentas El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, conversan durante su encuentro en el Palacio de la Moncloa (Imagen: cortesía de La Moncloa - Gobierno de España, 28/07/2014).

En democracia, el ejercicio del derecho al voto debería ir precedido siempre de un proceso de rendición de cuentas por parte de los partidos que se ofrecen para gestionar la cosa pública, sea en el ámbito que sea.

Rendir cuentas significa describir y explicar. Describir qué se ha hecho en relación con aquello que se prometió y explicar cómo y por qué. El método geográfico puede, pues, aplicarse con exactitud. En demasiadas ocasiones lo olvidamos. Gobernar significa hacer uso de la confianza que los votantes han depositado en determinada opción política. Esa confianza no es ilimitada, ni ciega, ni irreflexiva. El papel de los electores, por tanto, ha de ser activo, sobre todo cuando llega el momento de renovar esa confianza o de retirarla. Y el papel de los partidos políticos ha de incluir, como primera condición, esa rendición de cuentas imprescindible para valorar sus actuaciones.

Además, tendríamos que considerar que no es solamente el partido en el poder el que debe realizar ese sano ejercicio de autoevaluación. También aquellos que están en la oposición han de hacerlo. Pues una buena oposición propicia que el poder se ejerza de manera razonable. Y el objetivo de ambos, gobierno y oposición, es, debe ser, la consecución del bien común.

Una oposición eficaz no quiere decir dura, ni salvaje ni falta de sentido. Al contrario, los partidos en la oposición tienen el deber de señalar los errores, de indicar otras vías sin caer en la crítica apresurada, en el electoralismo descalificador y, sobre todo, sin destruir la estructura institucional que sujeta el edificio de la democracia. Tan importante es, pues, gobernar como oponerse.

El procedimiento de rendir cuentas tendría que tener como marco de referencia los programas electorales respectivos. Dado que los partidos redactan sus futuras actuaciones, las dan a conocer y las ofrecen a los posibles votantes como parte de un contrato escrito que asumen al presentarse a cualquier proceso electoral, ese programa no debe ser papel mojado. Si así fuera, todo el entramado correría el peligro de caerse. Si no hay una programa electoral que el partido suscriba como telón de fondo de su actuación futura estaríamos ante una situación de “cheque en blanco”. Daríamos nuestro voto en el vacío, en el aire, sin garantías de qué se haría con él. Esto es un atrevimiento, una aventura, un error mayúsculo, propio de democracias poco asentadas.

Sin embargo, habría que pensar cuántos electores han leído, de manera previa a emitir su voto, los programas electorales de los partidos, siquiera en sus resúmenes más básicos. Habría que pensar, cuántos electores siguen el cumplimiento de ese programa y cuántos evalúan, antes de votar, si se ha cumplido o no aquello que se prometió. Nos llevaríamos una enorme sorpresa, o quizá no, porque nos hemos acostumbrado a la comodidad de que sean otros los que hagan ese seguimiento, por ejemplo, los medios de comunicación, incluso las redes sociales.

La rendición de cuentas tiene tanto de balance como de explicación. Significa contextualizar la acción de gobierno o de oposición en un tiempo concreto y en unas circunstancias determinadas. Significa corresponder a la confianza recibida. Significa ser responsables de las actuaciones que se han llevado a cabo o de las que no se han realizado. Significa madurez. Madurez democrática.

En ese concepto de madurez democrática todos han de realizar un cierto esfuerzo. La democracia no es un sistema “cómodo”. No hay nada que pueda realizarse a largo plazo, ni a fondo perdido. El voto cada cuatro años, que es el usual en España, contempla únicamente el medio plazo. Eso requiere vigilancia, requiere información y requiere reflexión. Por supuesto, una cierta formación que nos haga poseedores de la claves de la crítica.

¿Cómo puede conciliarse el proceso de rendir cuentas y su posterior valoración por los electores con la afiliación a un partido político? He aquí una cuestión esencial. Parece más sensato y más a tono con el concepto de democracia basada en la libertad la fórmula norteamericana, estadounidense para ser más exactos, según la cual uno puede adscribirse como elector a determinado partido en un momento concreto. Sin embargo, nuestra corta tradición es más estrecha de miras, más anclada en las siglas, más supeditada a lo que el partido dicta. La afiliación a un partido se convierte, si no hay crítica ni posibilidad de que la haya, en un ejercicio de afirmación ideológica basada en el convencimiento de que los tuyos son los que tienen la razón. Puede ser enriquecedor para un militante formar parte de una estructura en la que pueda participar de manera eficaz, pero también supone que tu propia libertad como elector se ve mediatizada indudablemente. En todo caso, ya que esa obligación de fidelidad parece ir ligada al militante, al menos que fluya la libertad de reflexión en el resto de electores.

Copyright del artículo © Catalina León Benitez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Poseído por Dostoievsky (Kim Chun-Su)
    Escrito por
    Poseído por Dostoievsky (Kim Chun-Su) Kim Chun-su es un poeta coreano que murió hace algunos años. Sus compatriotas consideran que es el poeta más importante del último siglo. A Chun-su le interesaban mucho la literatura y la filosofía europea, en…
  • En la ciudad del tango
    Escrito por
    En la ciudad del tango Estuve un par de semanas en Buenos Aires, como sabe quien haya leído mis anteriores crónicas. Participé de unas jornadas sobre la actualidad del tango que se situaron en la Villa Ocampo de San Isidro,…
  • El cólera de Aquiles
    El cólera de Aquiles Un alumno mío, de los tiempos heroicos cuando daba clase de redacción en Biomédicas, confundía el género de cólera cuando quería referirse a la enfermedad (masculina), y hablaba (o peor, escribía) de la…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El bisabuelo del tatarabuelo de Dawkins
    Escrito por
    El bisabuelo del tatarabuelo de Dawkins Richard Dawkins es una de las figuras más controvertidas en las ciencias biológicas y su intersección con las religiones. En biología evolutiva, Dawkins es conocido principalmente por su libro El gen egoísta (1976) en el…
  • El zoo steampunk de Gvozdariki
    Escrito por
    El zoo steampunk de Gvozdariki No sé por qué, pero me fascinan las criaturas del artista ruso Vladimir Gvozdev, también conocido por su seudónimo, Gvozdariki. Reducir su serie de animales mecánicos a un simple capricho steampunk sería una simplificación imperdonable,…

Cartelera

Cine clásico

  • Richard Matheson: terror de andar por casa
    Escrito por
    Richard Matheson: terror de andar por casa Menos conocido a nivel popular que otros autores como Stephen King o Ray Bradbury, pero alabado por ambos, Richard Matheson ha sido uno de los escritores clave dentro del género fantástico durante el último siglo.…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Conciencia cósmica
    Conciencia cósmica A finales de los años 80 se presentó con gran éxito una exposición fotográfica a lo largo de los túneles que conectan las líneas cinco y tres del Metro de la Ciudad de México en…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El serio y cachondo Jean Françaix
    Escrito por
    El serio y cachondo Jean Françaix Pongámonos graves: Jean Françaix (léase, no más: Francés) vivió entre 1912 y 1997, o sea que le tocaron –léase en ambos sentido: tocar a la persona y tocar su música y la de sus colegas–,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC